Cuatro golpes directos a la Boca

Guadalajara grita y sueña con la Copa Libertadores. Haciendo caso omiso del abolengo del Boca Juniors, el Rebaño Sagrado tuvo una magnífica segunda mitad e hirió de muerte a los Xeneizes al...
 Guadalajara grita y sueña con la Copa Libertadores. Haciendo caso omiso del abolengo del Boca Juniors, el Rebaño Sagrado tuvo una magnífica segunda mitad e hirió de muerte a los Xeneizes al derrotarlos por cuatro goles a cero en la ida de los Cuartos de F

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPOEstadio Jalisco. Miércoles 2 de junio de 2005

Guadalajara grita y sueña con la Copa Libertadores. Haciendo caso omiso del abolengo del Boca Juniors, el Rebaño Sagrado tuvo una magnífica segunda mitad e hirió de muerte a los Xeneizes al derrotarlos por cuatro goles a cero en la ida de los Cuartos de Final.

La mirada argentina lo decía todo.  En su pocas veces humilde paradigma no cabía la idea de sucumbir por cuatro y sin respuesta ante un rival mexicano. El marcador no engaña, simplemente refleja la superioridad del cuadro azteca a lo largo de los cuarenta y cinco minutos complementarios. Boca regresa a casa con un cúmulo de golpes certeros sobre el rostro; Benítez se va con la preocupación de saber que le darán con todo; los rojiblancos tienen motivos de sobra para festejar. Están a un paso de hacer historia al convertirse en el primer representante de nuestro país que elimina al conjunto xeneize y, de paso, como si no significara nada, opaca el título obtenido por su acérrimo rival, las Águilas del América, hace algunos días. 

PRIMER TIEMPO

El comienzo de las hostilidades estuvo cerca de obscurecer el panorama de los rojiblancos. El reloj aún no señalaba los primeros cinco minutos de acción cuando un certero disparo de Marcelo Delgado exigió el vuelo espectacular de Corona, quien al menos en dicha acción hizo olvidar la imponente figura de Oswaldo Sánchez. Esta vez no, Marcelo. El “Chelo” se quedó con las ganas de reeditar el golpe propinado al Cruz en el estadio Azteca durante la final de la Libertadores 2001.

Las redes se estremecieron a los doce minutos. Francisco Palencia confirmaba que la máxima justa continental a nivel de clubes le genera un encanto especial al realizar un gol de antología, de esos que provocan el reconocimiento silencioso del rival y los elogios unánimes del público. El “Gatillero” prendió de volea el esférico. Abbondanzieri nada pudo hacer. Pero el árbitro sí. El delantero rojiblanco se hallaba en posición adelantada y la anotación fue justamente invalidada.

El conjunto jalisciense siguió intentando sin mucho éxito. A los veintiséis, Johnny García se quedó muy cerca de hacer daño tras un cabezazo de Palencia; no obstante, el esférico viajó a centímetros del poste derecho del golero bonaerense. Un incómodo remate de Bravo y un deficiente testarazo de Bautista conformaron los endebles argumentos ofensivos del chiverio hasta los cuarenta y cuatro minutos de tiempo corrido.

Los Xeneizes tenían una sonrisa pintada en el rostro al observar que el tiempo seguía su marcha y el marcador se mantenía en ceros. La ida a los vestidores sin haber sufrido un solo golpe por parte del Guadalajara encuadraba perfectamente en el diseño de partido realizado por el estratega bostero.. La afición comenzaba a evidenciar atisbos de frustración. Las Chivas empujaban con más decisión que inteligencia. El periodo inicial estaba a punto de culminar. Los presuntuosos argentinos se iban al descanso con la igualada en los cartones. Sin embargo, un deficiente desvió de la zaga boquense en el último suspiro de la primera mitad derivó en un cabezazo implacable de Johnny García. El Jalisco explotó. El orgullo pampero se vio un tanto herido. Ventaja mínima que despertó ilusión en el Rebaño para el complemento.

SEGUNDO TIEMPO

La fiesta fue redonda. Cuatro gritos de gol aún resuenan furiosamente en cada rincón del Estadio Jalisco, que fue mudo testigo de uno de los episodios más alegres de un club mexicano en Copa Libertadores. El uno a cero de Johnny en el ocaso de la primera mitad no fue más que el anticipo, la advertencia de un suceso grande. El de Omar Bravo a los cincuenta y cinco, tras una excelente jugada en el mediocampo y una desatención de la retaguardia rival, el respaldo a las posibilidades de éxito. El de Alfaro apenas a los sesenta prendió los focos de alarma en el banquillo visitante. El de Adolfo Bautista ya alcanzó grado de pesadilla para los argentinos y de jubilo total para la causa jalisciense, que baila y sonríe como nunca al haberse impuesto a uno de los grandes de Sudamérica.

Ni Galindo ni sus asesores soñaron con visitar La Bombonera respaldados por un colchón de cuatro anotaciones. Pero la fragilidad del sector bajo de los bosteros y la contundencia de los artilleros rojiblancos terminó por decretar un marcador que parece definitivo. Bravo, con su hambre de gol, aprovechó la pifia y venció a Roberto Abbondancieri. Alfaro y el “Bofo” simplemente dispararon sabiendo que era su noche de gloria y estremecieron un arco, el bostero, que no está acostumbrado a perder y que no olvidará la afrenta jalisciense. 

Ya casi, Chivas. El acceso a Semifinales está en tus manos. Sólo necesitas mostrar personalidad para no ser víctima del apabullante estadio bostero; humildad para reconocer que el enemigo es capaz de superar retos aún mayores y corazón, ese que nunca te ha faltado en la Libertadores, para soñar con alturas continentales.

Boca se fue callado y con el ánimo por los suelos. En su tierra recibirán cualquier cantidad de ofensas. Se las tienen bien merecidas. Hay ocasiones en las que el nombre no basta. Esta fue una de ellas. GOLES 1-0 Cobro de tiro de esquina desde la punta derecha. Pésimo desvío de la retaguardia. El balón queda en bandeja para Johnny García, quien se tiende y remata con la testa para marcar el primer tanto del encuentro. (45´)

2-0 Jugada por la punta izquierda. Los mediocampistas rojiblancos busca habilitar a Palencia; este no alcanza la de gajos. La pelota pasa de largo entre dos zagueros azules y Omar Bravo aparece para definir a primer poste con la pierna derecha. (55´)

3-0 Juan Pablo Alfaro toma el esférico en las cercanías de los tres cuartos de cancha, le pega con la parte externa del empeine y la de gajos termina incrustándose en el ángulo izquierdo de Abbondanzieri. (60´)   4-0 Deficiente rechace de la zaga boquense. El “Bofo” gana la pelota, se enfila y saca disparo de larga distancia que deja sin oportunidades a Roberto Abbondanzieri. Anotación similar a la de Alfaro.

ALINEACIONES

CHIVAS: 24 José de Jesús Corona, 6 Rafael Medina (21 O. Peralta al 88´), 3 "Maza" Rodríguez (amonestado al 36´), 4 Héctor Reynoso, 8 Johnny García, 11 Ramón Morales (amonestado al 23´), 15 Manuel Sol, 23 Juan Pablo Alfaro, 7 Adolfo Bautista (10 A. Medina al 85´), 17 Francisco Palencia, 9 Omar Bravo (14 A. Vela al 74´). DT Benjamín Galindo.

BOCA JUNIORS: 1 Roberto Abbondanzieri, 24 Sebastián Álvarez, 2 Rolando Schiavi, 3 Claudio Morel, 15 José María Calvo, 8 Diego Cagna (21 V. Ormazabal al 69´), 5 Alfredo Cascini (amonestado al 73´), 14 Pablo Martín Ledesma (amonestado al 27´), 16 Marcelo Delgado (amonestado al 79´), 17 Rodrigo Palacio, 23 Andrés Guglielminpietro (9 M.  Palermo al 64´). DT Jorge Benítez.

ARBITRAJE

Bueno del paraguayo Carlos Torres. Aunque muchos sectores se empeñan en sentirse víctimas de una campaña del arbitraje sudamericano contra México, la verdad es que el señor hizo un buen trabajo. Dejó pegar, como es el estilo del arbitraje sudamericano, pero no perdió el control del partido. El gol anulado a Palencia es una jugada muy apretada en la que el mexicano está medio paso adelante.[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×