Héroes teutones... Rudi Voeller

Un icono del fútbol alemán es, sin lugar a dudas, Rudi Voeller, quien como seleccionado teutón sumó un total de 47 goles en 90 partidos internacionales jugados. Una proeza alemana nacida el 13 de...

Citlali Paz | MEDIOTIEMPO13 de junio de 2005

Un icono del fútbol alemán es, sin lugar a dudas, Rudi Voeller, quien como seleccionado teutón sumó un total de 47 goles en 90 partidos internacionales jugados. Una proeza alemana nacida el 13 de abril de 1960 en Hanau, quien además de jugar con clase y calidad al fútbol, supo responder desde la banca como director técnico del representativo alemán.

Sus comienzos se dieron en el SV Stuttgarter Kickers, un equipo de la Segunda División alemana. Tras su temporada de éxitos, Voeller se unió al TSV 1860 Munchen de la Bundesliga donde fue relegado a suplente en su primera temporada, aunque posteriormente demostró su talento como un jugador de calidad. En 1982 se unió al conjunto Werder Bremen. En ese mismo año también debutó con el combinado alemán.

Durante su paso en el Werder, fue jugador clave aportando anotaciones que llevaban al equipo a estar dentro de las primeras diez posiciones del campeonato. Su sentido de gol y habilidad para crear jugadas, fue lo que hizo a los directivos del A.S. Roma llamarlo en el año de 1987. Durante su estancia con la Roma sobresale su campeonato del calcio italiano en 1991, tras haber terminado primer lugar de la serie A. Un año más tarde, Voeller migra a la liga francesa con el Olympique Marseille donde se apoderó del titulo de Campeones de la Champion’s League en 1993, tras vencer uno a cero al diavolo rossonero: AC Milán. Finalmente, regresó en 1994 a la tierra que lo vio nacer para culminar su carrera como jugador en el Bayern Leverkusen. En 1996 decide ponerse los pantalones largos y dedicarse a los asuntos administrativos del club.

En lo que respecta a sus presentaciones internacionales, el momento más importante de su carrera fue en Italia 1990, cuando tuvo la oportunidad de cargar la Copa del Mundo junto a jugadores como Lothar Mattheus y Jurgen Klinsmann. Tampoco se puede olvidar el sub-campeonato que recogió en México 1986, tras haber caído ante la Argentina de Maradona. Finalmente, su camino por el torneo más importante del fútbol terminó mundial culminó en Estados Unidos 1994.

Después de retirarse en 1996 Voeller no se dedicó a entrenar, sino que comenzó como ejecutivo del equipo Leverkusen. Sin embargo, después de la decepcionante participación de la Selección Alemana en la Eurocopa del 2000, Voeller llegó al combinado para suplir a Erich Ribbeck. De esta manera, y aún sin tener la licencia de Director Técnico, Voeller llega al timón de los teutones. En principio había firmado un contrato por un año. Sin embargo, éste fue extendido después de que quien iba a ser su sucesor, Chritoph Daum, fuera involucrado en un escándalo de drogas.

Su arranque como seleccionador nacional fue con una victoria sobre Inglaterra, que jugó como local, de uno a cero en las eliminatorias para el Mundial. Ya en el torneo mundial de Corea-Japón 2002, una victoria inaugural de ocho a cero para los alemanes en contra de Arabia Saudita, les brindó confianza y tranquilidad. De tal manera que Alemania tuvo un camino seguro hasta la final, donde cayeron ante la samba de los brasileños con un marcador de dos a cero.     El rendimiento del equipo nacional alemán fue decayendo. Los teutones regresaron a su casa antes de que empezara la segunda ronda de la Eurocopa de Portugal 2004. Fue por dicho motivo que  Voeller decidió abandonar su puesto como capitán de la escuadra alemana para ir a dirigir por un breve tiempo al A.S. Roma. Por ahora lo que se esta fraguando en la elite del fútbol es su regreso al Bayern Leverkusen como Director Técnico.

[mt / Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×