Salir
Estás leyendo: Previo a la Final, Celestes dedican carnaval de fe y esperanza a la Máquina
Comparte esta noticia

Previo a la Final, Celestes dedican carnaval de fe y esperanza a la Máquina

Aproximadamente 300 aficionados cementeros le cantaron por una hora al club de sus amores
Publicidad
Publicidad
El corazón azul late a toda velocidad y más fuerte que nunca, porque la noche previa a la Final de Finales, la afición de Cruz Azul le dedicó a su equipo un carnaval lleno de fe y esperanza en busca del tan ansiado título de Liga.

Aproximadamente 300 aficionados cementeros, prácticamente todos de la Barra Sangre Azul, se congregaron en el Hotel Royal del Pedregal -donde está concentrado el equipo- para con bombos, trompetas, platillos, banderas y trapos, cantarle sin cesar a la escuadra de sus amores por espacio de una hora.

La motivación es total en los seguidores cementeros, porque en cada canto, en cada grito, en cada respiración demuestran la fe que tienen de al fin terminar con 21 años de sequía en cuanto a título de Liga se refiere.

Como muestra de agradecimiento, el Capitán Jesús Corona, salió a dar unas palabras y mandó el mensaje claro y nítido:

"Mañana vamos a conseguir un objetivo, pero lo vamos a hacer juntos; nos la vamos a rifar por ustedes", dijo el guardameta a los aficionados, para después recibir la ovación unánime de una multitud que cree en la palabra de su guerrero de mil batallas.

Poco antes de que saliera el guardameta, también salieron el director deportivo Ricardo Peláez y los jugadores Roberto Alvarado y Gerardo Flores, pero debido al desorden en el lugar, optaron por regresar al lobby del hotel.

Es así como la afición cementera se declaró lista para lo que será mañana, sin dudas, una jornada en la que quizá al fin alcancen la gloria tan anhelada o vuelvan a sufrir una desilusión que perfore ese mismo corazón cementero que hoy cree a ciegas en el equipo de Pedro Caixinha.
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MEDIO TIEMPO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.
Loading...