Exárbitro denuncia corrupción en la liga

Ermanno Pieroni, ex árbitro y ex presidente del Ancona, que ha pasado 53 días en la cárcel, y ahora debe cumplir 110 de arresto domiciliario por fraude al Estado y bancarrota fraudulenta, afirma...
 Ermanno Pieroni, ex árbitro y ex presidente del Ancona, que ha pasado 53 días en la cárcel, y ahora debe cumplir 110 de arresto domiciliario por fraude al Estado y bancarrota fraudulenta, afirma que en el fútbol italiano existe el dinero "en negro", la "e

MEDIOTIEMPO | Redacción9 de Febrero de 2005

Ermanno Pieroni, ex árbitro y ex presidente del Ancona, que ha pasado 53 días en la cárcel, y ahora debe cumplir 110 de arresto domiciliario por fraude al Estado y bancarrota fraudulenta, afirma que en el fútbol italiano existe el dinero "en negro", la "evasión de tasas" y la "corrupción".

"He vivido en un futbol corrupto, pero yo he realizado sólo el 10% de lo que he visto, a todos los niveles. He pagado estipendios en negro, he evadido tasas, y por ello he pagado con 53 días en la cárcel y unos 110 de arresto domiciliario", comenta Pieroni en entrevista al diario ´La Repubblica´.

La historia deportiva de Ermanno Pieroni, de 59 años, es más que curiosa: fue árbitro, llegó hasta la Serie C; director deportivo de varios clubes, entre ellos del Perugia; y accionista mayoritario y presidente del Ancona, entonces en la Serie A y que el pasado 11 de agosto se declaró en quiebra.

Precisamente, por su gestión al frente del Ancona fue juzgado y sentenciado por fraude al Estado y quiebra fraudulenta. "La fiscal me acusa de haber provocado la quiebra del Ancona y de haberme llevado 12 millones de euros de las cajas del club. Demostraré que no he cogido un solo euro y que, como otros presidentes como Franco Sensi y Massimo Moratti, he puesto en el equipo los míos. Eran los ahorros de cuarenta años: dos millones acumulados en una banca y cinco apartamentos; he perdido todo", añade.

Pieroni, en una larga entrevista, habla de haber sido víctima de "determinados poderes negros" del fútbol, a los que se enfrentó en diversos momentos de su carrera como director deportivo. Así, habla de "un grupo de poder dentro de la Federación", de que se le negó el pasado verano el aval para la inscripción del Ancona en la Serie B: "Tras 3 años de escándalos no castigados el fútbol debía dar algo de comer a la opinión pública; al más débil".

ACUSA A LA JUVE

Pieroni, asimismo, no duda en dar el nombre de Luciano Moggi, Director General del Juventus, como uno de los causantes de sus problemas: "Si debo recordar a quienes me lo han hecho pagar, Moggi está en la cabeza de mis pensamientos".

Y recuerda que la ´venganza´ de Moggi puede venir del partido Perugia – Juventus (1-0), del 14 de mayo de 2000, cuando el conjunto turinés perdió el Scudetto en beneficio del Lazio en la última jornada en un partido jugado con un terreno casi impracticable por la lluvia. Entonces Pieroni era director deportivo del Perugia.

"El martes antes del partido me acerque al presidente Gaucci (Luciano, del Perugia) quien me dijo: si ante el Juventus no jugamos a muerte y no ganamos pondré en discusión nuestra relación. El Lazio no podía perder el Scudetto durante dos años seguidos. Habría descubierto que Capitalia (banca), ya en el consejo de administración del Lazio, en el 2000 tenía ya en prenda todas las acciones del Perugia", recuerda.

Pieroni, asimismo, rememora lo que califica por esos días como "una extraña llamada" desde Turín: "El viernes me llamó Francesco Cimminelli, entonces administrador delegado del Torino y empresario cercano a la FIAT, a la Juventus y a Luciano Moggi. Deseaba verme con urgencia, quería ofrecerme un cargo en el Torino. Le dije que esperara a la disputa del Perugia – Juventus".

"Moggi no me lo ha perdonado nunca. El martes siguiente al partido me reuní con Cimminelli, que me ofreció tres años de contrato con el Torino, a tres millones netos de euros. Firmé y pocos días después la prensa deportiva local montó una dura campaña contra mí, como la protesta de los ultras torinistas. Creo que estaban dirigidos. Una semana después, Cimminelli me dijo que no se hacía nada", apunta.

Según Pieroni, pese a tener un contrato firmado, la Liga Profesional, que entonces presidía Franco Carraro, actual presidente de la Federación, "fingió no saberlo". "Lo que siempre he sospechado es que tras esto estaba la intervención de Moggi sobre los dirigentes torinistas como venganza por el Perugia-Juventus", añade.

EL PODER DE MOGGI

Pieroni, además, no duda en afirmar que "Moggi controla a través de sus hombres a 8 clubes de Serie A (Primera División)" y que "en estas semanas está haciendo presiones para entrar en el Roma" y que "ya ha metido en la Lazio a uno de sus fieles, el director deportivo Gabriele Martino".

También asegura que Moggi tiene "hombres en 20 clubes entre la Segunda y la Tercera División" a través de la empresa de representación deportiva que preside su hijo, Alessandro: "Doscientos jugadores y entrenadores bajo contrato, condicionan los amigos y enemigos: a futbolistas, dirigentes y a algún presidente". "Intenté hacerme bueno fichando en cesión a un atacante de esa empresa, el brasileño Jardel, con sobrepeso de quince kilos y 650.000 euros entre cesión y estipendio. No bastó", apunta Pieroni.

[mt]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×