Salir
Estás leyendo: Pacheco, un Zorrito que aún no se la cree
Comparte esta noticia

Pacheco, un Zorrito que aún no se la cree

Desde el lunes pasado ya son de Primera, se codean con jugadores Campeones, de experiencia y de gran calidad. Debido al buen nivel que mostraron en Académicos, nueve jóvenes elementos ya trabajan...
Publicidad
Publicidad

Rigoberto J. Esquivel | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)Zapopan, Jalisco. 14 de Diciembre del 2007

  • Les motiva estar con jugadores de experiencia

Desde el lunes pasado ya son de Primera, se codean con jugadores Campeones, de experiencia y de gran calidad. Debido al buen nivel que mostraron en Académicos, nueve jóvenes elementos ya trabajan con el primer equipo de Atlas.

Uno de estos noveles futbolistas que llaman más la atención, y que inclusive su Directiva tiene grandes esperanzas en él, es Edgar Pacheco, un atacante que fue importante para que Académicos hiciera cosas importantes en el anterior torneo de Primera "A".

Pacheco no oculta su felicidad, pues para él es un sueño compartir vestidor con jugadores de la talla de Bruno Marioni, a quien ve como un gran ejemplo.

"Es algo muy motivante para nosotros los jóvenes que recién integramos el primer equipo, estar al lado de jugadores de gran calidad, y la verdad me he sentido muy a gusto estos días que he trabajado con ellos, porque se han portado bastante bien.

"Me siento muy bien, de repente no me la creo que estoy entrenando en el primer equipo, pero trato de aprenderle lo mejor que puedo a mis compañeros; a Marioni trato de verlo bien porque juega mi posición, y trato de aprenderle lo mejor de él", dijo Pacheco.

Y sobre sus cualidades dentro del terreno de juego, Edgar así se define: "me gusta ir al ataque y creo yo tengo buena definición", confesó.

[mt][foto: Mexsport]

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...