Bale iluminó al Real Madrid en Vallecas

En una tarde dulce para unos y amarga para otros, el Real Madrid remontó un 0-2 ante el Rayo Vallecano para terminar 2-3 con un Gareth Bale irreconocible y que hizo olvidar a Cristiano Ronaldo.
En una tarde dulce para unos y amarga para otros, el Real Madrid remontó un 0-2 ante el Rayo Vallecano para terminar 2-3 con un Gareth Bale irreconocible y que hizo olvidar a Cristiano Ronaldo.
 En una tarde dulce para unos y amarga para otros, el Real Madrid remontó un 0-2 ante el Rayo Vallecano para terminar 2-3 con un Gareth Bale irreconocible y que hizo olvidar a Cristiano Ronaldo.  (Foto: Reuters)
Estadio de Vallecas, ante 13.314 espectadores (Reuters) -
  • Al Rayo se le acabó la carga en el primer tiempo y pagó las consecuencias

El Real Madrid, con un gol de Lucas Vázquez y dos de Gareth Bale, el último a los 80 minutos, mantiene su pulso por el título liguero al vencer en Vallecas, con mucho sufrimiento, a un Rayo que dominó la primera parte y tuvo ventaja de dos goles, pero que acabó agotado físicamente.

Sin Cristiano Ronaldo por lesión y con Sergio Ramos y Luka Modric en el banquillo por descanso, el Real Madrid salió al césped de Vallecas con la intención de sumar un triunfo en un campo en el que por sus dimensiones y el aliento de la afición local no lo suele pasar bien.

En esta ocasión, el equipo blanco también sufrió mucho porque el Rayo de Paco Jémez sabía que una de sus opciones para ganar pasaba por meter más intensidad al partido que su rival y así lo hizo desde el principio, pese a que fue Gareth Bale el que dio el primer aviso de la tarde con un disparo al palo a los tres minutos.

El Rayo, más motivado que de costumbre por tener en juego la salvación, salió decidido a buscar la portería de Keylor Navas y a los siete minutos Embarba abrió el marcador al empujar dentro del área un balón centrado desde la izquierda por Bebé, tras una jugada individual.

A los trece minutos, el equipo vallecano volvió a sacar los colores a una desdibujada defensa del Real Madrid cuando Miku, tras un saque de esquina, remató a placer un balón en el área pequeña.

Antes del descanso, el equipo blanco, que perdió a Benzema por lesión, recobró la fe en sus posibilidades cuando Toni Kroos centró un córner desde la derecha y Gareth Bale, con un impecable cabezazo cruzado, recortó distancias.

El descanso le sentó peor al Rayo y se notó mucho sobre el césped la intensidad con la que salieron uno y otro de la caseta de vestuarios, algo que no tardó en aprovechar el Real Madrid cuando Danilo puso un balón medido desde la banda derecha que Lucas Vázquez remató al fondo de la red en el segundo palo.

Esos fueron los peores minutos del equipo vallecano y que a punto estuvieron de costarle caro si Jesé, en el minuto 58, hubiera acertado con un remate en un mano a mano que sacó Juan Carlos.

La mejoría del Real Madrid vino sustentada por la calidad de Isco, que ejerció de mariscal en la medular y marcó el ritmo de su equipo ante un Rayo cada vez más cansado y que comenzó a acumular cartulinas amarillas debido a su bajón físico.

A falta de diez minutos para el final, Embarba perdió un balón en su campo que Bale no dudó en aprovechar para encarar en solitario el área rival y fusilar por bajo a Juan Carlos, que dudó en su salida.

Con su actuación, el galés hizo olvidar a Cristiano Ronaldo, que se perdió su primer partido de la temporada, y se echó el equipo a la espalda cuando más lo necesitaba el Real Madrid, que no contó con el liderazgo de Sergio Ramos en la defensa debido a su suplencia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×