Salir
Estás leyendo: El #10YearChallenge de Leo Ramos: del rechazo al más efectivo de Liga MX
Comparte esta noticia

El #10YearChallenge de Leo Ramos: del rechazo al más efectivo de Liga MX

El argentino que está salvando a Lobos BUAP suma 29 goles en 37 partidos desde que llegó al futbol mexicano
Publicidad
Publicidad

Jugar sin cobrar, rechazos, idas y vueltas para jugar en Tercera o hasta en Cuarta División. Mucho de eso le pasó a quien hoy es el delantero más efectivo del futbol mexicano.

Después de jugar para tres equipos de categorías inferiores en Argentina, hoy Leonardo Ramos marca un gol cada 97 minutos en Liga MX, un promedio que es todavía mejor luego de meterle dos tantos a Necaxa este domingo en apenas diez minutos. Esta cifra ni André-Pierre Gignac (110 minutos), Rogelio Funes Mori (128) o Julio Furch (136) la presumen.

Curiosamente, el pampero llegó por la puerta de atrás a México y desde la Liga de Ascenso cayó a unos Lobos BUAP que agradecen cada uno de sus tantos como si fueran milagros porque apenas en este inicio del Clausura 2019ya ven cerca la salvación.

"Yo arranqué en un club que se llama Nueva Chicago en 2009, es un club que está en primera, que baja, un club complicado, donde tiene mucha presión. Sin saber mucho, era un chico de 19 años, me dan a préstamo al club El Porvenir que estaba en la categoría C, que sería como una Cuarta División, en el cual peleábamos el descenso. No tuve mucha posibilidad de jugar, lo cual psicológicamente se me hizo difícil", contó a Mediotiempo.

Aunque Nueva Chicago no era lo más glamuroso, al menos era de Primera. En El Porvenir no tenía ni ropa ni cancha para entrenar. Tras ello fue cedido a un club de nombre General Lamadrid, donde solo estuvo seis meses.

Volvió a Nueva Chicago solo para saber que no entraba en planes y así se vio de nuevo en la Cuarta División.

"Me fui a un torneo del interior en un equipo donde de los cuatro meses que estuve no cobré nunca. Termino, al no pagarme, me regreso a Buenos Aires y ahí juego en una Liga de la ciudad hasta que se abriera el libro de pases", relató.

Ya dueño de su carta en 2012, el trajín continuó con el Deportivo Armenio de la Tercera División de Argentina, que considera fue un parteaguas porque en dos temporadas ahí marcó 24 goles.

Pero con los malos recuerdos de la Primera en Argentina decide irse a Chile para jugar con el Deportivo San Marcos, del que brincó a Grecia. Sin embargo, tuvo que volver porque su madre enfermó, aunque luego emigró a Asia.

Así, tras ocho años de haber debutado, Cafetaleros lo trajo desde Japón, donde jugaba para el Renoba Yamaguchi de la Segunda División. Luego de marcar 17 goles en el Clausura 2018 en Tapachula recaló en Lobos BUAP a petición de Gabriel Caballero, quien lo dirigió en el cuadro chiapaneco y se apuntaba para llegar al banquillo de los licántropos.

"A donde fuera él me quería llevar y yo tenía ganas de llegar a Primera División en México”, añadió.

"Ya había tenido unas propuestas de México, del Ascenso y también para venir a Veracruz hace un año, pero a mí el futbol me llevó para otros lados".



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...