Así jugaron el Real Madrid y el Barcelona el Clásico

REAL MADRID
REAL MADRID
 REAL MADRID

MEDIOTIEMPO | Agencias22 de Octubre de 2006

  • Robinho fue el jugador más destacado del encuentro

REAL MADRID

Iker Casillas: tuvo poco trabajo, el que le dio siempre Leo Messi. Estuvo seguro por alto y el Real Madrid no necesitó sus paradas salvadoras. Brillando únicamente en un lanzamiento de falta de Ronaldinho al borde del final.

Sergio Ramos: Demostró potencia y calidad en el lateral derecho. Comenzó frenando a Ronaldinho y sirviendo con un preciso centro el gol a Raúl. El resto del duelo defendió con fuerza.

Iván Helguera: prolongó la buena imagen mostrada desde su entrada en el equipo hace dos partidos. Serio en el centro de la defensa, jugó con criterio el balón en los inicios de jugadas.

Cannavaro: se encuentra más cómodo con Helguera como pareja pero aún no muestra la mejor de sus caras. Contundente, rápido al corte y excesivamente duro por momentos.

Roberto Carlos: más presente que en los últimos partidos en ataque pero superado en defensa por el argentino Leo Messi. Frenó bien a Giuly desde los cambios posicionales de Rijkaard.

Diarra: se cumplieron los temores de Capello y nada más acabar con el ramadán no mostró la imagen de fuerza que le caracteriza. Estuvo impreciso con el balón y se limitó a intentar destruir el fútbol del Barcelona.

Emerson: tuvo un inicio fuerte, firme al corte y con velocidad en la salida de balón, y bajó desde el minuto 20 cuando fue amonestado y jugó condicionado el resto del partido. Tuvo que ser expulsado al borde del descanso.

Robinho: espectáculo puro. Sacó su magia a relucir para firmar su mejor partido con la camiseta blanca. Pudo siempre con Zambrotta. Fue generoso en ayudas defensivas con Roberto Carlos, aprendidas las lecciones de Capello, y mortal en los últimos metros donde explotó su velocidad y habilidad.

Guti: Llegó renqueante al clásico, con su tobillo izquierdo tocado, y se notó. Le faltó ritmo y claridad de ideas al inicio pero no se escondió. Asumió el peso de la construcción para tapar las limitaciones de Emerson y Diarra y fue clave en la sentencia en la segunda parte inventando una contra mortal.

Raúl: acudió a su cita con el gol. Siempre saca lo mejor de sí mismo ante el eterno rival, al que endosó su décimo gol en un clásico. Movilidad, garra, visión de pase y acierto rematador. Nunca falla en los grandes partidos.

Van Nistelrooy: no disfrutó del partido hasta que sacó a relucir su contundencia en el remate. El tempranero gol madridista hizo jugar al Real Madrid al contraataque y sin ocasiones para rematar en la primera mitad, tuvo que aplicarse en labores donde su efectividad disminuye. En la segunda aprovechó la que tuvo y el larguero impidió que marcase el gol de la noche en un balón picado desde la frontal.

Reyes: regresó tras superar una lesión muscular disputando los últimos doce minutos para matar el partido en la banda izquierda.

Beckham: disputó sólo siete minutos con el partido roto y fue amonestado. Le faltan minutos para recuperar la confianza en su fútbol.

BARCELONA

Victor Valdés: recibió el gol de Raúl, imparable, nada más arrancar el encuentro. Se entonó con los minutos y respondió bien a disparos de Robinho y Van Nistelrooy, salvando a su equipo en la segunda parte de una derrota más abultada.

Zambrotta: estuvo superado siempre por Robinho. Víctima de la habilidad y velocidad del brasileño, reculó siempre en su marcaje con mal resultado. No asomó en ataque.

Thuram: firmó un mal partido en el centro de la defensa. Inseguro con el balón y superado en las jugadas claves del partido por los delanteros madridistas.

Puyol: fiel a su estilo luchó hasta el último segundo para intentar dar la vuelta al partido en casa del eterno rival. Superado en fases del partido, salvo la imagen defensiva de su equipo.

Sylvinho: la movilidad de Raúl le impidió tener un marcaje fijo defensivo. Se entregó en defensa y dio oxígeno a su equipo con subidas por la banda izquierda.

Xavi: el "cerebro" del Barcelona no encontró el balón en el inicio arrebatador madridista. Acompañado de Iniesta y Deco, fue ganando protagonismo según avanzó el partido pero el ritmo que imprimió no tuvo finalización en los delanteros.

Iniesta: construyó con limpieza pero poca efectividad. Fue clave en los minutos de superioridad barcelonista, en los que tocó con calidad al borde del área, pero le faltó un punto a corregir, llegada a gol.

Deco: su movilidad en la zona media sacó del mal momento inicial que protagonizó su equipo. Lo intentó sin suerte, asomando siempre cerca del área pero sin probar suerte ante Casillas.

Leo Messi: el mejor del Barcelona. Eléctrico. Encaró siempre con buen resultado para firmar un gran partido que acapararía portadas si el resultado hubiese sido diferente. Su magia y la de Robinho dejaron buen sabor de boca en el paladar de los amantes del buen fútbol.

Ronaldinho: no repitió el partido de la pasada temporada. El madridismo guardaba fresco en la memoria su exhibición pero en esta ocasión no se llevó los aplausos de la afición blanca. Frenado en el inicio por Sergio Ramos, cambió de banda para tocar con criterio pero no ser resolutivo.

Gudjohnsen: se ofreció siempre pero no hizo olvidar a Eto´o. Marró una de las ocasiones más claras con 1-0 en el marcador, cruzando en exceso su disparo sólo ante Casillas. Lanzó mil desmarques pero no fue desequilibrante en la zona del nueve.

Giuly: saltó al campo en el minuto 57 para "abrir" el campo en ataque pero no pudo en ningún momento con Roberto Carlos.

Saviola: jugó 34 minutos, se asoció a la perfección con Messi pero no creó más peligro que Gudjohnsen en los últimos metros.[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×