Salir
Estás leyendo: ¡Ni llorar es bueno! En Ciudad Cruz Azul 'festejaron' otro subcampeonato
Comparte esta noticia

¡Ni llorar es bueno! En Ciudad Cruz Azul 'festejaron' otro subcampeonato

Al menos 100 personas vitorearon a la Máquina en Ciudad Cooperativa pese a no romper la maldición sin título de Liga .
Publicidad
Publicidad
En Ciudad Cooperativa Cruz Azul no tienen tiempo para llorar un nuevo subcampeonato de la Máquina, porque si bien hubo tristeza por no poder levantar el título, caer otra vez con el América y seguir la racha de 21 años sin ganar la Liga, la gente salió a las calles a "festejar" al club de sus amores.

Con otra herida muy profunda, pero también con el corazón por delante, alrededor de unos 150 aficionados, se dieron cita en la glorieta Cruz Azul que tiene un enorme árbol de navidad adornado con los colores de la institución, para gritar a todo pulmón "Azul, Azul", ondear banderas, echar porras y tronar algunos cuetes, al tiempo de que automovilistas tocaban el claxon mientras pasaban por ahí y un motociclista hacía rugir su motor para hacer más ruido.

Por momentos, parecía que el Campeón había sido la escuadra celeste, porque no hubo una sola persona que llorara o que agachara la cabeza lamentando no haber alcanzado la tan ansiada victoria, sino por el contrario, llegaron a este lugar para reafirmar la lealtad a su equipo y confirmarse como una de las aficiones más fieles de México.

"Es triste lo que nos pasa, pero siempre vamos a ser fieles, siempre vamos a estar aquí. De verdad nos duele, nos duele en el corazón; yo tengo 49 años, una vez he visto campeón a Cruz Azul de liga y esa sensación jamás la voy a olvidar. Ahora veo a los niños y la juventud que vienen y los ves bien animados y que siempre están", dijo Juan Carlos Cruz, habitante de Ciudad Cooperativa.

Hace cinco años, cuando la Máquina también jugó la Final por el título frente al América, en esta pequeña ciudad ya se había preparado toda una fiesta a la que incluso estaba programado que asistiera La Arrolladora Banda El Limón, porque incluso ya hasta estaba montado un escenario y se colocaron pantallas para ver el duelo.
Sin embargo, en esta ocasión fue distinto porque si bien existía la esperanza de que Cruz Azul al fin ganara el título, no hubo pantallas ni mucho menos una fiesta ya preparada para celebrar a todo pulmón en dado caso de que hubiese sucedido.

Y aunque se haya abierto otra herida y exista un nuevo recuerdo amargo en la memoria de los celestes, esta Ciudad Cooperativa seguirá orgullosa de su equipo, sigilosa y tranquila, pero siempre luchado para volver a tocar el cielo, para que cuando ese día llegue las lágrimas sí rueden pero que sean de absoluta felicidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...