Döner Kebap, la ilusión de los tacos de pastor en Riazor

En el aspecto gastronómico, Galicia es un lugar que tiene un 10. Una de las máximas que se les dice a los que visitan por primera vez La Coruña es, "si te gustan los mariscos, ésta será tu ciudad".
En el aspecto gastronómico, Galicia es un lugar que tiene un 10. Una de las máximas que se les dice a los que visitan por primera vez La Coruña es, "si te gustan los mariscos, ésta será tu ciudad".
 En el aspecto gastronómico, Galicia es un lugar que tiene un 10. Una de las máximas que se les dice a los que visitan por primera vez La Coruña es, "si te gustan los mariscos, ésta será tu ciudad".

Juan Téllez | MEDIOTIEMPO (Enviado)La Coruña, España. Sábado 25 de Agosto de 2007

  • La Coruña, el paraíso de los mariscos

En el aspecto gastronómico, Galicia es un lugar que tiene un 10. Una de las máximas que se les dice a los que visitan por primera vez La Coruña es, "si te gustan los mariscos, ésta será tu ciudad".

Pero para los mexicanos, que en su alimentación diaria es imprescindible el picante, degustar alimentos marinos sin chile, no lo satisface.

En el centro de esta ciudad hay tres calles en las que se encuentran los restaurantes con más sazón. En la San Agustín, La Florida y Franja se puede ver a una pareja de estadounidenses peleándose contra un langostino que se sale del plato; en otra mesa un japonés con la cámara contra el pecho, como escapulario, duda entre el chorizo al vino o unos pulpos con gambas; mientras que a su lado un senegalés vende sombreros y cinturones a cinco euros. En medio de este ambiente que huele a sal y buen vino. La vista es engañada y el recuerdo traiciona.

El letrero luminoso es claro, "Especialidad en comida turca". Al entrar a Döner Kebap, uno puede imaginarse que está en cualquier esquina de México. Pues en un tronco giratorio se prepara cordero y pollo, muy al estilo de los tacos al pastor; el parecido asusta, pero reconforta saber que tienen chile en polvo para que el paladar no extrañe a los de pastor.

Los Döner cuestan seis euros, los sirven en un pan muy parecido al bolillo que va relleno de esta carne; se acompañan con un aderezo de crema de yogurt.

Estos bocadillos son buenos, pero no consuelan el recuerdo que traiciona y quiere pedir tres de cabeza y dos de trompa con todo.

[mt][foto: J.Téllez/MEDIOTIEMPO]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×