Espanyol 3-1 Barcelona... El Barça cayó en la trampa del Espanyol

-Sigue toda la Liga Española por Medio Tiempo
 -Sigue toda la Liga Española por Medio Tiempo

MEDIOTIEMPO | Agencias13 de Enero de 2007

  • Rafa Márquez fue amonestado a los 44’

-Sigue toda la Liga Española por Medio Tiempo

El Barcelona cayó derrotado en el Derbi catalán (3-1) frente a un Espanyol mucho más enchufado y agresivo, que supo ahogar el juego azulgrana y aprovechar las carencias defensivas del conjunto de Frank Rijkaard.

En un despliegue físico de enormes dimensiones, el equipo blanquiazul supo desactivar los recursos del Barcelona para derrotar a su eterno rival cinco años después de su última victoria, gracias a los goles de Luis García, Tamudo y Rufete, que desnudaron a un Barça demasiado apático, falto de gol y de sus jugadores más desequilibrantes.

Sin tregua, ambos equipos se entregaron a un partido abierto y muy vivo, vistoso para la grada, que ofreció las primeras ocasiones desde el arranque, como el disparo de Rufete a los cinco minutos o el brillante pase picado de Ronaldinho desaprovechado por Gudjohnsen.

Agarrado a la inspiración de Ronaldinho, el Barça se encomendó al brasileño, en su regreso a un partido oficial 23 días después de su última aparición. Pero el “10” estuvo efervescente y se fue apagando con el paso de los minutos.

Impasible, el Espanyol supo jugar sus armas con acierto: apretó los dientes, se resguardó bien y lanzó ataques muy directos, en uno o dos toques, a través de su catalizador, Iván de la Peña, con Luis García y Tamudo siempre en el punto de mira.

Fue sin embargo Rufete quien estuvo a punto de abrir el marcador a la media hora de juego: aprovechó una de las lagunas defensivas de Gio, más pendiente de colaborar en ataque que de cerrar la zaga, pero envió el balón cerca del palo de Valdés.

Un minuto después, el Espanyol se adelantó en el marcador gracias a una acción de Tamudo, que peleó el balón hasta alcanzar la línea de fondo pese a la presión de Puyol. El Capitán blanquiazul envió un pase de la muerte a Luis García, que remató a gol ante la pasividad del eje de la defensa del Barcelona. Suave, el balón entró junto al poste izquierdo de Valdés para regocijo de Montjuïc, encantado de ver a su equipo tan bien arreglado, libre de los complejos que le suelen atenazar frente al Barça.

El gol descolocó al Barcelona. Los de Frank Rijkaard no encontraron referencias en ataque, huérfanos del mejor Ronaldinho. El juego azulgrana, peligrosamente horizontal, no ofreció fruto alguno hasta que Saviola irrumpió en el partido.

Protagonista de la previa del Derbi, Saviola compareció en el Derbi tras el descanso en sustitución de Giuly. Fue un gesto significativo de Frank Rijkaard, que por primera vez en la Temporada dio prioridad al argentino por delante de Ezquerro.

No tardó el delantero en acaparar los focos: hizo gala de su habilidad para recoger un balón en la frontal, driblar a Jarque y lanzar un disparo seco y potente a media altura que se convirtió en el gol del empate, un argumento más para alimentar el debate sobre si Saviola debe tener más minutos de juego o continuar en el Barça.

El gol del empate espoleó al Barcelona, que pareció apropiarse del partido. Pero el Espanyol volvió a rebelarse. Lo hizo sacando partido de uno de los eternos despistes defensivos del Barça, que dejó otra vez libre de marca el carril izquierdo.

Por allí apareció Sergio Sánchez, un jugador casi descartado por Ernesto Valverde, para templar un balón al área que Tamudo remató en plancha. A un par de metros, Valdés sólo tuvo tiempo para recoger el balón de la red.

Pandiani tuvo incluso el tercer gol de su equipo en un mano a mano con Valdés, pero el uruguayo se precipitó y lanzó desviado ante la cercanía de Puyol, que amenazó lo suficiente al delantero como para hacerle dudar.

Con el partido totalmente roto, el Barcelona se lanzó de nuevo a por el empate, pero sólo encontró un contragolpe del Espanyol con el tiempo ya cumplido. Pandiani controló un balón perdido en el centro del campo y armó un ataque rápido y directo gracias a Luis García, que sirvió para el remate franco de Rufete, autor de la puntilla para un Barça sin rumbo, carente de gol y repleto de lagunas defensivas que sucumbió ante la intensidad de un equipo infinitamente más motivado.

Ficha técnica:

3 - Espanyol: Kameni, Velasco (m.61, Sergio Sánchez), Torrejón, Jarque, Chica, Moisés Hurtado, De la Peña (m.78, Jonatas), Rufete, Riera, Luis García y Tamudo (m.67, Pandiani).

1 - Barcelona: Valdés, Belletti, Puyol, Márquez, Gio, Edmílson, Xavi, Iniesta (m.85, Oleguer), Giuly (m.45, Saviola), Ronaldinho y Gudjohnsen (m.64, Motta).

Goles: 1-0, m.31: Luis García. 1-1, m.60: Saviola. 2-1, m.65: Tamudo. 3-1, m.90+1: Rufete.

Árbitro: Daudén Ibáñez (Comité Aragonés). Amonestó con cartulina amarilla a Rufete (m.34), Márquez (m.44), Velasco (m.45), Tamudo (m.57), Puyol (m.62), Luis García (m.72), Moisés Hurtado (m.75), Pandiani (m.81), Riera (m.82) y Sergio Sánchez (m.86).

Incidencias: partido correspondiente a la decimoctava Jornada de Primera División, disputado en el Estadio Olímpico de Montjuïc ante 31.450 espectadores.

-Sigue toda la Liga Española por Medio Tiempo

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×