Espanyol rompió racha negativa y venció al Levante

El Espanyol ganó al Levante y acabó con una racha de cinco jornadas sin ganar; Héctor Moreno estuvo en la banca.
 El Espanyol ganó al Levante y acabó con una racha de cinco jornadas sin ganar; Héctor Moreno estuvo en la banca.  (Foto: Reuters)
Estadio Power8, Barcelona, España (Reuters) -
  • Héctor Moreno estuvo en la banca, pero no fue requerido

El Espanyol ganó al Levante y acabó con una racha de cinco jornadas sin ganar en un duelo en el que empezó perdiendo, con gol en el minuto 11 de Morales, pero que transformó con tantos de Caicedo y Sergio García, pese a tener que repeler el intenso acoso rival en la segunda mitad.Nervios, urgencias y lluvia. Había de todo en el Power8 Stadium, después de la mala dinámica del equipo catalán. El anfitrión salió con ganas de gustar, convencer y amarrar los tres puntos, mientras que el Levante esperaba. Todo le fue de cara al conjunto granota, que se adelantó pasados los diez minutos.Fue Morales, aprovechando un claro error defensivo. Estaba totalmente solo y convirtió la primera diana del encuentro sin ninguna oposición. David Navarro obligó a lucirse a Kiko Casilla con un tiro desde dentro del área, pero justo después el meta no pudo hacer nada con el rechace.La tensión aumentaba en Cornellà. Los futbolistas del Espanyol, que pidieron penalti por manos de Sissoko, no perdieron la cara al partido. Insistían en un campo encharcado, aunque al Levante este guión le funcionaba. Hasta que apareció Caicedo. El ecuatoriano se estrenó en la Liga en el minuto 19, ante su exequipo.El extremo Lucas Vázquez cortó la salida de balón del contrario y, pese a que su tiro no sorprendió a Mariño, el ariete recogió el rebote y presentó su faceta goleadora a la afición perica. Ahora sí, el pulso era otro. El Levante debía presionar. Eso sí, solo creaba peligro a balón parado, sin poder volver al empate al descanso.En la reanudación, con el temporal todavía azotando el césped, el choque se volvió mucho más trabado. La circulación del balón era excesivamente complicada. Idas y venidas y poco orden por parte de ambos equipos. El Espanyol era entonces el que se protegía atrás, sin apenas correr riesgos arriba.El empuje granota hacía sufrir al anfitrión: su defensa se vio muy apurada en varias ocasiones. En el minuto 60 Morales falló el 2-2 con la portería vacía. La insistencia visitante empujó al Espanyol a proteger a Casilla, siempre un baluarte, constantemente.Casadesús e Ivanschitz lo intentaban, sin éxito. Tampoco funcionaban los centros de Iván López. Sergio González movió las fichas. Debía hacerlo. Entró Álvaro, un central, por Salva Sevilla. Lucas Alcaraz también refrescó a su equipo con Simao y El Zhar: no quería reducir la presión sobre el área rival.El mismo patrón se repetía una y otra vez. Llegada del Levante despeje del Espanyol y vuelta a empezar. Pocas veces los catalanes, preocupados por amarrar el marcador, sacaban el balón controlado. El agua tampoco lo facilitaba. Las jugadas de estrategia y los centros eran la principal baza visitante. Aunque no deshicieron el empate.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×