Guardiola tratará su renovación con cláusula

El entrenador del Barcelona, Josep Guardiola, tratará su renovación de contrato en el que está dispuesto a aceptar que se incluya una cláusula que no comprometa a las futuras directivas.
 El entrenador del Barcelona, Josep Guardiola, tratará su renovación de contrato en el que está dispuesto a aceptar que se incluya una cláusula que no comprometa a las futuras directivas.
(Reuters) -
  • Barcelona tiene hasta el 31 de agosto para firmar a toda su plantilla

El entrenador del Barcelona, Josep Guardiola, tratará su renovación de contrato en el que está dispuesto a aceptar que se incluya una cláusula que no comprometa a las futuras directivas, si finalmente no desean contar con sus servicios a partir de la Temporada 2010-11. La renovación del entrenador del Barça continúa estancada por decisión del preparador, para evitar que la negociación interfiera en lo que él considera importante en estos momentos, como es que la plantilla azulgrana se cierre definitivamente. Contratos por mejorar como los de Carles Puyol, Rafa Márquez o Lionel Messi, o fichajes por concretar como son los de un defensa o posiblemente un centrocampista, pasarán por delante de la determinación del futuro del preparador barcelonista, a petición suya. La prudencia y nulo afán en acaparar el interés mediático llevará a Guardiola al punto de que está dispuesto a suscribir una cláusula en el nuevo contrato para que la próxima Directiva, que surgirá en las elecciones del 2010, no se vea en la obligación ni compromiso de contar con él a partir del siguiente año. Cuando el Barcelona ponga punto y final a la actual plantilla, cuyo plazo máximo será el 31 de agosto, el club volverá a reclamar a Guardiola y a su Representante para que se sienten en la mesa de negociación para cerrar un acuerdo de ampliación, hecho que también afectará a su segundo, Tito Vilanova. De hecho, la Directiva barcelonista deberá resolver también unos premios prometidos al margen del contrato, que en su día el consejo barcelonista prometió al equipo técnico por el Triplete que el Barcelona obtuvo la pasada temporada. Este celo en la discreción no es nuevo en el carácter de Pep Guardiola, pues existen episodios cuando fue jugador que, incluso, se le giraron en contra, como cuando pudo haber negociado un contrato en su último año como barcelonista a partir del 1 de enero y, para evitar especulaciones y molestar al Barcelona, prefirió guardar silencio. Posteriormente, una mala concreción en la palabra dada, impidió a Guardiola jugar en el Juventus y finalmente debutó en el Calcio con el Brescia, entidad en la que cumplió dos etapas, con un paso discreto por el Roma entre las dos. Josep Guardiola cumplirá esta temporada su segundo año al frente del primer equipo del Barça, con un botín entre las manos que le ha convertido en un entrenador de éxito. A su triplete de la temporada anterior, tras la obtención de la Liga, Copa del Rey y Champions League, en su historial como entrenador también cuenta, en su primer año en el banquillo con una campeonato de Tercera División con el Barça Atlétic y un ascenso a la Segunda División B.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×