En 5 partidos, Athletic de Bilbao pasa de la cima a la zona de descenso

La pírrica cifra de puntos sumados en los 5 últimos partidos, 2 de los 15 posibles, ha bajado al Athletic Club de Bilbao del liderato alcanzado en la primera jornada de Liga, tras de vencer por...
La pírrica cifra de puntos sumados en los 5 últimos partidos, 2 de los 15 posibles, ha bajado al Athletic Club de Bilbao del liderato alcanzado en la primera jornada de Liga, tras de vencer por 3-0 a la Real Sociedad en el más clásico de los derbis vascos
 La pírrica cifra de puntos sumados en los 5 últimos partidos, 2 de los 15 posibles, ha bajado al Athletic Club de Bilbao del liderato alcanzado en la primera jornada de Liga, tras de vencer por 3-0 a la Real Sociedad en el más clásico de los derbis vascos

MEDIOTIEMPO | Agencias3 de Septiembre de 2005

La pírrica cifra de puntos sumados en los 5 últimos partidos, 2 de los 15 posibles, ha bajado al Athletic Club de Bilbao del liderato alcanzado en la primera jornada de Liga, tras de vencer por 3-0 a la Real Sociedad en el más clásico de los derbis vascos, a las posiciones de descenso.

A ellas ha caído, concretamente a la décimo octava, después de perder por 3-1 ante el Villarreal en El Madrigal.

Ese encuentro le supuso al equipo rojiblanco la tercera derrota en 4 choques y la constatación de que el nuevo proyecto con José Luis Mendilibar de entrenador no acaba de carburar.

De todos modos, la situación por la que pasa no le es nada nueva al actual vestuario del conjunto vasco, que ya la temporada anterior, una de las más brillantes de los últimos años, se encontró en un momento parecido al inicio de campaña.

Fue tras la cuarta jornada, cuando después de perder ante el Betis en el Ruiz de Lopera se encontró en la tabla con sólo 2 puntos sumados en 4 partidos.

No obstante, por aquel entonces el Athletic gozaba del crédito del billete europeo alcanzado el curso anterior con el mismo Técnico, Ernesto Valverde, y una plantilla similar.

Ahora, con entrenador nuevo y un plantel debilitado por la marcha de jugadores capitales como Asier del Horno y Santi Ezquerro, a las que se suma la baja de Ismael Urzaiz por lesión, las cosas son algo diferentes.

Comenzó a verse en la visita a Getafe que el buen debut liguero rojiblanco fue más una respuesta a un partido que exige una motivación especial, que un cambio radical con respecto a una pretemporada que creó muchas dudas.

En el Coliseum Alfonso Pérez, los de Mendilibar dieron una floja imagen que se repitió 7 días más tarde en San Mamés ante un Málaga que se llevó los 3 puntos de Bilbao sin mostrar demasiadas cosas.

Pareció mejorar algo el equipo vasco en el Santiago Bernabéu, en donde llegó al descanso con una ventaja que pudo ser bastante más amplia que el 0-1 que puso Woodgate en una jugada desafortunada del inglés. Pero en la segunda mitad, con el gol del empate blanco, el equipo bilbaíno se derrumbó y acabó perdiendo por 3-1.

Algo muy parecido le ocurrió ayer ante Villarreal, frente al cual estaba a punto de alcanzar con ventaja al ecuador del choque. En esa ocasión fueron una tarjeta roja a Javi Casas en el minuto 44 y el gol de Riquelme en el saque de la clara falta que cometió el lateral vizcaíno lo que volvió a abrirle al Athletic la caja de los truenos.

Una segunda mitad penosa, en la que el 3-1 final no llegó a ilustrar en toda su dimensión el dominio de un rival cuya superioridad no se explica sólo con el hecho de jugar con uno más, devolvió al Athletic a donde estaba después de volver del Bernabéu.

A una situación que, además, deja sin efecto la ligera mejoría que experimentó el conjunto vasco frente a un Racing que aprovechó su falta de puntería para llevarse un punto de "La Catedral".

Ahora, Mendilibar y sus jugadores tienen 2 semanas para recomponerse y para intentar empezar en la visita del Sevilla a la capital vizcaína una escalada en la tabla que, primero, le saque de los puestos de descenso, y, más tarde, le acerque a unas plazas europeas que eran su objetivo al principio de la temporada.

Qué diferente es la sensación con la que encara el Athletic este segundo parón liguero de la temporada a la que tenía en el primero, al que llegó líder y casi convencido de que el encuentro ante el vecino donostiarra había disipado las numerosas dudas que creó durante la pretemporada.

En poco más de un mes, el equipo rojiblanco ha pasado de ir a Getafe con la intención de mantener el liderato a recibir al Sevilla con el agua al cuello, necesitado de puntos para abandonar los puestos de descenso y de confianza para no perder la fe en un proyecto nuevo y que no acaba de arrancar.  [EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×