Al igual que todo Querétaro, Roberto Nurse anhela el ascenso

Con estatura superior a 1.80 metros, tez morena y cabello rizado peinado con algunas rastas, Roberto Nurse Anguiano confunde a más de uno en cuanto a su nacionalidad. Su acta de nacimiento indica...
 Con estatura superior a 1.80 metros, tez morena y cabello rizado peinado con algunas rastas, Roberto Nurse Anguiano confunde a más de uno en cuanto a su nacionalidad. Su acta de nacimiento indica que es mexicano, pero por sus venas corre sangre panameña.

MEDIOTIEMPO | Agencias10 de Junio de 2005

Con estatura superior a 1.80 metros, tez morena y cabello rizado peinado con algunas rastas, Roberto Nurse Anguiano confunde a más de uno en cuanto a su nacionalidad. Su acta de nacimiento indica que es mexicano, pero por sus venas corre sangre panameña.

Pese a que practicó baloncesto desde niño por instrucción de sus padres, hoy en día el futbol le apasiona. Sus logros han contagiado ese sentimiento a su familia, incluso su hermana menor ya fue integrante de la Selección Mexicana Sub-17.

Nurse Anguiano, autor de 4 goles que ayudaron al Querétaro a consagrarse monarca del Torneo Clausura 2005 de la Primera "A" y uno más en la Final por el pase al Máximo Circuito, está a punto de lograr la meta de ascender a la Primera División.

Apenas el miércoles marcó el primero de los tantos de Gallos Blancos en la victoria 2-1 sobre San Luis en el choque de ida de la Final de ascenso, un remate con la cabeza que ingresó por el ángulo izquierdo de la meta defendida por Adrián Zermeño, a los 53 minutos, a un servicio de Armando Tavira desde el costado izquierdo.

Y de empezar en el balompié con alguna resistencia de su padre, Roberto Tomás Nurse Blake, quien fuera seleccionado de basquetbol por Panamá hace varios años, el joven atacante afirma que paulatinamente ha logrado que su progenitor se emocione y siga de cerca su paso por los diferentes clubes para los que ha jugado a nivel profesional.

"Cuando dije a mis papás que iba a jugar futbol, a mi papá no le gustó mucho por que él estuvo en la selección de basquetbol de Panamá, y siempre jugó ese deporte, y mi hermana y yo desde niños también lo practicamos".

El deporte ráfaga ha sido parte de su vida, pero el futbol gana adeptos. "Mis padres se conocieron mediante el baloncesto, mi mamá jugaba y mi papá era su entrenador. Entonces cuando decidí que me gustaba más el futbol y que quería jugarlo a él no le gustó mucho la idea, pero la respetó y ahora es el primero que ve los partidos".

Su camino en el balompié tuvo sus "pininos" por la mayor afición que existe por este deporte en nuestro país. "Simplemente por estar en México, que a toda la gente le gusta más el futbol empecé en esto. En la escuela siempre era mucho mejor la selección de soccer que la de basquetbol y así fui tomándole el gusto".

El atacante de Gallos Blancos comenta cuando arrancó su carrera en el balompié de nuestro país: "Aunque siempre me ha gustado mucho el baloncesto, el futbol me fascina. Decidí jugar profesionalmente desde los 18 años, cuando empecé en Segunda División, pero antes ya había estado en algunas escuelas de futbol".

Y aunque sus padres inculcaron el gusto por el deporte ráfaga en Roberto y su hermana Marcia Nurse Anguiano, "ahora hasta ella también juega futbol, pues ya estuvo en la Selección Sub-17".

Explica: "A mi mamá (Marcela Anguiano Pérez) siempre le ha gustado el soccer porque ella sí es de México, no ha sido fácil la adaptación pero ahora que ya tenemos un tiempo en esto igual van bien las cosas".

Hoy, Nurse Anguiano tiene por delante 90 ó hasta 120 minutos por jugar e incluso hasta participar en alguna tanda de tiros penales definitoria. Esa es la distancia que lo separa de completar el sueño de llegar al Máximo Circuito del balompié en nuestro país.

"Sí, al igual que nosotros, todas nuestras familias también están puestas con sus miradas en Primera División y esperemos que lo logremos", indica sobre la ventaja de 2-1 tras el choque de ida y de cara al encuentro de vuelta, que se disputará mañana a partir de las 19:00 horas en el Estadio Alfonso Lastras Ramírez.

Con el apoyo familiar, Roberto se siente más motivado a alcanzar su sueño. Su padre gozó cada uno de sus goles durante la liguilla del Clausura 2005. "Está feliz y dice que no me quite los zapatos rojos. Es con los que más cómodo juego y simplemente por eso los uso", señala sobre su calzado, que no utiliza por cábala.

De rápida carrera, habilidad para desmarcarse en el área, con el arma de una gran estatura para rematar con la testa, el joven ariete tiene experiencia en varias posiciones dentro del terreno de juego y ha sacado jugo de ellas para mejorar su rendimiento de cara al marco.

"Cuando empecé a jugar futbol lo hacía de portero, porque tenía la facilidad por el basquetbol, por el uso de las manos. Después, poco a poco, fui entrando a la cancha, empecé como defensa y terminé ya como delantero".

Iniciar bajo los 3 postes ha permitido usar esa experiencia para su actual posición. "Sí, me ha ayudado porque por ahí en el momento piensas en el punto débil o lo que más trabajo te costaba y le buscas ponerle el balón ahí al portero contrario".

Aunque reconoce que el cancerbero del San Luis, Adrián Zermeño tiene muchas cualidades en su posición, él está seguro de tener la capacidad para vencerlo otra vez como ya hizo en la ida y ayudar al Querétaro a alcanzar la meta del ascenso.

"Es un muy buen portero, pero si nos aplicamos como en esta ocasión y colocamos bien el balón no va a haber oportunidad de que lo ataje", manifiesta en torno al gol que marcó el miércoles por la noche, gracias a un remate con la cabeza que mandó al fondo por la esquina superior izquierda, pese al espectacular vuelo de Zermeño.

Agrega: "Yo comenté en la Final del Campeonato Clausura (ante León) que me había encantado anotar en esos juegos y que me habría gustado marcar otra vez. Y ahora en la disputa por el ascenso quería hacerlo y ya se me dio, por lo que quiero ir al juego de vuelta y volver a anotar, pero lo más importante es que el equipo obtenga el objetivo".

Ese reciente tanto tuvo un sabor especial que no puede ocultar. "Es un gol que me llenó de emoción, pero no podemos desconcentrarnos en este momento. Faltan 90 minutos y vamos a ver que pasa".

Advierte que existe presión para él, como para todos los atacantes de ambos cuadros, para conseguir las anotaciones que ayuden a conseguir una ventaja necesaria y el título para ascender.

"Sí, claro que hay presión, tanto para los delanteros como para todos, porque el rival te está provocando, te habla para que te desconcentres. Entonces tienes que estar mentalizado a que la pelota que te caiga la tienes que meter, en la ida lo pudimos hacer y ojalá que en el juego de vuelta tengamos la suerte de repetirlo".

Después del triunfo 2-1 en el primer capítulo de esta Final para hallar al sustituto del Puebla, admite que un gol puede considerarse poco pero "es una ventaja, mínima pero al fin diferencia, tenemos que ir al juego de vuelta a poner nuestra máxima disposición y hacer lo posible para sacar adelante este encuentro".

Ya sacaron avante el barco en situaciones similares. "Tuvimos frente a Cruz Azul Oaxaca (en Cuartos de Final) y León (en disputa por el título del Clausura 2005) un gol de diferencia y fuimos al duelo de vuelta supermentalizados y a trabajar como lo teníamos que hacer y conseguimos llevarnos la eliminatoria".

Para la vuelta de la serie ante San Luis, campeón del Apertura 2004 "es igual, tenemos que ir con la máxima disposición y lograr el objetivo de empatar o ganar para lograr el ascenso".

Tendrán mañana varios adversarios por vencer: "Sabemos que vamos a jugar contra todo, ante el San Luis, la afición, el arbitraje y las "marrullerías" que puedan existir, pero en la ida demostramos que jugando bien y en la cancha fuimos superiores a ellos. Si se presenta un juego para definirse sólo en el campo estoy seguro que vamos ganary lograremos el ascenso".

Y habla de un aspecto que ayudaría: "Una clave podría ser anotar primero, porque en todas nuestras series de la Liguilla anterior lo hicimos antes que el rival, creo que es un factor, no sé si de casualidad pero nos ayudaría bastante".

Y no deja de lado otro punto que los ha guiado hasta estas alturas, pese a que terminaron en onceavo sitio de la tabla general durante el Clausura 2005: una fortuna muy particular. "Sí, nos ha acompañado, es la suerte del campeón, y esperemos que ahora tengamos mucha de ella y podamos mantener la ventaja".

[ntx][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×