Pellegrini ante la tarea más ingrata

Manuel Pellegrini vive sus primeros días como técnico del Real Madrid entre las palizas físicas que da a sus jugadores.
 Manuel Pellegrini vive sus primeros días como técnico del Real Madrid entre las palizas físicas que da a sus jugadores.  (Foto: Reuters)
(Reuters) -
  • Aún habrán bajas y altas en el cuadro merengue

Manuel Pellegrini vive sus primeros días como técnico del Real Madrid entre las palizas físicas que da a sus jugadores, el traslado de sus ideales tácticos y la labor más ingrata, la de descartar y convencer para su marcha a jugadores que desean formar parte del nuevo proyecto. "Es un trabajo ingrato pero los que hemos sido futbolistas sabemos que vivimos con ello", dijo antes de abandonar la capital de España con nada más y nada menos que 30 futbolistas de los que debe convencer a un buen número de enfilar el camino de salida. Faltan por llegar tres fichajes y cuatro internacionales que apuran sus vacaciones -Iker Casillas, Sergio Ramos, Raúl Albiol y Kaká-. Y lo más importante. Hace falta ingresar dinero para seguir fichando. La contratación del francés Frank Ribery y el centrocampista español Xabi Alonso, exigen la venta de alguna de las estrellas blancas. El primero en salir será el holandés Klaas Jan Huntelaar, el único que se quedó en la capital de España para elegir su destino a cambio de veinte millones de euros para el club. El 'cazador' debe buscar nuevo equipo para mostrar su pegada. El futbol alemán, el Stuttgart, y el inglés, el Tottenham, son los más aventajados. Hasta doce futbolistas, sin contar a Wesley Sneijder que es el primero en salvarse de la quema, tienen su futuro en el aire. La lista la forman Michel Salgado, los argentinos Ezequiel Garay y Gabriel Heinze, el alemán Christoph Metzelder, el malí Mahamadou Diarra, Javi García, Dani Parejo, los holandeses Rafael van der Vaart, Arjen Robben, Royston Drenthe y Ruud van Nistelrooy y Álvaro Negredo. Muchos acabarán ganándose la confianza del nuevo entrenador, pero de momento las órdenes del club pasan por buscar salida a esos nombres. Operaciones con Diarra, Van der Vaart, Robben y Negredo son las que más dinero dejarían. Pellegrini es fiel a sí mismo, de momento. Nunca en su carrera como técnico, en la que el mayor enfrentamiento con un jugador llegó con el argentino Román Riquelme, apartó en pretemporada a los que menos opciones tienen de seguir, pero su trabajo inicial es incómodo ante la seriedad de los que ven peligrar su futuro. Son tantos que provocan otra de las órdenes del club, esta jugando en contra de la imagen que debe dar el Real Madrid al mundo. Cada vez más encerrado en su propia burbuja de Valdebebas, donde pasó cuatro días sin que periodistas y jugadores pudiesen encontrarse, ni la presencia de ningún jugador en sala de prensa, el nuevo giro en Irlanda es eliminar (provisionalmente justifican) las entrevistas personalizadas. Se agarran a la inestabilidad de un proyecto que arranca con la problemática de numerosos jugadores en una complicada situación. Los transferibles no pueden hablar, pero sí trabajar a las órdenes de Pellegrini que ha decidido no perder el tiempo. Las tres sesiones diarias son aprovechadas al minuto por el técnico chileno. Palizas físicas entre las primeras ideas del Real Madrid que tiene en su cabeza, al que debe dar forma asumiendo la parte de su trabajo más ingrata, la de aligerar una plantilla con exceso de equipaje.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×