Valladolid 1-1 Espanyol... Tras polémica, los Periquitos se acostumbran al...

Los Periquitos siguen hundidos y cavando. Su lugar en el fondo de la tabla lo tienen asegurado tras el empate de visita ante el Valladolid por marcador de 1-1.
 Los Periquitos siguen hundidos y cavando. Su lugar en el fondo de la tabla lo tienen asegurado tras el empate de visita ante el Valladolid por marcador de 1-1.  (Foto: Reuters)
José Zorrilla, Valladolid, España -
  • El mexicano Héctor Moreno disputó todo el encuentro
  • Los de Pochettino sólo han logrado dos puntos de 21 posibles

Los Periquitos siguen hundidos y cavando. Su lugar en el fondo de la tabla lo tienen asegurado tras el empate de visita ante el Valladolid por marcador de 1-1. Encuentro en el que el árbitro central decretó una expulsión para los albiazules y les negó su primer triunfo tras la anulación de un gol legítimo.

El equipo catalán, con el mexicano Héctor Moreno de titular, saltó al césped del José Zorrilla con la convicción de llevarse tres puntos y una inyección anímica de cara a lo que resta del Campeonato.  Los visitantes comenzaron con la tenencia del esférico  y, de hecho, la primera de peligro llegó al minuto 1 cuando Wakaso se internó en el área y aprovechó un rebote de la zaga para conectar un potente disparo que terminó en la pierna de Sereno.

Poco a poco los de Pochettino perdieron la posesión del balón y cedieron espacio para que las incorporaciones por derecha de Rukavina vulneraran la zaga albiazul. Fue precisamente por ese sector donde se produjo la primera de importancia para Valladolid al 6'; Patrick Ebert se fue de dos defensores y logró impactar de derecha, aunque un poco machucado, directo al cuerpo del guardameta Jaime. Los locales avisaban.

La única reacción de los Periquitos llegó al 22' por medio de una jugada individual de Rui Fonte. El portugués logró despegarse de la marca de Marc Valiente y logró un disparo raso que buscaba el poste más lejano del arquero, pero una excelente intervención con la pierna derecha de Jaime evitó que se movieran las redes.

Después de un inicio trepidante, el juego cayó en un bache imposible de superar por parte de los jugadores; existía demasiada posesión de esférico pero poca profundidad al momento de ofender.

Fue en el minuto 44 que la polémica apareció en el campo. El árbitro del encuentro, David Fernández Borbalan, quiso convertirse en el protagonista a falta de acciones relevantes en ambos arcos.

Víctor Álvarez vio la segunda amarilla al 44', la primera llegó tras una falta sobre Longo cinco minutos atrás. La infracción se decretó luego de que el balón impactó en el antebrazo del jugador blanquiazul; acción involuntaria que, a consideración de Fernández, ameritó que el lateral se marchara a las regaderas prematuramente. Era así como el Espanyol se quedaba en desventaja numérica para la parte complementaria.

Lo mejor de la segunda parte fue la insistencia de Rukavina. El serbio comandaba el accionar de los Pucelanos y tras varios intentos llegó la más clara para él; al 62' impactó de volea un rachase de Moreno para que pasara a centímetros del arco defendido por Cristian Álvarez.

Si la polémica de la doble amarilla no hubiera sido suficiente, al 68' se marcó un penal muy dudoso sobre la humanidad de Longo, el italiano perdió el equilibrio tras la disputa del balón con Rukavina. Verdú, quien no había sido factor en todo el encuentro, puso en ventaja a los de Pochettino y dio un respiro momentáneo a los visitantes.

Sin embargo, el técnico del Valladolid, Miroslav Dukic, no iba a tirar el partido tan fácilmente. Ingresaron al campo Javi Guerra y Omar Ramos, éste último logró preocupar por el sector izquierdo. Las grandes intervenciones de Héctor Moreno y Diego Colotto evitaron la caída de su marco en diversas ocasiones que el balón cruzaba peligrosamente el área buscando ser empujada hacia la red.

Pero la emparejada llegó al 82' por medio de un tiro de esquina. Cobro desde la izquierda que peinó Javi Guerra para que Óscar González empujara sin marca en el segundo poste. Mucha recompensa para un Valladolid que no había podido hacer valer su superioridad durante más de 45 minutos.

La gota que derramó el vaso en la cuestión arbitral llegó al 91', cuando le anularon un gol legítimo a Verdú. El juez de línea levantó su bandera para determinar que el atacante se encontraba en fuera de juego, situación que no existió. Este escenario provocó que toda la plantilla catalana se fuera encima del árbitro, ambiente que también reinó tras el pitido final. 

Con este empate el Espanyol llegó a dos unidades en siete jornadas y no logra salir de la parte más recóndita de la tabla. Por su parte, Valladolid suma diez unidades y tiene una posición cómoda en la mitad de la clasificación. 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×