En Liguilla, cuentas por saldar entre América y Cruz Azul

América-Cruz Azul, el denominado “Clásico Joven”, siempre despierta pasiones y más cuando ambos se enfrentan en una instancia decisiva como lo es la Liguilla del balompié azteca.
América-Cruz Azul, el denominado “Clásico Joven”, siempre despierta pasiones y más cuando ambos se enfrentan en una instancia decisiva como lo es la Liguilla del balompié azteca.
 América-Cruz Azul, el denominado “Clásico Joven”, siempre despierta pasiones y más cuando ambos se enfrentan en una instancia decisiva como lo es la Liguilla del balompié azteca.

Edgar Sandoval | MEDIOTIEMPO19 de Mayo de 2005

América-Cruz Azul, el denominado “Clásico Joven”, siempre despierta pasiones y más cuando ambos se enfrentan en una instancia decisiva como lo es la Liguilla del balompié azteca.

Para este Torneo Clausura 2005, el destino los ha puesto frente a frente en la Semifinal y son sabedores de que el club que supere al rival tendrá la oportunidad de pelear por la corona del futbol mexicano, mientras que el otro se sentirá humillado y deberá esperar hasta el próximo Campeonato Apertura para buscar revancha.

TORNEO VERANO 1998

En esta oportunidad, queremos recordar el lance que disputaron estos clubes en la postemporada del Torneo Verano 1998, cuando América eliminó en los Cuartos de Final a los cementeros en un duelo muy cerrado y polémico.

Para aquel partido Cruz Azul arribó a la Fiesta Grande como tercer lugar general, mientras que los de Coapa lo hicieron en la sexta posición, por lo que los cementeros eran sabedores de que el duelo decisivo sería en su terruño y que ahí es donde le podrían dar el golpe final que fulminaría a las Águilas.

El partido de ida se celebró el 17 de Abril en el Estadio Azteca y en aquella oportunidad las Águilas tomaron ventaja en el marcador por 2-1 gracias a los goles de Raúl Rodrigo Lara a los 17’ y el argentino Sergio “Ratón” Zárate al 62’, por la visita descontó el hoy entrenador del Guadalajara, Benjamín Galindo al minuto 89.

En la ida, los cremas celebraban que habían tomado una ventaja de 2-0, mientras que La Máquina se sentía desconcertada ante tal marcador, pero la anotación de Galindo a un minuto del final, enfriaba los festejos americanistas y le daba esperanzas a los celestes, ya que éstos últimos sabían que con ganar por un gol y dejar los cartones en el empate global, les daría el acceso a las Semifinales.

Para el duelo de vuelta que celebraron el 19 de Abril en el Estadio Azul, Cruz Azul sabía de su necesidad de anotar, mientras que los americanistas llegaban con la mente puesta en la búsqueda de su pase a la Semifinal.

Cruz Azul se volcó al frente y desde los primeros minutos empezó a atacar con todo a las Águilas, quienes como mayor virtud tuvieron el poder contener todos los embates de sus rivales.

La desesperación empezaba a aparecer entre los hombres de La Máquina, que eran dirigidos por Luis Fernando Tena y que para esa ocasión llegaban como los vigentes campeones del balompié nacional.

Recién había iniciado el segundo lapso, cuando a los 48’ apareció la figura del paraguayo Julio César Yegros para abrir el ostión americanista y batir la cabaña defendida por Hugo Pineda. La algarabía no se hizo esperar y las tribunas estallaron en júbilo al saber que Cruz Azul al fin había alcanzado el anhelado empate global (2-2) y que por su mejor ubicación en la clasificación general, eso les bastaba para ir a la Semifinal.

Cuando todo indicaba que ya nada podría empañar la felicidad de los cruzazulinos, llegó Luis Roberto Alves “Zague” para marcar el gol del empate y el que sellaría a la postre el marcador global con un 3-2 a favor de los cremas.

Ese gol seguro que será bien recordado por todos los americanistas, porque aparte de que fue el que los encaminó a la Semifinal, fue el último de Zague vistiendo la playera del América y el que dejó su marca en 162 goles anotados con el club de Coapa, lo que lo erige hasta el momento como el máximo anotador americanista de por vida.

Cruz Azul todavía tenía esperanzas de doblegar a los pupilos de Carlos Reinoso cuando a los 79’ Carlos Serafín, quien había entrado de cambio a los 52’ por el chileno Rodrigo Valenzuela, recibió el cartón rojo.

Con superioridad numérica y con la necesidad de marcar un gol, Cruz Azul se relanzó al frente y tuvieron más de una ocasión de anotar como aquella que erró Héctor “Ruso” Adomaitis solo ante al marco americanista, pero sus esfuerzos fueron inútiles y al final el partido terminó igualado a 1 y con el marcador global de 3-2 favorable a las Águilas.

El destino nuevamente hace que americanistas y cruzazulinos se crucen en la postemporada y sólo ellos tienen en sus botines la oportunidad de escribir una nueva historia.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×