La tercera y definitiva inauguración del Allianz Arena está lista

La Selección Alemana y el campeón de la Bundesliga, Bayern Munich, se enfrentaran hoy en el partido más relevante de los 3 que inaugurarán el nuevo estadio de futbol de Munich, que lleva el nombre...
 La Selección Alemana y el campeón de la Bundesliga, Bayern Munich, se enfrentaran hoy en el partido más relevante de los 3 que inaugurarán el nuevo estadio de futbol de Munich, que lleva el nombre de la compañía aseguradora "Allianz".

MEDIOTIEMPO | Agencias31 de Mayo de 2005

La Selección Alemana y el campeón de la Bundesliga, Bayern Munich, se enfrentaran hoy en el partido más relevante de los 3 que inaugurarán el nuevo estadio de futbol de Munich, que lleva el nombre de la compañía aseguradora "Allianz".

La apertura de la nueva instalación de la capital bávara tuvo lugar anoche con un encuentro entre el otro equipo local, el 1860 Munich, conocido popularmente en Alemania como "Los Leones" contra el Nürnberg, que culminó con la victoria del primero por 3-2.

Tras el partido que tendrá lugar hoy a las 20:30, hora local, el próximo jueves se enfrentarán los 2 equipos locales con el objetivo de disputar el primer derby en el nuevo estadio que en Alemania se compara ya con una ópera gigante de futbol, en contraposición al Olympiastadion.

La nueva instalación, que costó 340 millones de euros, fue valorada de forma muy positiva por el Ministro Presidente bávaro, Edmund Stoiber, que consideró la arquitectura única del estadio como "la expresión de un estado entusiasmado por los deportes".

Según el seleccionador alemán, Jürgen Klinsmann, con el partido de esta noche, los jugadores alemanes tendrán la oportunidad de probar un terreno en el que jugarán partidos decisivos el próximo año, aunque sin la presión que les acompañará entonces.

Klinsmann ya dejó claro ayer que el encuentro se realizará de manera amistosa y con la finalidad de entretener a los espectadores, ya que supone una oportunidad para presentar a los jugadores de la Selección Alemana.

Por ello, el seleccionador pretende que salgan al campo todos los componentes del equipo, al menos en una de los tiempos del encuentro, ya que ahí comenzarán su entrenamiento para la Copa Confederaciones.

De los 23 jugadores de la “Mannschaft”, 5 de las estrellas principales, jugarán en el Bayern, entre ellos su capitán Michael Ballack y el portero Oliver Kahn.

La Selección Alemana estrenará esta noche un estadio que llama la atención por su gran fachada, compuesta por casi 2 900 placas con forma de rombo que, gracias a unos focos fluorescentes situados en su parte posterior, pueden iluminarse en color blanco, azul o rojo, emulando los colores de los equipos locales de la capital bávara, el Bayern y el 1860 de Munich.

Los colores pueden cambiar solamente cada 2 minutos, para evitar confusión a los conductores que se encuentren en las cercanías.

Las cifras hablan por sí solas de su tamaño: 64 mil metros cuadros componen el recubrimiento total de esa fachada que necesita 100 kilómetros de cable y 25 mil 300 tubos luminosos para su iluminación.

Las dimensiones del estadio se cifraron en 258 por 227 metros y 50 metros de altura, de los que el campo de juego ocupa 68 por 105 metros.

Los arquitectos que diseñaron la construcción Jacques Herzog y de Meuron pretendieron en todo momento poner el juego en primer plano, según sus propias declaraciones, y son muchos los que señalaron la arquitectura del nuevo estadio de Munich como un ejemplo de obra destinada a la escenificación.

La idea original de los arquitectos suizos se basó en la ópera de Viena y se complementó con los ejemplos de algunos estadios ingleses, con forma de castillo, como los de Liverpool o Manchester.

El estadio se comparó incluso con el Coliseo romano, donde los espectadores se convertían en una sola masa en la contemplación del juego y el propio lugar contribuía a aumentar las emociones creadas por el espectáculo.

"Se trata de (crear) una relación directa entre el público y el campo de juego", declaró el arquitecto Herzog a medios alemanes, "ya que la cercanía es nuestra principal intención".

Así lo demuestran las tribunas, que están extremadamente inclinadas hacia el campo del juego, de forma que los espectadores pueden observar de cerca de los jugadores, especialmente los de las primeras filas, algo que también supone un desafío para los profesionales, como declaró el portero de la Selección Alemana y del Bayern, Oliver Kahn.

Expertos aseguran que la nueva obra supera todas las expectativas del público e impresiona a los asistentes, como hizo con el propio Franz Beckenbauer, que apenas pudo describir su impresión sobre el nuevo estadio.

La instalación, con una capacidad para 66 mil espectadores, está dotada con 3 vestuarios, destinados al Bayern, al 1860 de Munich y al equipo invitado que juegue en cada momento.

Los 106 palcos de lujo del Allianz, que se encuentran entre las filas media y superior, albergan 1374 asientos y pueden ser utilizados por sus dueños en cada partido, aunque, eso sí, a un precio nada despreciable: el palco más económico cuesta 90 mil euros anuales.

También destaca el paseo circular que rodea el estadio, por el que los espectadores pueden caminar alrededor del mismo y realizar algunas compras en los 28 kioscos y 16 tiendas dedicadas a los equipos locales.

Dos pantallas gigantes de 4 750 toneladas de peso se encuentran tras las puertas norte y sur del estadio y presentan anuncios en grandes dimensiones: 7.20 por 12.80 metros.

La instalación cuenta también con una comisaría policial, un club de futbol infantil y un garage VIP, destinado a los autos de jugadores y personalidades, así como 3 estacionamientos más modestos para el resto de los asistentes.

Los equipos locales de Munich esperan que la construcción del nuevo estadio quede totalmente pagada y libre de deudas en 2027, para lo cual la nueva instalación debe producir anualmente 30 millones de euros destinados a intereses y amortizaciones.

En un reporte publicado recientemente en medios alemanes se aseguró que la financiación del estadio ya quedó totalmente cubierta mediante los fondos de inversionistas, entre los que se encuentran el Banco de Dresden y el grupo asegurador Allianz, que puso el nombre a la instalación.

Según esa información, la aseguradora podrá dar nombre al estadio durante 30 años, en vez de los 15 previstos en el primer momento.

Allianz y el Banco de Dresden habrían pagado 300 millones de euros para la gran construcción, a los que se añadirían los 40 millones del Lfa Bank de Baviera.  [ntx]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×