No soy un santo, pero tampoco soy racista: Cesc Fábregas

El centrocampista del Barcelona insistió hoy en que no profirió ningún insulto racista al sevillista Frederic Kanouté en el pleito que acabó con la agresión del delantero maliense y su consecuente...
 El centrocampista del Barcelona insistió hoy en que no profirió ningún insulto racista al sevillista Frederic Kanouté en el pleito que acabó con la agresión del delantero maliense y su consecuente expulsión.
Barcelona, España (Reuters) -
  • Lamentó que las agresiones ‘inventadas’ llegaran a ser 'trending topic' en Twitter
  • Pidiío a Kanouté que desmintiera tan penosa situación

El centrocampista del Barcelona Cesc Fábregas insistió hoy en que no profirió ningún insulto racista al sevillista Frederic Kanouté en la tangana que acabó con la agresión del delantero maliense y su consecuente expulsión. "Yo un santo no soy, al igual que no lo somos los 22 que estamos en el terreno de juego, pero no soy racista", subrayó Cesc, quien ha desvelado que llamó por teléfono a Kanouté para pedirle que desmintiera este extremo "y él me prometió que desde su boca no había salido nada de eso". "A quien filtró lo de los insultos racistas le ha salido bien la jugada, porque ha aparecido por todo el mundo" El de Arenys de Mar afirmó que "a quien filtró lo de los insultos racistas le ha salido bien la jugada, porque ha aparecido por todo el mundo" y añadió que durante estos años se ha ganado una reputación que no puede mancharse por acusaciones que, a su entender "no tienen ningún fundamento". "Hoy en día, cualquiera se inventa algo en Twitter y se convierte en 'trending topic' (tema más seguido)",  lamentó Cesc, quien no está acostumbrado a este tipo de polémicas: "En Inglaterra solo era futbol y futbol; estas cosas no existen allí". El mediapunta azulgrana volvió ayer a ser titular tras superar una pequeña lesión muscular que le ha tenido tres semanas de baja. Sin embargo, negó que este contratiempo físico tenga nada que ver con el rosario de lesiones que sufrió la temporada pasada en el Arsenal. "Yo nunca había tenido lesiones musculares hasta el año pasado, que fue un calvario para mí, porque ya no estaba bien mentalmente, no me encontraba bien físicamente y, como el equipo me necesitaba siempre me hacían volver un poquito antes y acaba recayendo. Ahora ha sido diferente, me veía también en este inicio de temporada, que iba a tope, y en un entrenamiento antes del Sporting me tiré a por una volea demasiado alta creyéndome Neeskens y me rompí", aclaró. Acostumbrado a tener libertad de movimientos -"en el Arsenal jugaba por donde yo quería", ha confesado- Cesc tendrá que aprender en el Barcelona a actuar también de interior, como sucedió ayer ante el Granada. Aunque uno de los motivos por los que ha vuelto al Barça es porque sabía que aún tenía "mucho margen de mejora tanto táctica como defensivamente" y que Pep Guardiola le ayudará a evolucionar esos conceptos. "Por eso sé que jugar de interior me hará mucho mejor futbolista en el futuro", destacó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×