Getafe opacó gol 50 de Carlos Vela

El Getafe tomó aire con su triunfo en Anoeta al abandonar el el fondo de la tabla y terminar con una racha negativa de trece jornadas sin triunfo, tras hacer valer los goles de Sarabia y Álvaro,...
El Getafe tomó aire con su triunfo en Anoeta al abandonar el el fondo de la tabla y terminar con una racha negativa de trece jornadas sin triunfo, tras hacer valer los goles de Sarabia y Álvaro, de penalti, ante una triste Real Sociedad (1-2).
 El Getafe tomó aire con su triunfo en Anoeta al abandonar el el fondo de la tabla y terminar con una racha negativa de trece jornadas sin triunfo, tras hacer valer los goles de Sarabia y Álvaro, de penalti, ante una triste Real Sociedad (1-2).  (Foto: Reuters)
San Sebastian, España (Reuters) -
  • Los mexicanos Carlos Vela y Diego Reyes jugaron los 90 minutos

El Getafe tomó aire con su triunfo en Anoeta al abandonar el el fondo de la tabla y terminar con una racha negativa de trece jornadas sin triunfo, tras hacer valer los goles de Sarabia y Álvaro, de penalti, ante una triste Real Sociedad (1-2).

El Getafe estaba atenazado por los nervios y los donostiarras aprovecharon para adelantarse en una buena acción de Oyarzabal, que metió un balón al área pequeña visitante donde, tras errar Jonathas su remate, estaba Carlos Vela para empujar el balón a gol, lo que significó su gol número 50 con la camiseta de la Real Sociedad.

Un grave error de Iñigo Martínez pudo convertirse en el 1-1 cuando el central vasco cayó al suelo y regaló un balón a Sarabia para que éste lo centrara a Buendia que, en inmejorable posición de disparo, lo envió al graderío.

Merecía el gol el Getafe y éste se produjo en el minuto 45, tras una trenzada jugada de ataque culminada con una asistencia de Álvaro a Sarabia que, de volea, batió a Oier Olazabal.

El Getafe creció tras el descanso en la misma medida que se desinflaba una Real que ofreció una mala imagen en defensa y así, en una contra madrileña a velocidad de vértigo, Olazabal terminaría haciendo un claro penalti a Álvaro. El propio delantero catalán convirtió la pena máxima que daba ventaja a su equipo.

Los donostiarras, con una incapacidad preocupante para generar peligro serio, quedaron a merced del Getafe que terminó llevándose con total merecimiento el encuentro y celebró el triunfo como si de un título liguero se tratara.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×