Vamos a ser muy profundos y determinantes: Quique Sánchez Flores

Quique Sánchez Flores, entrenador del Atlético de Madrid, afirmó que va a ser "muy profundo y muy determinante" en la toma de decisiones, tras la derrota del pasado miércoles contra el Recreativo...
Quique Sánchez Flores, entrenador del Atlético de Madrid, afirmó que va a ser "muy profundo y muy determinante" en la toma de decisiones, tras la derrota del pasado miércoles contra el Recreativo (3-0).
 Quique Sánchez Flores, entrenador del Atlético de Madrid, afirmó que va a ser "muy profundo y muy determinante" en la toma de decisiones, tras la derrota del pasado miércoles contra el Recreativo (3-0).
Majadahonda, Madrid, España (Reuters) -
  • Ofreció su rueda de prensa más larga desde que llegó al banquillo del Atlético

Quique Sánchez Flores, entrenador del Atlético de Madrid, afirmó que va a ser "muy profundo y muy determinante" en la toma de decisiones, tras la derrota del pasado miércoles contra el Recreativo (3-0), con la que según explicó: "Defraudamos a mucha gente y hay que ser responsables".

"Hay una cosa en común que es importante: que jugadores y Cuerpo Técnico piensan lo mismo en ese sentido"

"Hay una cosa en común que es importante: que jugadores y Cuerpo Técnico piensan lo mismo en ese sentido", explicó el técnico sobre sus críticas declaraciones hacia la plantilla tras el 3-0 en Huelva, al tiempo que consideró que, "cuando uno le habla al grupo con cierta claridad y están de acuerdo, eso funciona".

"Luego las cosas se pueden decir o no, pero soy partidario de decirlas siempre. La postura del otro día era más pensando en los atléticos que realmente estaban decepcionados después del partido. Sé que era una situación indefendible y, como es así, yo estaba de acuerdo con los que están al otro lado, con los que están viendo el partido, esperando una alegría e ilusionarse", recordó.

"Defraudamos a mucha gente y tenemos que ser responsables", añadió Quique, que explicó que "en la profesión" no le gusta "vivir humillado, pero si hay que vivir durante tres días humillado porque las cosas se hacen mal, pues habrá que aceptar que la profesión es así y que lleva todo este repertorio".

"Cuando hablo de crítica, el primero en la critica soy yo y el primero en hacer autocrítica soy yo. Y el otro día también fue así", recalcó el técnico, que, desde su llegada al Atlético, lo que más le ha decepcionado son situaciones que no ha vivido antes, "en las que el control se te escapa y que esperas una cosa y sale otra".

"No estoy acostumbrado a llevarme estos disgustos. No tener todavía el control de la situación me es incómodo, pero son las cosas que hay que aceptar cuando uno viene a mitad de Temporada a levantar un proyecto que está caído. Hay que hacer un trabajo, un poco de ingeniería. No hay una solución perfecta, pero sí hay que buscar la mejor solución posible dentro de las limitaciones", dijo.

"Cuando hay proyectos así, uno tiene que aceptar absolutamente todo como si fuera suyo. Y, aunque vemos cosas que no admitimos y no se parecen en nada a equipos que estuvimos anteriormente, hay que asumirlo como si fuera propio. No soy partidario de pensar que las cosas se van a solucionar con tres charlas, sino con la suma de trabajos. Debemos darle seriedad a cada partido, a cada rival y a cada situación de la Temporada", agregó.

El técnico, que ofreció su rueda de prensa más larga desde que llegó al banquillo del Atlético, en torno a 17 minutos, apostó por pasar página de sus declaraciones del pasado miércoles: "Ya está hablado el asunto con los jugadores y hablado con las personas que se tiene que hablar. Ese partido ya está pasado".

"Eso ya quedó atrás. Ahora estamos en la fase del partido del Valladolid, que el Atlético de Madrid afronta por primera vez en la Temporada desde mitad de la Tabla, con lo cual tenemos que darle mucha importancia y saber que es un partido que nos puede preparar para mejores expectativas si lo tomamos con seriedad", valoró.

"Vamos en busca de ese rigor que nos haga un poco mejores. Y eso es, ahora mismo, lo único que me importa y me interesa. Eso y que seamos capaces de darles una alegría a los aficionados, que no merecían el disgusto del otro día", añadió el técnico, que el pasado miércoles habló de cirugía en el equipo tras el 3-0, pero que para mañana en Valladolid buscará "el mejor 11, aunque muchas revoluciones no puede haber, porque no hay demasiadas alternativas".

"Pero sí que va a ser un partido donde vamos a fijar mucho el análisis y vamos a tomar decisiones, porque creemos que estamos en un momento en que tenemos clarísimo lo que queremos. Lo tenemos claro desde hace tiempo. Y simplemente hay que llevarlo a cabo. Vamos a ser muy quisquillosos en el análisis y muy profundos y muy determinantes en las decisiones", advirtió.

"No lo puedo asegurar tampoco (que haya muchos cambios en el 11). Es cierto que este equipo cuando ha reaccionado le ha metido rigor. Y, cuando lo ha hecho, parece un equipo, que podrá jugar mejor o peor, pero que parece un equipo. Cada partido lo afronto con el optimismo y la perspectiva de que vamos a tener rigor", afirmó.

También fue preguntado por el bajo rendimiento del uruguayo Diego Forlán en los últimos partidos. "Todo jugador que tiene mucho talento y mucha capacidad y no la está poniendo en funcionamiento hay que ir al principio y distinguir hasta qué punto es incapacidad o todo lo contrario, es ansiedad, estrés emocional, no está acostumbrado a jugar en esas condiciones, que el equipo no juegue bien y no le lleguen balones... Son mil factores", repasó.

"Me parece muy atrevido por parte de nadie decir que el jugador no está porque no quiere estar. El Atlético de Madrid son grandes profesionales todos y hay que llegar a esa cirugía o esa ingeniería que les lleve a los jugadores a recuperar su valor", aseguró.

Quique, por último, alertó de la dificultad del choque de mañana contra el Valladolid, un equipo que tiene "dos jugadores arriba muy potentes", entre ellos Diego Costa, un futbolista "muy incómodo" para los rivales y que es una "buena referencia para ellos".

"Y por detrás tiene a Nauzet y Sesma, dos jugadores muy rápidos y muy buenos, en bandas y Alberto Bueno, con mucha calidad. Es un equipo que ha mejorado desde el inicio de Temporada. Al principio tenía problemas defensivos, se ha encajado mucho mejor y está haciendo las cosas de forma más equilibrada. Y en ataque, si les dejas, se asocia bien. Es un equipo dificilísimo", concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×