Goleada del Barça, jornada histórica de Messi

Con su 'hat trick' conseguido en la goleada del Barcelona sobre Sevilla, Lionel Messi se convirtió en el máximo goleador de la historia de la Liga Española al llegar a 253 tantos.
Con su 'hat trick' conseguido en la goleada del Barcelona sobre Sevilla, Lionel Messi se convirtió en el máximo goleador de la historia de la Liga Española al llegar a 253 tantos.
 Con su 'hat trick' conseguido en la goleada del Barcelona sobre Sevilla, Lionel Messi se convirtió en el máximo goleador de la historia de la Liga Española al llegar a 253 tantos.  (Foto: Reuters)
Estadio Camp Nou, Barcelona, España (Reuters) -

251, 252 y 253 goles. El argentino Leo Messi ha reescrito los libros de historia del futbol español y con un triplete condujo a su equipo a la goleada ante el Sevilla (5-1) en un partido que quedará para siempre, porque sirvió al delantero para convertirse en el máximo goleador de la historia de la Liga batiendo la marca de Telmo Zarra vigente desde 1955.

En la semana en la que Messi parecía contrariado y había realizado unas declaraciones en la concentración de la selección albiceleste en las que dudaba sobre su eterna fidelidad azulgrana, el argentino demostró que donde mejor se expresa es en el campo.

Igualó el récord con un magistral gol de falta en el primer tiempo, lo superó tras cerrar un contragolpe de Neymar y lo dejó momentáneamente en 253 con un disparo seco.

La pausa de la Liga le sirvió al Barça para mejorar conceptos. Luis Enrique, que hasta ha trabajado psicológicamente con sus jugadores con vídeos motivacionales, ha colocado mejor a sus hombres.

El Camp Nou estalló con el 1-0. No era un gol cualquiera, le sirvió a Messi para igualar (251) el récord de tantos de la Liga en poder de Telmo Zarra desde los años cincuenta.

En el minuto 21, cerca de la media luna del área, el argentino acarició el balón, el esférico aceleró en el aire, Beto vio tarde la acción y las desesperadas miradas de los componentes de la barrera certificaron la obra de arte de Messi.

Hasta el final del primer tiempo, el Barça impuso su juego combinativo, aunque sin demasiada continuidad. Jugó a trompicones el equipo azulgrana, pero cuando llegaba creó suficientes ocasiones como para decidir el partido.

Pero todo cambió en la primera acción del segundo tiempo. Un centro de Vitolo desde la derecha acabó en la red impulsado por Jordi Alba. Sin rematar a puerta, el Sevilla había equilibrado sorprendentemente el partido (1-1).

La suerte para el Barça es que reaccionó de manera inmediata. Una falta botada por Xavi fue rematada por Neymar de cabeza (2-1, min. 49). Los sevillistas protestaron la acción al entender que el brasileño se había deshecho de Pareja en falta.

A media hora para el final, puso en juego el Sevilla a Gameiro y a Deulofeu. Eran los mejores minutos de los hispalenses, pero en una contra el Barça remató el partido.

Fue en una acción de Luis Suárez por la derecha que sirvió en bandeja el gol para Rakitic. Esperó el uruguayo el momento oportuno, no tenía línea de pase sobre Neymar ni tampoco pudo habilitar a Messi. El 3-1 serenó a los azulgranas y el Sevilla adelantó sus líneas. A la contra, los barcelonistas se sintieron comodísimos.

Y así llegó el 4-1 y el récord de Messi. En un contragolpe iniciado por Neymar y finalizado por el argentino. Aún redondeó su cuenta Leo con el 5-1, después de otra combinación con el brasileño.

Necesitado de autoestima, el Barça se dio un homenaje y Messi recuperó su sonrisa después de ser manteado por sus compañeros tras batir el récord. Leo se llevó el balón, por su triplete y por el récord. Vuelve a sonreír.

No te pierdas