Pablo García prometió que los Merengues tendrán garra

Pablo García, centrocampista uruguayo del Real Madrid, no quiso entrar a valorar cuál será su futuro, se justificó al afirmar que sólo quiere prepararse bien físicamente, y con la ilusión de...
Pablo García, centrocampista uruguayo del Real Madrid, no quiso entrar a valorar cuál será su futuro, se justificó al afirmar que sólo quiere prepararse bien físicamente, y con la ilusión de seguir vistiendo de blanco; aseguró que "este año no faltará cor
 Pablo García, centrocampista uruguayo del Real Madrid, no quiso entrar a valorar cuál será su futuro, se justificó al afirmar que sólo quiere prepararse bien físicamente, y con la ilusión de seguir vistiendo de blanco; aseguró que "este año no faltará cor

MEDIOTIEMPO | Agencias19 de Julio de 2006

  • No quiso abundar sobre su futuro en el cuadro blanco

Pablo García, centrocampista uruguayo del Real Madrid, no quiso entrar a valorar cuál será su futuro, se justificó al afirmar que sólo quiere prepararse bien físicamente, y con la ilusión de seguir vistiendo de blanco; aseguró que "este año no faltará corazón ni garra".

Pablo García fue siempre uno de los jugadores más sinceros cuando el Real Madrid no funcionó la temporada pasada. Habló con claridad de los males que veía en el equipo, denunciando falta de unidad primero y de espíritu al final.

Ahora, tras comenzar a trabajar en la pretemporada a las órdenes de Fabio Capello siente que algo ha cambiado en el Real Madrid, y promete a la afición madridista que el equipo ofrecerá una imagen diferente.

"El año pasado dije en muchos partidos que nos faltó corazón y garra. Faltó actitud, pero creo que este año no va a faltar. Capello en todos los equipos que ha estado ha ganado y se ve cómo juegan, aguerrido. Creo que este año no va a faltar eso", señaló.

El uruguayo destacó la buena labor física que están realizando en Irdning, aunque lamentó que las temperaturas sean similares a las que tenían en la capital de España.

"Estamos entrenando bien pero el año pasado no hacía tanto calor. Hace demasiado y lo hace más cansado todavía. El sitio es muy tranquilo, con mucha vegetación, se entrena tranquilo pero de momento el clima es muy parecido al de Madrid", afirmó.

"Es la hora de entrenar al máximo siempre y tomarlo como si fuera un partido de Liga. Así debe ser, porque creo que en los partidos se juega como se entrena. Tenemos que prepararnos bien físicamente", declaró.

García agradeció una pretemporada alejada de las grandes giras. "Se trabaja mejor sin tanto viaje, entrenando al máximo veinte días". Y, centrado en los entrenamientos, admite que no piensa en su posible salida del Real Madrid ante la probable llegada de fichajes en su puesto.

"Mi expectativa es entrenar día a día a muerte, prepararme bien físicamente y después que decida el entrenador. Ahora no pienso en otra cosa que ponerme bien. No sé lo que puede pasar hoy o mañana, Dios quiera que me quede en el mejor equipo del mundo", reveló.

"Sería una linda revancha, pero si me tengo que ir a otro equipo que me quiera igualmente tengo que trabajar al cien por cien y no pensar en nada más. No hay que darle misterio, que el entrenador decida quién se queda y quién se va y si hay que irse me voy y ya está", añadió.

Mostró su ilusión por seguir y las ganas de desquitarse de un mal año: "Quiero revancha en todos los sentidos. En el Real Madrid lo importante es ganar títulos, el año pasado no salieron bien las cosas. No me duele la cabeza ni pienso en otra cosa que no sea prepararme bien físicamente, después el entrenador va a decidir que sabe de esto porque algún título ha ganado".

SEIS KILÓMETROS INTENSOS PARA LOS MERENGUES

Fabio Capello, técnico del Real Madrid, incrementó hoy un grado más el nivel de exigencia de los entrenamientos, aumentando a seis kilómetros las series de carrera que completaron bajo un intenso calor los jugadores en el entrenamiento matinal.

Segundo día de trabajo en Irdning y nueva sesión doble. Capello prolongó su intención de ir aumentando progresivamente la carga de entrenamiento, y subió una serie más de 1 mil 200 metros, para que los jugadores corrieran seis kilómetros.

Con un intenso calor, cerca de 31 grados, la plantilla saltó a los campos de entrenamiento para divertirse con el calentamiento antes de afrontar lo realmente duro.

A mitad de campo y con dos porteros bajo palos, Diego López y Kiko Casilla, jugaron a un tipo de juego parecido al rugby, llevando el balón con las manos, pero rematando con la cabeza o de volea, para que los goles fuesen considerados como válidos.

Diversión durante veinte minutos, con un partido ya normal, del que se ausentó Antonio Cassano, con ampollas en los pies por realizar la carrera continua de ayer con botas de futbol.

Hoy, sólo entrenó con calzado deportivo, el mismo que todos sus compañeros para, divididos por grupos respecto a los tiempos marcados en días pasados, realizar cinco series de carrera de un kilómetro doscientos metros cada una.

Una vez más, el grupo rápido lo formaron Baptista, Woodgate, Raúl Bravo y Juanfran, con un cambio por la entrada del uruguayo Carlos Diogo y la salida de Arbeloa.

Todos sufrieron al máximo durante los seis kilómetros, incluidos los porteros que completaron cuatro series, pero los más significativos fueron los del grupo formado por Gravesen, Guti, Soldado, Portillo y Cassano.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×