Creo que merezco respeto: Dani Alves

El defensa brasileño Dani Alves aceptó estar molesto con la Directiva del Barcelona por no atreverse a decirle que probablemente no entraba en planes
Barcelona, España (Reuters) -
  • Puntualizó que Gerardo 'Tata' Martino no fue el culpable de la debacle blaugrana

El defensa brasileño Dani Alves reconoció que está molesto con el FC Barcelona porque no se ha atrevido a decirle que posiblemente no iba a tener sitio en el nuevo proyecto. "Tengo clarísimo que había dudas conmigo, por eso no me sirven las historias. Me gusta que vayan de frente, si creen que no sirvo, que lo digan. No somos niños", manifestó el lateral azulgrana, desatado en cada respuesta de una de las ruedas de prensa más elocuentes que se recuerdan en la Ciudad Deportiva Joan Gamper. Alves recordó que lleva "más de 300 partidos y muchos títulos" con el Barça para que se le trate como a uno más. "Me he ganado el derecho a que se me respete un poco más", ha subrayado. Para Alves, es "evidente" que el Barça lleva "dos años malos" y él acepta su parte de responsabilidad: "Asumo mi parcela de no estar a la altura de la expectativas de estos dos años. Yo soy el que ha acostumbrado a la gente a disfrutar conmigo y estoy ilusionado de volver a ser el que fui". Sin embargo, también recordó que el futbol es un deporte de equipo y que es el colectivo el que gana y pierde títulos. En este sentido, el brasileño  quiso exculpar al técnico del año, Gerardo 'Tata' Martino, de no haber conseguido nada importante la pasada campaña. "La culpa no fue del 'Tata', fue nuestra, que no conseguimos hacer las cosas bien. Que la gente no compre esa teoría, porque el 'Tata' tenía la misma idea que los entrenadores anteriores. Fue culpa nuestra lo que pasó", ha reiterado. Pese a todo, el Barcelona estuvo a un partido de conquistar la Liga y la Copa del Rey. Y Alves, en un arranque de sinceridad, señaló que hubiera sido "injusto" haber ganado estos títulos. "No los merecíamos", dijo. El lateral del Barcelona sabe que tendrá que cambiar el sentir de la afición, que antes lo adoraba y ahora lo silba, pero volver a ser el de antes es el reto que se ha marcado este curso. "Tengo mucha personalidad, y las críticas me motivan. Los pitos son como una inyección de adrenalina, un aviso de que algo estás haciendo mal y que hay que cambiar", ha asegurado. Eso sí, ha pedido que le juzguen como futbolista, no como persona: "Que la gente mire lo que hago dentro del campo, no fuera, porque mi vida privada es mía y si no gusta que cuelgue un vídeo bailando o cosas así, que no me sigan, que a mí no me dan dinero por cada seguidor que tengo (en las redes sociales)".

No te pierdas