Con goleada, el Barça solventó una semana difícil

El Barcelona solventó con una goleada ante el Elche (5-0), que lo sitúa prácticamente en los Cuartos de Final de la Copa del Rey, una semana complicada en la que vivió en el diván.
El Barcelona solventó con una goleada ante el Elche (5-0), que lo sitúa prácticamente en los Cuartos de Final de la Copa del Rey, una semana complicada en la que vivió en el diván.
 El Barcelona solventó con una goleada ante el Elche (5-0), que lo sitúa prácticamente en los Cuartos de Final de la Copa del Rey, una semana complicada en la que vivió en el diván.  (Foto: Reuters, )
Camp Nou, ante unos 27.099 espectadores (Reuters) -
  • Neymar logró doblete y Messi lanzó beso hacia la zona donde estaban los 'pro Luis Enrique'

El Barcelona solventó con una goleada ante el Elche (5-0), que lo sitúa prácticamente en los Cuartos de Final de la Copa del Rey, una semana complicada en la que vivió en el diván, que se inició con una derrota en Anoeta y la destitución de Andoni Zubizarreta, continuó con un desencuentro entre Luis Enrique y Messi y terminó con un adelanto electoral.

Dos goles de Neymar, uno de Messi, otro de Luis Suárez y uno más de Jordi Alba certificaron el 5-0. En los últimos diez minutos del primer tiempo el Barcelona decidió virtualmente la eliminatoria, puesto que anotó tres goles, uno de cada uno de sus tres delanteros, en un partido que a partir de entonces no tuvo ninguna historia.

El día después de que el Presidente Josep Maria Bartomeu anunciara un adelanto electoral, el primer encuentro en el Camp Nou después de que se conociera el desencuentro entre Luis Enrique y Leo Messi, el barcelonismo vivió un episodio de división.

Bien entrado el primer tiempo y en algún momento del segundo, una parte de la grada animaba a Luis Enrique y otro grupo aún más mayoritario apoyaba a Leo Messi. El argentino, tras marcar el 3-0, lanzó un beso hacia la zona de la grada donde se encontraban los aficionados que animaban al entrenador.

El partido fue un encuentro del Barça contra sí mismo y su ansiedad. Un ejercicio repetido esta temporada, en el que hasta el 1-0 los azulgrana se movían a base de fogonazos, sin elaboración del juego ni un patrón demasiado definido.

La presencia en la medular de un mediocampo inédito, con Mascherano al mando, acompañado por Rakitic y Sergi Roberto, no facilitaba tampoco la fluidez en el juego. Pero da igual, este Barça se mueve a base de los slaloms de Neymar, la genialidad de Messi y los vatios de Luis Suárez. Ellos tres marcaron la diferencia.

Los azulgrana salieron dispuestos a decidir el partido lo más rápido posible. Neymar fue el que puso más empeño, pero las ocasiones no llegaban. Tres remates a puerta en la primera media hora en lo que lo único destacable del Barça era su presión frente a un ordenado rival.

El Elche, con sólo un punta, ofreció orden mientras se mantuvo el 0-0, después cayó ante los rotundos argumentos ofensivos del Barça. La ocasión más clara de los locales antes del gol llegó en el minuto 28, con una vaselina de Neymar por encima de Tyton a pase de Messi.

Hasta el final, los azulgrana pudieron aumentar su ventaja. Más pendientes de los gritos en la grada, unos favorables a Luis Enrique, más coreando a Messi, el barcelonismo volvió a sentarse en el diván.

No te pierdas