Guardiola y Pellegrini, duelo de estilos

La puesta en escena de un nuevo Clásico, del primer duelo grande del curso, advierte la pugna, también, de dos estilos, de dos formas de contemplar el juego, el espíritu y la estrategia,...
La puesta en escena de un nuevo Clásico, del primer duelo grande del curso, advierte la pugna, también, de dos estilos, de dos formas de contemplar el juego, el espíritu y la estrategia, implantada por técnicos engrandecidos por su reputación.
 La puesta en escena de un nuevo Clásico, del primer duelo grande del curso, advierte la pugna, también, de dos estilos, de dos formas de contemplar el juego, el espíritu y la estrategia, implantada por técnicos engrandecidos por su reputación.
Madrid, España (Reuters) -
  • Guardiola ha trasladado a la pizarra el talento que evidenció como jugador

La puesta en escena de un nuevo Clásico, del primer duelo grande del curso, advierte la pugna, también, de dos estilos, de dos formas de contemplar el juego, el espíritu y la estrategia, implantada por técnicos engrandecidos por su reputación: Josep Guardiola y el chileno Manuel Pellegrini.

En apenas un año ha dado la sensación de que el preparador de Santpedor ha dotado de aires nuevos al futbol. Respaldado por un currículo de excepción iluminado en un sólo curso, cortó de raíz las penurias que acumulaba la entidad azulgrana, a rebufo del Real Madrid, y asumió la responsabilidad de licenciar a parte de las 'vacas sagradas' que prolongaban sin fruto su trayectoria en el Barcelona.

Alumno aventajado del holandés Johan Cruyff en la etapa del “Dream Team”, no le tembló el pulso para dotar a la plantilla de un nuevo aspecto. Sin el resplandor de estrellas como Ronaldinho o Deco. También amenazó la presencia del camerunés Samuel Eto'o, quien terminó por desfilar al inicio de la presente Temporada.

Guardiola ha trasladado a la pizarra el talento que evidenció como jugador. Símbolo y referencia futbolística del Barcelona sobre el campo, el actual preparador destacó por su excepcional visión de juego y por la precisión en el golpeo del balón. Dotes que acopló a su carisma y marcada personalidad que le convirtieron en el líder y el director de su equipo en el terreno de juego, una proyección en el campo de su entrenador.

Nada más llegar a la primera plantilla azulgrana disipó las sospechas que generó su falta de experiencia con una firme fe en sus ideas. Desde su puesta de largo como entrenador el Barcelona ha acaparado la brillantez en el juego. Nadie es capaz de hacer sombra a su equipo, sostenido por un notable manejo del balón, la permanente rapidez en su movimiento y el compromiso de una plantilla identificada con los principios de su técnico.

Los jugadores presionan los 90 minutos. Desde el primer minuto al 90. Una maquinaria perfecta plagada de arte y talento. Que apenas deja pensar, respirar a sus rivales. Convencida de la conquista de cada empresa. De lograr un gol tras otro.

A la calidad de sus jugadores ha instaurado el esfuerzo. La lucha. Con resultados. En su primera Temporada ganó un triplete histórico: la Champions League, la Liga española y la Copa del Rey. A ellos se unió la Supercopa de Europa ante el Shakhtar Donetsk.

Así, el Real Madrid contempló al chileno Manuel Pellegrini como el antídoto al entrenador azulgrana. Como su Guardiola particular.

Apuesta firme de Jorge Valdano, el sudamericano fue el elegido en el nuevo proyecto de Florentino Pérez al mando de la nave blanca. Otro amante del futbol. Un hombre serio. Un estudioso. Metódico. Que llevó al Villarreal a lo más alto de su historia. Con su propio estilo. Con buen juego.

"Mi desafío es lograr la excelencia", dijo el chileno cuando fue presentado como responsable del Real Madrid. Sin la repercusión de su homónimo como futbolista llegó al futbol español en el 2004 para hacerse cargo del Villarreal hasta el pasado verano.

En un club de presupuesto limitado, logró firmar los mejores momentos de la historia del equipo castellonense. Llevó al cuadro a los Cuartos de Final de la Copa UEFA y a las Semifinales de la Champions League en el 2006. También fue Subcampeón de Liga por vez primera y clasificarlo de forma directa a una edición de la Champions League de la Temporada 2009. en donde llegó hasta Cuartos.

Durante ese trayecto, el Villarreal presumió de ser uno de los equipos que mejor futbol ejecutó. Vertical, comprometido en la presión. Sólido y compacto como bloque. Sin experiencia en grandes proyectos, fueron estos sus principios. Trazos que todavía no ha logrado definir en el Real Madrid, donde aún se le espera.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×