Veinte años del aterrizaje de Cruyff en el banquillo culé

-Sigue la Liga española por Medio Tiempo
 -Sigue la Liga española por Medio Tiempo

MEDIOTIEMPO | Agencias2 de Mayo de 2008

  • Con la llegada de Cruyff se produjo una revolución futbolística

-Sigue la Liga española por Medio Tiempo

El próximo domingo se cumplirá una efeméride muy especial en Can Barça, ya que es el veinte aniversario del fichaje de Johan Cruyff como entrenador del conjunto catalán, un hecho que supuso uno de los cambios de ritmo más espectaculares que ha vivido el club barcelonista en su reciente historia.

Con la llegada de Cruyff se produjo una revolución futbolística y social que modificó casi por completo las estructuras de la entidad, justo en un momento de grave crisis en el Barcelona, que se arrastraba por la decepción que vivió el club dos años atrás con la pérdida de la Final de la Copa de Europa contra el Steaua de Bucarest en Sevilla.

Aquel 4 de mayo de 1988 el Presidente del FC Barcelona, Josep Lluís Núñez, presentó en sociedad a quien debía acometer una revolución y devolver la ilusión a una masa social que tenía el ánimo decaído, después de que, entre otros episodios, días atrás había presenciado cómo la plantilla barcelonista solicitaba públicamente la dimisión del Presidente, en el conocido "Motín del Hesperia", por ser éste el hotel de concentración del conjunto catalán.

Si existían dudas acerca de la contratación de Cruyff en aquel momento, debido al elevado grado de atribuciones que deseaba el técnico -motivo de pulsos en los siguientes años en el banquillo-, y también a las deudas que había contraído el holandés con bancos españoles, a Núñez no le tembló el pulso para abrirle las puertas de par en par y emplazarle a que fuese el responsable de "limpiar" el vestuario.

Johan Cruyff era la apuesta del grupo opositor que tenía Núñez desde finales de 1986, denominado "Grup d';Opinió". De hecho, uno de sus amigos íntimos, Armand Carabén, era miembro de esta corriente opositora. Al final, Cruyff aceptó el reto Núñez, después de que éste no pudiese contratar a Javier Clemente, quien sufrió un gran rechazo dentro de la junta barcelonista, especialmente por parte de Nicolau Casaus.

Después de que el Madrid ganase la Liga por tercer año consecutivo, que el vestuario pidiese la dimisión de Núñez en el día previo al Clásico en el Camp Nou (Barça-Madrid), en el que el equipo catalán hizo el pasillo de Campeón, después del cual recibió la ira del público por el pulso contra el Presidente, y el día en el que el Espanyol había encarado la Final de la Copa UEFA con su triunfo en la ida (3-0) contra el Bayer Leverkusen, Núñez dijo basta y cambió el rumbo del club dando entrada por segunda vez a Cruyff.

Con esta contratación, Núñez también se posicionaba de la mano del ídolo del Barça en los años setenta con vistas a las elecciones de 1989, que venció frente a Sixte Cambra, en uno de los comicios más duros para el Presidente barcelonista, ya que su oponente contó con ayudas que le llegaron, incluso, de miembros de la Generalitat.

Johan Cruyff emprendió en el banquillo barcelonista un viaje repleto de éxitos menores en el arranque (Recopa y Copa del Rey, en los dos primeros años) y explosivo a partir de la tercera temporada, cuando el Barça sumó cuatro Ligas consecutivas y una Copa de Europa, el periodo más exitoso de los 108 años de historia del club catalán.

En medio de estos seis años, un ataque de corazón y numerosos enfrentamientos contra todos los estamentos del club, incluido el famoso ';entorno'; al que él bautizó para señalar, considerándose él el centro del club, a todos aquellos personajes o acciones que interferían en su labor como técnico.

Fue a partir de 1994, cuando el Barcelona sufrió otro tropiezo en la Copa de Europa, al perder la Final por 4-0, que la entidad catalana vivió una nueva crisis como la de 1988. En ésta, en cambio, las consecuencias fueron aún más devastadoras porque los remedios que se pusieron desde la Directiva para solucionar los problemas no satisficieron a la mayoría de los culés.

Un despido traumático de Cruyff en 1996 comportó un movimiento contra Núñez que aún hoy día el barcelonismo vive las secuelas de aquellos años de enfrenamientos entre partidarios del Presidente (nuñistas) y del ya ex técnico (cruyffistas).

Johan Cruyff, ya fuera del Barça, respaldó acciones de un emergente grupo de opositores, reunidos entorno al colectivo "L';Elefant Blau" ("El Elefante Azul"), que recogía el testigo del anterior colectivo opositor denominado "Grup d';Opinió".

Desde que Cruyff abandonó el banquillo, nunca ha dejado de hacerse sentir, bien respaldando a los opositores durante el voto de censura de 1998, como colaborando en medios de comunicación ("SER", "Marca", "La Vanguardia" y actualmente en "El Periódico").

En las elecciones a la Presidencia del Barça en el 2000, Cruyff apostó por Lluís Bassat, quien perdió en los comicios contra Joan Gaspart, mientras que en la cita a las urnas del 2003, el ex jugador y técnico jugó en la sombra a favor de Joan Laporta, Abogado y amigo del holandés, con quien ha caminado a la par desde aquella victoria, pero en un papel secundario y sin entrar en la Junta Directiva.

-Sigue la Liga española por Medio Tiempo

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×