Barcelona mandó vigilancia para cuatro directivos

El Director General corporativo del Barcelona, Joan Oliver i Fontanet, ha reconocido que en marzo pasado puso en marcha una "auditoría de seguridad" para "proteger" a cuatro vicepresidentes del club.
El Director General corporativo del Barcelona, Joan Oliver i Fontanet, ha reconocido que en marzo pasado puso en marcha una "auditoría de seguridad" para "proteger" a cuatro vicepresidentes del club.
 El Director General corporativo del Barcelona, Joan Oliver i Fontanet, ha reconocido que en marzo pasado puso en marcha una "auditoría de seguridad" para "proteger" a cuatro vicepresidentes del club.
(Reuters) -
  • Parecía que un directivo era seguido

El Director General corporativo del Barcelona, Joan Oliver i Fontanet, ha reconocido que en marzo pasado puso en marcha una "auditoría de seguridad" para "proteger" a cuatro vicepresidentes del club, después de que uno de ellos, Joan Franquesa, tuviera indicios de que estaba siendo seguido. Oliver ha comparecido ante los medios de comunicación en el Camp Nou después de que 'El Periódico de Catalunya' publicase hoy que cuatro de los cinco vicepresidentes del club (Joan Boix, Joan Franquesa, Rafael Yuste y Jaume Ferrer) habían sido espiados por la propia entidad. El máximo Ejecutivo Económico del Barcelona subrayó que el club catalán en ningún caso "espió" a los vicepresidentes, sino que se trató de una "auditoría de seguridad" que él entiende que es de uso habitual, aunque declinó aclarar si este procedimiento se ha realizado en anteriores ocasiones. El coste de es auditoría de seguridad fue de 56 mil euros, "un 1% del presupuesto de seguridad del club, que se cifra en 4 millones de euros", aclaró Oliver, quien explicó: "Con esta auditoría se verifican las informaciones que hay en los registros y en los lugares públicos sobre esta persona y se pregunta en determinados ambientes si hay informaciones relevantes sobre ella. No se hace un seguimiento a la persona ni se intervienen teléfonos ni correo". La cuestión arrancó en marzo cuando el vicepresidente Joan Franquesa, encargado del patrimonio del club, alertó a la entidad de que tenía indicios de que estaba siendo investigado y seguido. A continuación, el Director General, que aseguró hoy que el Presidente Joan Laporta "nunca" estuvo detrás de este asunto, contrató los servicios de la empresa de seguridad Método 3 para confirmar estas sospechas y extendió la vigilancia a tres vicepresidentes más. Esta situación ocurrió en el mes en el que el Vicepresidente Joan Godall rehusó postularse como delfín de Joan Laporta para las elecciones para la Presidencia del Barcelona previstas para la primavera del 2010. Según Oliver, los cuatro vicepresidente a los que se les sometió a un auditoría de seguridad "cobraron una relevancia pública" tras la renuncia de Rodall, ya que los cuatros podían ser candidatos para ser el presidente continuista a partir del 2010. Oliver, durante la larga comparecencia ante los medios en el Camp Nou, evitó en todo momento utilizar el concepto "espionaje" e insistió en "auditoría de seguridad". "Dados los antecedentes del club con amenazas contra el Presidente, robo de ordenadores, de bases de datos, y porque la seguridad es una cuestión primordial, nos pareció que con la petición del Vicepresidente tenía sentido extender la auditoría a los otros tres vicepresidentes", explicó, aunque destacó que estos tres (Boix, Ferrer y Yuste) desconocían que se había puesto en marcha este mecanismo, no así Franquesa. "Se encargó una auditoría de seguridad a la empresa Método 3, con la cual trabajamos de forma habitual. Esto se hace con discreción para no perder eficacia. A primeros de abril, existe esta auditoría de seguridad y el resultado se comparte con los cuatro vicepresidentes en quienes finalmente queda en sus manos el resultado de la misma", añadió Oliver. El Director General corporativo, que ha asegurado que el club le sigue manteniendo la confianza y que por lo tanto no ha pensado en dimitir, ha subrayado que no puede desvelar si los indicios iniciales sobre el supuesto espionaje a Franquesa son ciertos y, en el caso de que así fuese, quién estaba detrás de este acto. "Esta auditoría de seguridad se ha hecho dentro del más escrupuloso respecto a la ley. Es una situación estándar y no viola ninguno de los preceptos", aseguró Oliver, que insistió que Laporta tuvo conocimiento de la auditoría justo cuando el resto de vicepresidentes tuvo el informe en sus manos. A la pregunta de por qué Laporta no fue informado en tiempo real, Oliver señaló: "En este club se toman mil determinaciones y se informa cuando es relevante. Así funcionamos". Oliver ha aclarado que cuando se inició este procedimiento Xavier Sala i Martín, uno de los preferidos de Laporta para ser candidato en 2010, aún no era directivo, además de garantizar que el club "nunca ha iniciado investigaciones a personas", por lo que descartó que el Barcelona haya realizado ningún seguimiento a Sandro Rosell, ex Vicepresidente y presumible precandidato.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×