Bracamontes pasó del insomnio al sueño de Liguilla con Dorados

Del insomnio que pasó por el reto de salvar a Dorados de Sinaloa del descenso de la Primera División Profesional del futbol mexicano, ahora Carlos Bracamontes vive el sueño de la posibilidad de...
 Del insomnio que pasó por el reto de salvar a Dorados de Sinaloa del descenso de la Primera División Profesional del futbol mexicano, ahora Carlos Bracamontes vive el sueño de la posibilidad de calificar al equipo a la Liguilla por la corona del Campeonat

MEDIOTIEMPO | Agencias6 de Mayo de 2005

Del insomnio que pasó por el reto de salvar a Dorados de Sinaloa del descenso de la Primera División Profesional del futbol mexicano, ahora Carlos Bracamontes vive el sueño de la posibilidad de calificar al equipo a la Liguilla por la corona del Campeonato Clausura 2005.

Y el crédito, de lo que llamó "el gran reto", lo comparte con la Directiva, Cuerpo Técnico, jugadores, afición y los medios de comunicación.

"Eso fue muy importante, todos jalamos por el mismo lado, aunque debo decir que fue complicado, una situación muy difícil, pero gracias a Dios nos sumamos las cinco partes", declaró en entrevista por teléfono con Notimex.

Bracamontes llegó a la dirección técnica de Dorados a partir de la fecha 8, al suplir en el timón a su amigo el "Güero" José Luis Real, el 5 de marzo pasado.

En su debut, de visitante, empató 1-1 ante Chivas, luego en casa ganó 2-1 al Bicampeón Pumas de la UNAM, igualó 1-1 con Atlante, pasó sobre Pachuca por 3-1, ganó en casa de Toluca por 2-1, superó 2-0 a Veracruz, cayó 1-0 con Tigres, empató 1-1 con el entonces superlíder Cruz Azul y ganó de visita 3-2 ante Atlas para lograr la salvación.

Desde que emprendió el reto "creo que hubo varios momentos claves y críticos, sobre todo cuando jugaba Puebla antes que nosotros", declaró.

Agregó que "(cada vez que) ellos ganaban era una presión extra para mis jugadores, y gracias a Dios yo ni sabía cómo había quedado Puebla, porque nunca vi sus partidos, pero mis futbolistas lo hacían a pesar de que les decía que no vieran el encuentro".

Reveló que desde el 5 de marzo al 30 de abril, "no pude dormir tranquilo, ahora duermo un poco más porque estoy convencido que vamos a ganar el domingo para calificar a la Liguilla".

Durante esas noches daba vueltas en la cama, acomodaba una y otra vez su almohada analizando al equipo contrario en turno y también preparaba el discurso, las palabras, para la charla en el vestidor, por lo cual dice con agradecimiento que sus futbolistas "son capaces y grandes seres humanos".

Explicó que salvar a Dorados de Culiacán del descenso fue "un reto diferente a los vividos, me había tocado en Primera ´A´ la posibilidad de ser campeón".

Durante la temporada 1998-99 logró el ascenso de Unión de Curtidores, el cual dirigió en el máximo circuito durante siete jornadas, y en la 2000-2001 subió a La Piedad.

Uno de sus tantos méritos con Dorados fue "convencer al jugador, partido a partido, de su capacidad, de que cualquier equipo, ya sea de arriba, de en medio o de abajo en la tabla general, le puede ganar a cualquiera".

También dignificó "la importancia de jugar como local, de ser contundentes, y eso fue importante, porque de 14 puntos sacamos diez en casa y de visitantes obtuvimos dos triunfos y dos empates".

Este logro deportivo se lo dedica a sus padres, a su esposa Martha, sus hijos Mariana, Carlos, Jorge y Luis Fernando, así como a sus hermanos Raúl, Silvia, Jesús, Lourdes, Francisco y Lorena. "Y tengo buena suerte, me tocó dos suegros buena onda: Enrique y Martha".

Dijo que en su trabajo diario "la inspiración siempre fue Dios y la Virgen María, porque es importante la fe para trabajar con una paz".

La lección en esta empresa, dijo, "es que todo lo que busques y metas que tengas, los puedes alcanzar, y ahora vamos por el triunfo el próximo domingo ante Tecos". El equipo no la tiene fácil, pues necesita ganar y combinar derrotas de Necaxa y Santos para calificar a la Liguilla.

Y de su futuro, de grandes aspiraciones, declaró: "no me preocupa ni me ocupa, me preocupa el hacer las cosas bien y, honestamente, eso solito deja las puertas abiertas, porque cuando se hacen las cosas bien viene un premio".

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×