Los Merengues fueron recibidos por 150 aficionados en Austria

El Real Madrid aterrizó en Graz con media hora de retraso, tras dos horas de vuelo, donde fue recibido con muestras de cariño por autoridades de Irdning, lugar donde quedarán concentrados, y por...
 El Real Madrid aterrizó en Graz con media hora de retraso, tras dos horas de vuelo, donde fue recibido con muestras de cariño por autoridades de Irdning, lugar donde quedarán concentrados, y por 150 aficionados.

MEDIOTIEMPO | Agencias17 de Julio de 2006

  • A partir de este martes entrenarán a doble sesión

El Real Madrid aterrizó en Graz con media hora de retraso, tras dos horas de vuelo, donde fue recibido con muestras de cariño por autoridades de Irdning, lugar donde quedarán concentrados, y por 150 aficionados.

La expedición madridista formada por 23 jugadores, el Cuerpo Técnico, doctores, encargados del material, responsables de prensa y José Luis López Serrano, encargado de relaciones internacionales, se dirigió directamente en autobús hacia Irdning, a 150 kilómetros de distancia.

Tras entrenarse en la mañana de hoy en La Ciudad Real Madrid, los jugadores partieron de Valdebebas a las 15:15 horas y llegaron con puntualidad a la Terminal 4 de Barajas, donde un problema con el equipaje retrasó el vuelo durante 35 minutos.

Con la bodega del avión llena por los cerca de 200 kilos de material deportivo, alimentación y bebidas que trasladó el Real Madrid, fue necesario subir junto a la tripulación varias mochilas que ocuparon las últimas filas.

Finalmente, desde la pista 26 despegó el avión que trasladó en el vuelo chárter a un centenar de pasajeros, incluyendo representantes de los medios de comunicación. Tras abandonar España sobrevoló Francia y Alemania antes de llegar a Austria.

Dos horas y media de vuelo, en las que los jugadores se relajaron escuchando música, viendo películas y jugando a las cartas, como hizo José María Gutiérrez, "Guti", con los utileros.

Al aterrizar cambió la imagen que guardaban en el recuerdo de la pasada pretemporada cuando una intensa lluvia recibió al Real Madrid. Hoy, el sol brillaba con fuerza y 25 grados recibieron al conjunto madridista.

Fabio Capello fue el primero en bajar del avión, sonriente y saludando a las personalidades que esperaban a pie de pista y a los aficionados que presenciaban la escena desde la distancia.

Inmediatamente, tomaron un autobús para completar los cerca de 150 kilómetros que separan Graz de Irdning, donde mañana desde las 10:00 horas comenzarán a entrenar en dobles sesiones de trabajo.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×