No hay venganzas ni espinas clavadas: Guardiola

Pese a que el último enfrentamiento en el Derbi Barcelonés se lo llevó el Espanyol (1-2), el técnico del Barcelona, Pep Guardiola, afronta el partido ante el rival ciudadano "sin ánimos de...
Pese a que el último enfrentamiento en el Derbi Barcelonés se lo llevó el Espanyol (1-2), el técnico del Barcelona, Pep Guardiola, afronta el partido ante el rival ciudadano "sin ánimos de venganza ni espinas clavadas".
 Pese a que el último enfrentamiento en el Derbi Barcelonés se lo llevó el Espanyol (1-2), el técnico del Barcelona, Pep Guardiola, afronta el partido ante el rival ciudadano "sin ánimos de venganza ni espinas clavadas".
(Reuters) -
  • Barcelona quiere alejarse en la cima

Pese a que el último enfrentamiento en el Derbi Barcelonés se lo llevó el Espanyol (1-2), el técnico del Barcelona, Pep Guardiola, afronta el partido ante el rival ciudadano "sin ánimos de venganza ni espinas clavadas", sino "con las mismas ganas de ganar de siempre". El preparador barcelonista subrayó que el último derbi ya es historia -"aquello se acabó, ellos ganaron con justicia, les felicitamos y punto"- y se prepara para "un partido terriblemente duro" ante un rival "que apretará y que buscará fricciones". Aunque el Espanyol acumula cuatro derrotas consecutivas, Guardiola aseguró que el conjunto blanquiazul presenta una "trayectoria impecable" desde que lo dirige Mauricio Pochetino. "No creo que haya tanta diferencia como indica la clasificación. Es un equipo muy intenso, poderoso en el juego aéreo y muy agresivo en las marcas. El año pasado hicieron un final excepcional y este año empezaron muy bien, salvo este último tramo", ha dicho. Por ello, Guardiola aseguró, incluso, que si fuese del Espanyol, "no estaría tan preocupado" como indica la tendencia de sus últimos partidos: "Están bien, lo que pasa es que vivimos tanto al día que parece que todo se tambalea cuando hay malos resultados". Con la consigna de "olvidar el partido del año pasado", Guardiola apeló nuevamente al apoyo de la afición al recordar que en las últimas cinco temporadas, el Barça sólo ha ganado una vez al Espanyol en el Camp Nou. "Eso demuestra que es un rival de entidad", aclaró, y que el Derbi "no ha perdido intensidad porque tiene mucha historia detrás". El técnico pronosticó un partido "no duro, pero sí de mucho contacto" y avisó de que aconsejará a sus jugadores "chocar poco, hacer pocas faltas y tener mucha circulación de pelota" para superar al Espanyol". También lamentó tener "muy poco tiempo de recuperación tras el partido de Kiev", ya que el Barcelona regresó de Ucrania de madrugada. El respeto entre jugadores y entrenadores de ambos equipos no ha llegado al palco, ya que las directivas de Barcelona y Espanyol no tienen trato y no celebrarán la comida de hermandad, aunque Guardiola restó trascendencia a las relaciones institucionales: "no pasa nada, cuando se encuentran se saludan y ya está. Y si no hay comida, es que no tendrán hambre", dijo. Cuestionado sobre el futbol del Real Madrid y las comparaciones con el Barcelona, Guardiola aseguró que el ideario futbolístico de Manuel Pellegrini "se acerca mucho" al del Barcelona y que el técnico chileno es una persona "muy correcta y educada, aunque no le conozco personalmente". A Guardiola también se le preguntó sobre su renovación, pero el técnico volvió a rechazar valorar su futuro. Se mostró abierto a hablar con el presidente, Joan Laporta, "cuando él quiera", pero no ofreció ningún detalle más al respecto de su continuidad. "No olvido que Laporta apostó por mí, para el filial y para el primer equipo", recordó. Después del derbi, el Barcelona viajará a Abu Dhabi para disputar el Mundial de clubes, en su tercer intento de lograr el único título que le falta, un torneo al que Guardiola concede "mucha importancia" después de dos fracasos "por pensar que todo estaba hecho".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×