Árbitro que compensó ¡17 minutos!

Seguramente muy pocas veces un partido de fútbol habrá durado tanto como el que disputaron en Los Pozos, el Fuerteventura y el Castillo, perteneciente al grupo I de Segunda división B. Aunque no...
Seguramente muy pocas veces un partido de fútbol habrá durado tanto como el que disputaron en Los Pozos, el Fuerteventura y el Castillo, perteneciente al grupo I de Segunda división B. Aunque no se lo crean, la afición que asistió al encuentro fue testigo
 Seguramente muy pocas veces un partido de fútbol habrá durado tanto como el que disputaron en Los Pozos, el Fuerteventura y el Castillo, perteneciente al grupo I de Segunda división B. Aunque no se lo crean, la afición que asistió al encuentro fue testigo

MEDIOTIEMPO | Redacción7 de Febrero de 2005

Seguramente muy pocas veces un partido de fútbol habrá durado tanto como el que disputaron en Los Pozos, el Fuerteventura y el Castillo, perteneciente al grupo I de Segunda división B. Aunque no se lo crean, la afición que asistió al encuentro fue testigo de cómo el árbitro canario, Emilio García Pulido, prolongó más de un cuarto de hora el partido, en concreto, 17 minutos.

El colegiado se erigió en el protagonista del choque. Primero porque decidió que había que alargar 7 minutos el tiempo reglamentario y después porque no se conformó sólo con eso y añadió 10 más, es decir, 17 en total. Cuando la afición del Fuerteventura vio la tablilla que ponía siete minutos se puso muy furiosa, pero nada parecido a lo que ocurriría más tarde.

El resultado al término de los 90 minutos señalaba un 3-1 favorable al Fuerteventura. Pero justo cuando iba a finalizar el duelo, concretamente en el minuto 97, García Pulido pitó un penalti en contra del equipo local. El Castillo no lo desaprovechó y acortó distancias. A partir de ahí ocurrió lo nunca visto.

El árbitro consideró que había que seguir jugando al fútbol. Eso fue lo que hicieron los futbolistas y en el minuto 101, el colegiado volvió a señalar otro penalti a favor del Castillo. En ese momento los jugadores del Fuerteventura montaron en cólera y el encuentro estuvo suspendido durante unos minutos, que se iban a descontar luego, lógicamente. Una vez que pudo tirarse el penalti, Batista realizó lo mismo que había hecho momentos antes, o sea, marcó y esta vez empató el duelo.

UNA PATRULLA TUVO QUE ENTRAR AL CAMPO

Todo el tiempo que estuvo sin jugarse, por el revuelo que se montó con el segundo penalti, fueron 6 minutos y eso se jugó después. En total se disputaron 107 minutos. Por lo visto, pareció que el árbitro no tenía prisa.

Al finalizar el encuentro la afición estaba alteradísima hasta el punto de que una patrulla de la Policía Nacional tuvo que entrar dentro del terreno de juego para poder escoltar al árbitro García Pulido y a sus asistentes.

REACCIONES DE LOS PROTAGONISTAS

Emilio García Pulido, de 31 años, adscrito al comité de Las Palmas y con 9 temporadas en la Segunda B, apuntó que en el alargue del partido sólo se jugaron en tiempo real 7 minutos: "Los diez restantes el balón estuvo parado por las expulsiones, el lanzamiento de todo tipo de objetos -incluso uno impacto con un juez asistente- y por atención a jugadores".

El árbitro, aseguró que se llevaba bien con José Juan Almeida, entrenador de la UD Fuerteventura, -"siempre que nos veíamos nos saludábamos-, por eso no entiende como el técnico, una vez expulsado y desde la grada, se dedicó a encrespar aún más el ambiente y hasta participar en el lanzamiento de balones al campo".

"Tuve que cruzar todo la instalación para pedir al delegado de campo que dirigiese protección policial a la zona en la que se lanzó un cubo al terreno de juego, y acudir por partida doble para amonestar y expulsar al cuerpo técnico del banquillo local. Toda esa pérdida de tiempo está cronometrada y acorde el alargue del encuentro", expuso.

Sobre las afirmaciones de su supuesta amistad con el delegado del Castillo CF, aireadas desde Fuerteventura, el colegiado afirmó que "existe" y que nunca la ha negado: "Somos buenos amigos y no hay por qué ocultarlo, no es cierto que haya sido mi asistente el año pasado como dicen -aunque si intervino en un par de partidos-, y sí lo fue hace 3 temporadas".

"Una cosa es mi amistad con él y otra mi labor en este partido que, como en otros, siempre trato de que sea la mejor posible. Los penaltis, que también han sido criticados, fueron muy claros, tanto el que pité a favor del Fuerteventura como los 2 en su contra", subrayó.

García Pulido, que persigue la meta de seguir creciendo en el arbitraje para alcanzar mayores categorías, reveló que no quiere entrar en polémicas con los dirigentes majoreros, aunque si afirmó que "lo vivido en ese choque no fue normal y todo está perfectamente redactado en el acta".

En este partido, que deparó reparto de puntos (3-3), el colegiado expulsó a los anfitriones Yeray -jugador-, José Juan Almeida y Ciro Rogel -entrenadores-, y Rómulo Díaz -preparador físico-, por doble amonestación y en tiempo de prolongación. Además, mostró la amarilla a sus compañeros Jero, Germán Suárez, Simón, Joaquín y Benito; y a sus adversarios Visconti, Manolo, Mandi, Aday y Aitor.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×