Levantar la Copa del Mundo, un sentimiento nunca igualado: Iker Casillas

Han pasado casi seis meses de que la Selección de España tocó el cielo con las manos y el sentimiento no deja de ser el mismo que aquella tarde del domingo 11 de julio del 2010 en Johannesburgo.
Han pasado casi seis meses de que la Selección de España tocó el cielo con las manos y el sentimiento no deja de ser el mismo que aquella tarde del domingo 11 de julio del 2010 en Johannesburgo.
 Han pasado casi seis meses de que la Selección de España tocó el cielo con las manos y el sentimiento no deja de ser el mismo que aquella tarde del domingo 11 de julio del 2010 en Johannesburgo.
Ciudad de México -
  • El Capitán de España señaló que ganar el Mundial no ha cambiado su vida
  • Indicó que el Real Madrid necesita tiempo para mostrar todo su potencial
  • Casillas destacó que el partido ante Suiza en Sudáfrica 2010 los hizo recapacitar

Han pasado casi seis meses de que la Selección de España tocó el cielo con las manos y el sentimiento no deja de ser el mismo que aquella tarde del domingo 11 de julio del 2010 en Johannesburgo. Sin embargo, la memoria de uno de los artífices de aquella hazaña parece no estar tan clara, quizás alterada por la emoción del momento, quizás añejada como un verdadero momento histórico para el deporte ibérico.

Iker Casillas, Capitán de la "Furia Roja" en Sudáfrica 2010, acepta que el recuerdo de aquella noche no es tan claro como pudiera parecer a sólo algunos meses de haber sucedido. De igual forma reconoce que levantar el trofeo FIFA es una experiencia y sobre todo un sentimiento que nunca podrá ser repetido, aunque no es algo que le haya cambiado la vida o su forma de ser fuera de las canchas.

"La vida sigue siendo igual para mí. Me gusta llevar una vida normal, salir con mis amigos y familia y disfrutar jugando al futbol"

"Mirando hacia atrás ahora lo veo un poco borroso. Aunque sólo han pasado unos meses desde el torneo, parece como si hubiera pasado hace 2 ó 3 años. Jugar y ganar la primera Copa del Mundo en África fue la experiencia más increíble y levantar el trofeo, como Capitán de mi país, es un sentimiento que nunca podrá ser igualado".

"La vida sigue siendo igual para mí. Me gusta llevar una vida normal, salir con mis amigos y familia y disfrutar jugando al futbol. Siempre es bueno cuando me encuentro con gente y me felicitan por la Copa del Mundo y los fans españoles de Madrid y en los partidos han sido brillante, pero al final del día fue todo el equipo el que ganó la Copa del Mundo, no sólo yo", aseguró.

El arquero del Real Madrid también hizo un repaso de lo que fue el andar español por tierras africanas, haciendo énfasis en el primer partido del Mundial, encuentro en el que partían como claros favoritos ante Suiza, aunque el destino parecía indicarles el mismo camino de decepción y frustración que había vivido España a lo largo de su historia futbolística.

"Jugamos bien. El comienzo fue duro y Suiza realmente nos hizo pensar y darnos cuenta de que necesitábamos jugar muy bien para seguir adelante, pero una vez que obtuvimos nuestra primera victoria contra Honduras las cosas empezaron a calmarse. Fue un torneo con un gran esfuerzo físico, aunque siempre nos mantuvimos firmes en nuestros principios y con los jugadores que teníamos fuimos capaces de llegar a ser los mejores", comentó.

Con respecto al futuro, Casillas ve un panorama alentador con respecto a la Selección de España y al Real Madrid, pues con la "Furia Roja" el objetivo principal es conseguir el pase a la Eurocopa del 2012; mientras que con el conjunto merengue la intención es alzarse con la Liga e intentar llegar a la cumbre del futbol europeo ganando la Champions League bajo el mando de Jose Mourinho.

"Estamos en un grupo difícil (en la clasificación para la Eurocopa 2012), pero hemos tenido tres buenos resultados contra Liechtenstein, Lituania y Escocia y estamos en un buen lugar con un largo descanso ahora hasta el partido contra la República Checa en marzo del 2011".

"Con el Real Madrid ha sido como un nuevo comienzo para todos, con la entrada del Sr. Mourinho y los nuevos jugadores que se han unido al equipo. Por supuesto con un nuevo entrenador y jugadores nuevos se necesita tiempo para que todo encaje pero estoy seguro de que tenemos todo lo que necesitamos para tener una buena temporada", apuntó.

Predecir o augurar un resultado para el equipo de sus amores no es tarea fácil para Iker Casillas, quien prefiere mantener la mesura y permanecer cauto al señalar como podría culminar el año futbolístico para el Real Madrid en el 2011.

"Es difícil de decir. Por supuesto estoy seguro de que lo daremos todo pero es una temporada larga, difícil y puede pasar cualquier cosa. Tenemos un entrenador maravilloso y un gran equipo de jugadores, y daremos lo mejor de nosotros mismos en cada partido para asegurarnos de ganar la Liga", concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×