El Valencia cumple veinte años de su regreso a Primera

El Valencia cumplirá el miércoles veinte años de su regreso a Primera División, ya que el 30 de Mayo de 1987 el equipo derrotó en Mestalla al Recreativo de Huelva y logró el ascenso tras haber...
 El Valencia cumplirá el miércoles veinte años de su regreso a Primera División, ya que el 30 de Mayo de 1987 el equipo derrotó en Mestalla al Recreativo de Huelva y logró el ascenso tras haber militado un año en Segunda División.

MEDIOTIEMPO | Agencias29 de Mayo de 2007

  • Podrían ganar la Liga española

El Valencia cumplirá el miércoles veinte años de su regreso a Primera División, ya que el 30 de Mayo de 1987 el equipo derrotó en Mestalla al Recreativo de Huelva y logró el ascenso tras haber militado un año en Segunda División.

El club presidido entonces por Arturo Tuzón, con Alfredo di Stéfano en el banquillo y un grupo de jugadores jóvenes y con proyección, entre los que estaba el actual entrenador del equipo, Quique Sánchez Flores, subió en una campaña en la que, tras algunas dudas al principio, fue el equipo más regular de la categoría.

El Valencia había militado en Segunda en los tres primeros años de la historia de la Liga, desde 1928 a 1931, año este último en el que ascendió y se mantuvo en la elite del futbol nacional durante 52 campañas consecutivas.

El descenso se produjo en Abril de 1986, lo que obligó a que el club, con un equipo directivo nuevo comandado por Tuzón, pero con las arcas vacías, se planteara un nuevo proyecto que partía prácticamente de cero, pero que se iba a fundamentar en la continuidad de futbolistas jóvenes y en la ausencia de fichajes.

Se marcharon varios jugadores, entre ellos Ángel Castellanos, un hombre muy importante durante la década que pasó en Mestalla, Miguel Tendillo, que firmó por el Murcia como paso previo para ir al Real Madrid, y Roberto Fernández, que se fue al Barcelona.

Nueve meses después del inicio de la Liga en Agosto de 1986, el Valencia logró subir a falta de tres jornadas para la conclusión de una Liga especialmente larga, ya que tras las 34 fechas de competición, se disputó una fase final de diez jornadas y a falta de tres para su conclusión, el Valencia ya había logrado su objetivo.

Cuando acabó la Liga, se leía en algunos titulares de prensa la frase "ya está" que daba a entender que el ascenso era una obligación, así como la de que no había sido sencillo ni bajar ni subir. En algunas pancartas exhibidas en Mestalla se minimizó el paso por Segunda con textos como el de "Sólo fue una pesadilla".

Aquel 30 de Mayo, el Valencia, con tantos de Quique y Fenoll, se impuso por 2-0 al Recreativo de Huelva dirigido por el más tarde entrenador valencianista Víctor Espárrago y logró su objetivo ocho meses después de haber empezado la Liga en Segunda.

En aquel Valencia destacaron Quique y Subirats como motores del equipo en el aspecto ofensivo por la banda derecha, así como la regularidad de José Manuel Sempere, al que le costó hacerse con la titularidad, aunque cuando la obtuvo ya no la soltó.

La veteranía de Ricardo Arias en el eje de la zaga contribuyó al crecimiento futbolístico de algunos de sus compañeros, en especial los centrales marcadores Voro y Giner, que progresaron mucho en esa campaña y que llegaron en ambos casos a ser internacionales algunos años después.

La experiencia en el centro del campo del uruguayo Miguel Ángel Bossio también fue fundamental y también propició que otros centrocampistas pudieran mostrar sus cualidades como jugadores de creación.

Ese fue el caso de Fernando y de Arroyo, dos jugadores muy jóvenes que se curtieron en Segunda y que ofrecieron fútbol de mucha calidad años después en Primera.

El resto del grupo del ascenso estuvo integrado por los porteros Sempere y Antonio y los jugadores de campo Revert, el que más partidos disputó con 43 actuaciones en 44 encuentros, Cotino, Juárez, Muñoz Pérez, Ferrando, Fenoll, Jon García, Sixto, Sánchez Torres, Montes y Alcañiz, que fue el máximo goleador del equipo con diez tantos.

Aquel Valencia fundamentó su ascenso en la sobriedad en casa, donde tan sólo cedió siete puntos al perder tres encuentros y empatar uno de los veintidós que jugó como local, lo que le permitió neutralizar los tropiezos a domicilio, que fueron más de los esperados.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×