Una inevitable sensación de 'déjà-vu'

El concepto que llevó al Barça a lo más alto en la Liga y en Europa está agotado y a pesar de que desde la Junta Directiva se aseguró a finales de la pasada campaña que habían tomado nota después...
 El concepto que llevó al Barça a lo más alto en la Liga y en Europa está agotado y a pesar de que desde la Junta Directiva se aseguró a finales de la pasada campaña que habían tomado nota después de haber caído en "la autocomplacencia", el equipo azulgran

MEDIOTIEMPO | Agencias17 de Marzo de 2008

  • El "problema" del Barça es el resultadismo

El concepto que llevó al Barça a lo más alto en la Liga y en Europa está agotado y a pesar de que desde la Junta Directiva se aseguró a finales de la pasada campaña que habían tomado nota después de haber caído en "la autocomplacencia", el equipo azulgrana sigue sin dar síntomas de recuperación, en una inevitable sensación de "déjà-vu".

El "problema" del Barça es el mal endémico del futbol: el resultadismo. El mismo problema que impidió a la Junta Directiva de Joan Laporta tomar decisiones después de acabar en blanco la temporada pasada.

Si los azulgrana hubieran ganado algún título el año pasado, todo habría estado bien, pero el Barça no ganó nada, a pesar de haber mantenido sus opciones ligueras intactas hasta el final, y el temor en el entorno culé es que esta temporada puede volver a repetirse.

Llegar a marzo con tres balas en la recámara (Liga, Copa y Champions) es todo un lujo, aunque el Barça no haya despejado las dudas sobre su fiabilidad. El panorama empezará a aclararse esta misma semana, con el enfrentamiento ante el Valencia en Mestalla, que empezará a marcar el futuro: la clasificación para la Final de Copa o el primer cartucho malgastado sin haber alcanzado ninguna presa.

En la Liga, la situación del Barça ni mejora ni empeora, a pesar de haber ganado sólo un punto en los últimos tres partidos. Su suerte es que el Madrid está, incluso, más errático y los de Rijkaard han sido capaces, con estos números, de recortarle un punto a los capitalinos en los últimos cinco partidos, aunque la distancia aún es considerable (7 puntos).

Existe una sensación de un "déjà-vu", de historia repetida un año después. Antes del partido ante el Almería, el Presidente Joan Laporta había dicho que su equipo tenía que ganar y que "no valen excusas"; después del 2-2 ante los andaluces, el Secretario Técnico, "Txiki" Begiristain, admitió que al equipo "le falta un líder".

La realidad es que si el Barça hubiera ganado los últimos tres partidos, ahora sería líder, pero el equipo de Rijkaard se lame sus heridas. Se acumulan los problemas en la enfermería (sólo Valdés, Iniesta y Xavi no se han lesionado desde el inicio de la temporada) y Rijkaard no encuentra respuestas.

Cuando el equipo recupera gol, como ante el Almería, comete errores en defensa, encaja dos goles a balón parado y Rijkaard anda descolocado y sin respuestas. "El marcaje en la estrategia es cosa de cada jugador", asegura el holandés.

Además si el equipo no gana se habla de otras cosas, por ejemplo, de Ronaldinho. El brasileño quedó fuera de la convocatoria ante el Almería por problemas físicos, según la versión oficial del club. El rotativo "El Periódico" aseguró que el comportamiento del jugador no había sido lo profesional que se le exige y que no había llegado en óptimas condiciones de trabajo a un entrenamiento.

Días después de que se confirmara la lesión de Leo Messi, de la confesión de Thierry Henry de que su rendimiento está lastrado por problemas personales, de saberse que Touré Yayá tendrá que reservarse después de descubrirse que padece una hernia discal, el barcelonismo vive desencantado la cuenta atrás.

Y claro, también queda la Champions y el favorable sorteo ante el Schalke 04. Una doble eliminatoria en Cuartos de Final que se decidirá antes de la segunda semana de abril, una nueva posibilidad de dar un paso al frente.

En una semana, en dos o en el próximo mes, el Barça tendrá la respuesta a sus cuitas, sabrá si ha hecho los deberes, aunque realice un balance basado exclusivamente en el resultadismo, no en una exhaustiva planificación. La sensación de "déjà-vu" envuelve al Camp Nou.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×