Schüster elevó el ritmo del entrenamiento

Bernd Schüster, técnico alemán del Real Madrid, subió el ritmo de intensidad de trabajo a sus jugadores, tras concederles ayer un día de asueto, y les hizo trabajar cuatro horas y quince minutos...
 Bernd Schüster, técnico alemán del Real Madrid, subió el ritmo de intensidad de trabajo a sus jugadores, tras concederles ayer un día de asueto, y les hizo trabajar cuatro horas y quince minutos en un día en el que marcó como principal objetivo la búsqued

MEDIOTIEMPO | Agencias29 de Julio de 2007

  • Dudek y Cicinho, lesionados

Bernd Schüster, técnico alemán del Real Madrid, subió el ritmo de intensidad de trabajo a sus jugadores, tras concederles ayer un día de asueto, y les hizo trabajar cuatro horas y quince minutos en un día en el que marcó como principal objetivo la búsqueda del camino al gol.

El penúltimo día en Irdning, antes de viajar a Hanover, dejó una intensa paliza en una exigente doble sesión de entrenamiento y a Jerzey Dudek y Cicinho como principales protagonistas.

El portero polaco es una nueva víctima del trabajo de pretemporada. Una pequeña lesión, sobrecarga muscular en el recto interno del muslo izquierdo, le ha obligado a poner el freno hoy.

Su parón coincide con el regreso de Iker Casillas, que ha culminado su reintegro progresivo al grupo, superada su lesión muscular y mejorada su condición física.

Y Cicinho volvió al lateral derecho. Ha sido la única polémica de la semana de pretemporada madridista y ni siquiera saltó la llama que crease un incendio. Schüster se encargó de apagarlo, tranquilizando primero al brasileño en una conversación privada y devolviéndole la sonrisa hoy.

La amenaza de Cicinho de bajarse del barco antes del inicio del camino si sigue jugando en el lateral izquierdo, ha tenido la respuesta inmediata del técnico alemán. En los dos entrenamientos del día le situó en el lateral derecho y desplazó por primera vez a Sergio Ramos al centro de la defensa, tónica habitual en la pasada campaña.

Eran Emerson y Míchel Salgado los jugadores que partían de Madrid con un futuro incierto, pero su ejemplar comportamiento se ha ganado el respeto total de Schüster. La única incidencia surge por otro lado, pero el grupo ha arropado a Cicinho que ha escondido en Irdning su habitual simpatía, sin su compañero de bromas, su compatriota Robinho.

Schüster retomó la línea del trabajo duro, siempre con presencia del balón, después de conceder a sus jugadores el día de ayer tranquilo, posterior al estreno con victoria ante el Stoke Ciy. En las más de cuatro horas de trabajo el gol comenzó a convertirse en obsesión.

El entrenamiento matinal entremezcló el trabajo físico del gimnasio, con los partidos de entrenamiento y los ejercicios con balón siempre tuvieron la premisa de Schüster de finalizar en gol. Con Ruud Van Nistelrooy finalizando su trabajo específico de recuperación, Raúl, Saviola y Soldado afinan puntería.

La pubalgia que arrastra Soldado le está impidiendo rendir al máximo. Tras un remate potente en la mañana, volvió a mostrar gestos de dolor. Unidos al golpe que recibió en el tobillo provocó que se ausentase de la sesión vespertina y se pusiese en manos de los fisioterapeutas junto a Dudek en el hotel.

Mañana, los madridistas afrontarán la última jornada doble de trabajo antes de viajar a primera hora del martes a Hannover y cerrar su gira europea en Moscú. El duro trabajo y la rutina comienza a adueñarse de la concentración madridista.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×