Amistoso entre Levante y Krylia Sovetov termina en batalla campal

El partido que enfrentó ayer al Levante y al Krylia Sovetov de Ucrania en el complejo hotelero Oliva Nova Golf, Valencia estaba catalogado de amistoso. Sin embargo, el matiz del lance cambió...
 El partido que enfrentó ayer al Levante y al Krylia Sovetov de Ucrania en el complejo hotelero Oliva Nova Golf, Valencia estaba catalogado de amistoso. Sin embargo, el matiz del lance cambió radicalmente en la recta final para convertirse en una batalla c

MEDIOTIEMPO | Redacción24 de Febrero de 2005

El partido que enfrentó ayer al Levante y al Krylia Sovetov de Ucrania en el complejo hotelero Oliva Nova Golf, Valencia estaba catalogado de amistoso. Sin embargo, el matiz del lance cambió radicalmente en la recta final para convertirse en una batalla campal en la que hasta el entrenador levantino Bernd Schuster se vio envuelto. El técnico alemán saltó de la banca para defender a sus jugadores y, sobre todo, para recriminar la incomprensible actitud del jugador rival en una pachanga de entrenamiento.

Los acontecimientos se desencadenaron en los últimos minutos de un compromiso que sirvió para descubrir la manifiesta superioridad de la escuadra ucraniana que dominaba el partido tras los goles de Koreman y Bobyja. En el centro de los disturbios surgió la figura de Rubiales. El lateral se revolvió tras convertirse en el blanco de una escalofriante entrada por detrás.

Fue el arranque de una sucesión de golpes, insultos y de una exhibición pugilística más propia de los límites de un cuadrilátero que de las formas que deben mantenerse en un campo de fútbol. Kolodin, con el número 55 en el dorso, quiso vengar la afrenta sufrida por su compañero. Fue una decisión unilateral. El robusto centrocampista lanzó un golpe que a punto estuvo de impactar en el rostro de Rubiales. Schuster saltó al terreno de juego para encarar al futbolista ucraniano. Sólo la eficaz intervención de Manolo Ruiz, auxiliar técnico, consiguió apaciguar al germao.

Desde el otro extremo del campo, Alexis, Ettien, Jesule, Sergio García y Congo saltaron como “para poner paz”, como a posteriormente resaltó Ettien. Restituida la normalidad, el duelo siguió su curso y finalizó con el triunfo del Krylia.

Rubiales tras el silbatazo final evaluó el alcance y el significado de los tristes hechos. “Siento lo que ha ocurrido. No quería golpear a un compañero. No soy violento, pero si me coge bien me parte la pierna. Tenía el pie apoyado. Si me llega a dar en la rodilla me parte. Me enseñaron que si hay una pelea hay que dar primero. Es muy feo lo que ha ocurrido. No debe servir para nada”.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×