El Espanyol sigue de capa caída, cayó en casa ante el Sevilla

El Espanyol, que dirige Javier Aguirre y en el que milita Héctor Moreno, cayó en casa ante el Sevilla y continúa en un bache.
El Espanyol, que dirige Javier Aguirre y en el que milita Héctor Moreno, cayó en casa ante el Sevilla y continúa en un bache.
 El Espanyol, que dirige Javier Aguirre y en el que milita Héctor Moreno, cayó en casa ante el Sevilla y continúa en un bache.  (Foto: Reuters, )
Barcelona, España (Reuters) -
  • Héctor Moreno jugó todo el partido

 El Sevilla, y su entrenador, Unai Emery, tomaron oxígeno y rompieron su mala racha de más de un año sin ganar fuera de casa gracias a las enormes facilidades defensivas que concedió el Espanyol, cuyos jugadores acabaron siendo pitados por el público, un equipo que vive uno de sus momentos más delicados tras obtener solamente cuatro de los últimos 24 puntos. Los problemas empezaron demasiado pronto para los locales. Fazio logró el primer gol en el minuto tres al rematar de cabeza un centro de Rakitic. En principio, una falta aparentemente inofensiva, pero Sidnei falló en la marca y concedió demasiadas facilidades al argentino. Kiko Casilla no pudo hacer nada por evitar el 0-1. Los catalanes apenas habían inquietado a Beto, cuando llegó el segundo tanto en el minuto diez. Vitolo, escorado desde la derecha, colocó un disparo cruzado, y el vuelo del portero blanquiazul no tuvo éxito. El canario sacó los colores, de nuevo, a la defensa anfitriona y dibujó un escenario muy favorable para el Sevilla. Unai Emery bajó el ritmo del partido entonces. Sus futbolistas no necesitaban presionar con una ventaja de dos dianas. Todo el peso lo llevaba el Espanyol, con tímidas carreras por la izquierda y tiros lejanos. De todos modos, cuando el balón llegó a Sergio García los blanquiazules adquirieron un tono distinto. El '9' del Espanyol agitó el partido con el 1-2 en el minuto 24. El capitán se adentró en el área sevillista con determinación, superó a dos defensores y definió con la zurda. Todo gracias a una asistencia de Lanzarote, que leyó a la perfección las intenciones de su compañero. Sin lamentarse, los andaluces volvieron a presionar a Casilla al momento. Rakitic, de falta, y Carriço, que no llegó a rematar un centro en el área, dejaban claro el potencial del Sevilla arriba. Ambos equipos buscaban mover el marcador antes del descanso y el encuentro ganó en velocidad y perdió en control. Tra la reanudación, Aguirre sacó al césped de Cornellà-El Prat todos los argumentos ofensivos que tenía en el banquillo: Córdoba, por Abraham, y Thievy, por Lanzarote. Emery, por su parte, dio entrada a Cristóforo después de que el exblanquiazul Pareja tuviera que retirarse por lesión. El Espanyol era mucho más vertical en los primeros compases y peligroso. Córdoba dinamizó el ataque catalán, e incluso facilitó a Víctor Sánchez un uno contra uno ante Beto. El portero lo atajó sin complicaciones. Pero el protagonista fue Bacca, que firmó su quinto gol esta temporada. Fue toda una exhibición del delantero en el minuto 59. El futbolista firmó una carrera desde el centro del campo, para superar sus últimos defensores con un autopase que dejó en evidencia a todo el sistema de contención local. El 1-3 fue un mazazo para el Espanyol y enfrió los ánimos en Cornellà-El Prat. Los locales buscaban el gol, aunque el desgaste físico pasaba factura. Sus ocasiones eran pocas e inofensivas, y los jugadores se mostraban contagiados por el vacío de las gradas del estadio. Sólo la expulsión de Víctor Sánchez, por doble amarilla en el 85, encendió a la afición. El guión del choque le interesaba al Sevilla, ya con todo hecho.

No te pierdas