Chivu, un líder en la defensa que llega al Madrid con hambre de títulos

El rumano Cristian Chivu, capitán y líder de la Selección de Rumania, ha demostrado en la Roma, a sus 26 años, que es uno de los defensas centrales del mundo con mayor proyección, gracias a su...
 El rumano Cristian Chivu, capitán y líder de la Selección de Rumania, ha demostrado en la Roma, a sus 26 años, que es uno de los defensas centrales del mundo con mayor proyección, gracias a su mezcla de contundencia, seguridad y calidad, y llega al Real M

MEDIOTIEMPO | Agencias3 de Julio de 2007

  • Ha sido internacional por Rumania en 50 ocasiones

El rumano Cristian Chivu, capitán y líder de la Selección de Rumania, ha demostrado en la Roma, a sus 26 años, que es uno de los defensas centrales del mundo con mayor proyección, gracias a su mezcla de contundencia, seguridad y calidad, y llega al Real Madrid con ganas de sumar títulos importantes a su palmarés.

Chivu, nacido en la localidad rumana de Lesita, llegó al Ajax de Amsterdam a los 19 años procedente del Universitatea de Craiova rumano en la temporada 2000-2001.

Fueron tres las temporadas que el central rumano estuvo en Holanda, en las que su equipo consiguió otros tantos títulos, todos ellos en su segundo año en el club: una Liga, una Copa y una Supercopa.

Durante su periplo por los Países Bajos demostró además que puede marcar goles en sus subidas al ataque en jugadas a balón parado y en lanzamientos de falta con la zurda. En las tres temporadas que estuvo en el Ajax consiguió anotar un total de 13 goles en 107 partidos.

Sin duda, el año 2002 fue el mejor hasta ahora en la carrera del central rumano, ya que, además de conseguir los tres títulos que hasta el momento recoge su palmarés, fue nombrado mejor jugador de la Eredivisie (Primera División Holandesa) y mejor jugador de Rumania.

Su buen hacer en el Ajax y su juventud llevaron a varios equipos europeos a interesarse por sus servicios, entre ellos el Real Madrid.

Sin embargo, finalmente fue la Roma el que se lo llevó y con el que jugaría cuatro temporadas, y donde se haría un nombre en el futbol internacional.

Comenzó jugando en el lateral izquierdo, como en el Ajax, pero pronto se vio que era un jugador más aprovechable en la posición de central, dada su contundencia, su calidad a la hora de sacar el balón jugado, su altura (1,86) y sobre todo su seguridad y su capacidad de liderazgo, algo fundamental en cualquier equipo.

Pronto se convirtió en un fijo en la zaga romana, sin embargo, el club de la capital italiana no pudo darle todos los títulos que Chivu ansiaba: ganó una Copa de Italia, precisamente este año, tras derrotar en la final al Inter de Milán. Las lesiones hicieron que tan sólo jugara 86 partidos (6 goles).

En cuanto a su selección, el central rumano es el auténtico líder de Rumania.

Debutó en Agosto de 1999 ante Chipre con tan sólo 18 años y desde entonces ha sido un fijo para todos los seleccionadores. Ha jugado 50 partidos y ha marcado tres goles, aunque tan sólo ha disputado una Eurocopa, la de 2000.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×