Cristiano Ronaldo, Sergio Agüero: la diferencia

La irrupción por vez primera del astro Cristiano Ronaldo en el Derbi Madrileño y la persistente pelea del argentino Sergio 'Kun' Agüero por derribar el maleficio que atosiga los duelos contra el...
La irrupción por vez primera del astro Cristiano Ronaldo en el Derbi Madrileño y la persistente pelea del argentino Sergio 'Kun' Agüero por derribar el maleficio que atosiga los duelos contra el Real Madrid alientan la puesta en escena.
 La irrupción por vez primera del astro Cristiano Ronaldo en el Derbi Madrileño y la persistente pelea del argentino Sergio 'Kun' Agüero por derribar el maleficio que atosiga los duelos contra el Real Madrid alientan la puesta en escena.  (Foto: Reuters)
Madrid, España (Reuters) -
  • Ambos llegan en situaciones dispersas

La irrupción por vez primera del astro Cristiano Ronaldo en el Derbi Madrileño y la persistente pelea del argentino Sergio 'Kun' Agüero por derribar el maleficio que atosiga los duelos contra el Real Madrid desde que forma parte de la plantilla del Atlético, alientan la puesta en escena del nuevo enfrentamiento entre los dos principales equipos madrileño. Cristiano Ronaldo y Agüero forman parte del firmamento futbolístico universal. De la limitada relación de 'elegidos'. Los hombres llamados a marcar la diferencia. Los destinados a acudir al rescate de los colores que defienden. El luso y el argentino acuden a la cita del domingo como acaparadores de las expectativas de sus seguidores. Pero en situaciones dispares y alicientes distintos. Una inoportuna lesión de tobillo mantuvo al margen de la cita de la primera vuelta al atacante portugués, el único reclamo actual llamado a cuestionar la hegemonía futbolística que ha acaparado con determinación el argentino Leo Messi. El luso pretende evitar el fin de la discusión por el cetro mundial. Prolongar el debate entre él y el azulgrana. Y el Derbi es uno de los escaparates propicios. Igual que el Clásico con el Barcelona, dentro de dos semanas. El futbolista de Madeira está, a sus veinticinco años, nutrido de una notable experiencia. Ha acudido a Mundiales, como el de Alemania 2006, donde Portugal fue cuarto; a disputar una Final de la Eurocopa, que perdió como anfitrión ante Grecia, a partidos de enjundia en sus seis años en el Manchester United, que entre otros muchos méritos le convirtieron en partícipe de una Champions League; en derbis locales con el Sporting Lisboa, club con el que debutó como profesional. Sin embargo, Cristiano Ronaldo se presenta como debutante en duelo madrileño. En uno de esos partidos proyectados al resto del universo. El luso afronta el choque con la misma hambre que ha advertido desde su llegada al Real Madrid. Ávido de títulos. Apresurado por recuperar la preponderancia que el fútbol internacional le consideró hace dos temporadas. Hambriento de goles. Acelerado en plena persecución por la condición que ahora tiene en su equipo el argentino Gonzalo Higuaín y Messi en la Liga. Con tiempo perdido debido a la lesión que le mantuvo al margen de unos cuantos partidos de la temporada. Entre ellos el Derbi que no piensa perderse el domingo. Para sostener al cuadro blanco en la carrera por el título de Liga, añadir otro logro a su palmarés y prolongar la racha exitosa que luce el Real Madrid en los partidos con su vecino. Eventos en los que el 'Kun' Agüero, sin embargo, es un veterano. Forma parte el argentino de veintiún años en el maleficio que persigue a su equipo desde que recuperó su presencia en la Primera División. Nunca ha ganado al Real Madrid en los últimos años. Se impuso el cuadro rojiblanco en el Bernabeu en el curso 1999/2000, hace justo diez años. En la temporada del descenso. La llegada del 'Kun' tampoco cambió el signo de esta historia. Desde su llegada al futbol español, Agüero, sin embargo, sólo ha perdido una de las tres citas previas en las que ha ido a Chamartín. Hace dos temporadas. Cuando el Atlético Madrid perdió por 2-1. Las otras dos terminó con empate a un tanto. Peor le ha ido como local, donde perdió tres de los cuatro compromisos. Agüero, que ha asimilado con premura el ADN rojiblanco y en ocasiones ha hecho evidente su rechazo al madridismo, es la gran esperanza atlética. Tal vez por eso suele responder, de largo, en estos compromisos, en los que se crece. En los que no vuelve la cara a la pelea. A la búsqueda del triunfo. El atacante argentino, que pretende seguir la estela de su compañero en la selección Leo Messi, supuso un revulsivo evidente en el choque de ida. Se quedó en el banquillo de inicio. Condicionado por unas molestias musculares. Pero apareció tras el descanso, cuando el partido parecía perdido. Y lideró la reacción del equipo de Quique Sánchez Flores, que estuvo a punto de evitar el triunfo del Real Madrid. No vuelve la cara a la cita el Kun. Un habitual en este compromiso. El del domingo es el octavo clásico del argentino. Acudirá al rescate rojiblanco. Para acabar con el maleficio, saldar esa cuenta pendiente y marcar las diferencias.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×