Leo Messi, el revulsivo perfecto del Barcelona

Leo Messi volvió a ser el revulsivo en Bremen. Saliendo desde el banquillo, el argentino fue determinante en la suerte del partido. Marcó un gol en el minuto 89, un tanto que evitó la derrota del...
Leo Messi volvió a ser el revulsivo en Bremen. Saliendo desde el banquillo, el argentino fue determinante en la suerte del partido. Marcó un gol en el minuto 89, un tanto que evitó la derrota del Barcelona en uno de los partidos más flojos del equipo de F
 Leo Messi volvió a ser el revulsivo en Bremen. Saliendo desde el banquillo, el argentino fue determinante en la suerte del partido. Marcó un gol en el minuto 89, un tanto que evitó la derrota del Barcelona en uno de los partidos más flojos del equipo de F

MEDIOTIEMPO | Agencias28 de Septiembre de 2006

  • El gol es el resumen perfecto del juego de Messi

Leo Messi volvió a ser el revulsivo en Bremen. Saliendo desde el banquillo, el argentino fue determinante en la suerte del partido. Marcó un gol en el minuto 89, un tanto que evitó la derrota del Barcelona en uno de los partidos más flojos del equipo de Frank Rijkaard de las últimas campañas.

En la que debe ser la Temporada de su eclosión como futbolista, Messi ya ha conseguido tres tantos: dos en Liga (Celta y Osasuna) y el logrado anoche en Bremen.

Más efectivo como revulsivo que de titular, el argentino apareció ante el Werder Bremen cuando su equipo más lo necesitaba. Messi jugó 25 minutos, en sustitución de Giuly, pero tuvo suficiente. Fue junto a Iniesta, Deco y Thuram lo único positivo de un equipo desconocido, que poco tiene que ver con el que ganó la Champions League el año pasado.

La frescura de Leo fue determinante. Marcó el empate a uno, un tanto de oro que permite al Barcelona salir indemne de un partido que vio perdido durante muchos minutos, más por indolencia propia, especialmente en el segundo tiempo, que por méritos del rival.

Antes de marcar, Messi ya puso en alerta a la zaga alemana en una jugada en la que regateó a cuatro defensas, pero Wiese estuvo perfecto.

El gol es el resumen perfecto del juego de Messi. Dos regates, una pared con Deco y definición perfecta ante el portero. Messi le dio alas a su equipo justo en el mismo escenario que el año pasado le vio triunfar.

También en el mismo escenario y en el mismo minuto, la Temporada pasada Messi salió desde el banquillo para forzar un penalti que supuso el 0-2, justo cuando el Werder Bremen más apretaba.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×