México 1-0 Brasil... ¡Excelente Tri! Derrota al Penta con grandeza

Dentro de la Copa Confederaciones, la Selección Mexicana de Futbol consiguió esta noche en Hannover la victoria más importante de la era Lavolpe y uno de sus más importante triunfos en el...

Odilón Ramos | MEDIOTIEMPO / MEXSPORT (enviado)Estadio de Hannover, 19 de Junio de 2005 ante un lleno

Dentro de la Copa Confederaciones, la Selección Mexicana de Futbol consiguió esta noche en Hannover la victoria más importante de la era Lavolpe y uno de sus más importante triunfos en el continente europeo, y no sólo porque se le ganó 1-0 a Brasil, sino por la manera en que esta victoria se dio, con una solidez y orden fuera de serie e incluso mostrando un futbol impresionante en el cierre del partido.

La primera parte fue de dominio territorial brasileño, pero la zaga del Tri evitó que Oswaldo tuviera mucho trabajo. Incluso, México tuvo la oportunidad de irse al frente con un penal a favor que en el primer intento anotó Borgetti, aunque el juez anuló y ordenó repetir en dos ocasiones, ambas desperdiciadas por Jared.

México salió vitoreado por la afición alemana a la que conquistó con mucho mérito y seguro generará una gran cantidad de atención y será elogiado por la prensa internacional. Los movimientos de Lavolpe fueron precisos y bien explotados, tanto en la alineación inicial como durante el partido.

El Tri clasifica a las Semifinales de la Copa Confederaciones llegando a 6 puntos en la cima del Grupo B y la razón por la que ya aseguramos un puesto en la siguiente ronda, es debido a que Brasil y Japón, que tienen 3 puntos en segundo y tercer puesto, se enfrentarán entre sí en la Jornada 3 y uno de ellos quedará eliminado. Grecia quedó ya fuera sin unidades.

Entonces tenemos que, en la tercera fecha, Japón y Brasil buscarán la clasificación y México, ya clasificado chocará ante Grecia, ya eliminado.

PRIMER TIEMPO

México saltó al campo sin ningún tipo de complejos, Lavolpe hizo dos cambios en el cuadro inicial, dejó un sólo contención nominal, puso a Gonzalo Pineda de lateral izquierdo en lugar de Lozano, buscando mejor marca por el lado izquierdo y ubicó a Ramoncito Morales como un extremo por el mismo lado.

Sin embargo, aunque Ricardo Osorio, que se incorporaba al frente, logró un primer desborde que prendió a la afición mexicana, poco a poco los brasileños jugaban cerca del área de Oswaldo, aunque la defensa azteca, con mucha dinámica, hacía siempre el 2 contra uno y lo mejor era que se plantaban como un muro para rechazar casi todos los disparos que intentaban los brasileños desde el borde del área, destacando uno de Robinho que olía a gol.

Oswaldo ganó el primer rebote ante el acoso de Adriano y la confianza crecía en la zaga mexicana, aunque también lo hacía el dominio brasileño, ya que el Tri no podía mantener mucho tiempo la pelota cuando se acercaba al área brasileña e inmediatamente eran rechazados hacia su propio terreno.

A partir del minuto 20’, los disparos brasileños comenzaron a librar a los defensores mexicanos, aunque Ronaldinho, Robinho y Adriano no podían darle dirección al arco. La presión de la verdeamarelha con la pelota, no era el único problema para los verdes, puesto que Brasil se había dado cuenta ya de que siempre el cuadro azteca intentaba salir tocando y achicaba para obligar a Oswaldo a despejar largo y dividir la pelota.

Al primer tiro a gol de México fue al minuto 26 cuando Ramón Morales le pegó al esférico desde la banda izquierda, intentando sorprender a Dida que ni se inmutó para atraparlo. Sin embargo, esos arribos de Ramón Morales quien no tenía que preocuparse por labores defensivas, comenzaron a ser la única llave de México para atacar.

Así, al minuto 28 un centro de Ramoncito desde la izquierda provocó que Roque Junior empujara por la espalda a Borgetti que ya le había ganado la posición. El árbitro Roberto Rosetti de Italia marcó la pena máxima. El mismo Jared Borgetti cobraría, pero sin imaginar el "show" innecesario por parte del árbitro.

Borgetti anotó en el primer intento, bien, potente al centro, pero el juez decidió repetir el cobro por una invasión de 10 centímetros de Fonseca, una exageración, aunque hay que decir, reglamentaria. Para el segundo intento el nerviosismo de Jared había aumentado exponencialmente y ahora su disparo fue al travesaño, pero el Asistente 1 le indicó al juez que Dida se había movido antes, algo cierto, y se repitió nuevamente. Para el tercer cobro, Jared estaba hecho un manojo de nervios, incluso Lavolpe pidió que cambiara el tirador, pero Borgetti le pidió tirarlo y lo hizo, pero no pudo anotar, Dida atajó con sus largos brazos, tirándose sobre su derecha y, aunque los dos causales que obligaron a repetir los dos penales anteriores se repitieron, ya el árbitro no se atravió a mantener su línea.

El partido se había desordenado mucho y los dos equipos tardaron un par de minutos en volver a meterse al ritmo. Adriano fue el primero que encontró oportunidad cuando disparó raso y cruzado para que Oswaldo hiciera la atajada del partido mandando a corner con las uñas.

México tuvo otro disparo de Ramoncito Morales, pero Brasil fue nuevamente tomando el control del juego. Incluso Adriano perdonó una clarísima que era gol inminente al 45+1’ cuando un rebote le quedó franco, cerca del arco y con Oswaldo prácticamente vencido, pero el crack brasileño voló la pelota y sentenció el primer tiempo con un accidentado 0-0.

Por cierto, después de tanto desorden, el juez agregó solo 1 minuto y medio, siendo que en las repeticiones del penal se perdieron al menos cinco.

SEGUNDO TIEMPO

Para la segunda parte, inesperadamente salió "Kikín" Fonseca, que ciertamente no había tenido mucha participación en el primer tiempo, para el ingreso de un medio mixto, Luis Pérez, con lo que Lavolpe quiso y tuvo la pelota.

El segundo tiempo arrancó bastante bien, de hecho en los primeros 4 minutos hubo 3 buenas oportunidades, dos para México y una para Brasil. Ramoncito inició con un balazo que pasó cerca, luego Ronaldinho le puso un gran pase a Robinho a quien se le cerró el ángulo y mandó la pelota arriba del arco. Luego, Jared remató de volea a dos metros del arco de Dida.

Posteriormente el juego cambió un poco, Brasil buscaba espacios y se replegaba para buscar el contragolpe. México aceptaba el reto y manejaba la pelota, tocando mucho más. Sin embargo, el riesgo era enorme para los dos equipos por el ir y venir en que se había metido el partido, pero era un regalo tremendo, puesto que estábamos viendo un extraordinario espectáculo.

Brasil se lanzó entonces con todo, o al menos eso intentó, porque se estrelló contra el orden defensivo y concentración azteca que controló todo con una disposición impresionante. El público alemán, que de por sí ya apoyaba a los verdes desde el inicio del encuentro, fue conquistado totalmente por el equipo Tricolor que comenzó a jugar de una manera impresionante.

La presión brasileña parecía tener frutos cuando al 67’, Adriano mandó la pelota a las redes con un letal cabezazo, pero la jugada fue muy bien anulada por el Asistente 1 por un fuera de juego bien marcado.

El juego se mantenía con un ir y venir extraordinario, pero lo que hizo México a partir del minuto 75’, fue realmente extraordinario, tenía la pelota, le daba toque al equipo brasileño o aprovechaba los espacios que dejaba atrás el equipo de Parreira. México tuvo para ampliar el marcador, Pavel generaba lanzamientos hacia las bandas y Alberto Medina había entrado para preocupar por la banda izquierda mientras que Mario Méndez había reforzado la lateral derecha.

EL Tri jugaba por nota y sólo por falta de precisión no sentenció el encuentro, por lo que, como era lógico, cada vez Brasil empujó más a los verdes a su área y cada vez demostró más México su orden defensivo, ganando incluso ya con la marca hombre a hombre ante la habilidad brasileña y sacando en el momento preciso la línea del fuera de juego hasta el borde del área grande, sorprendiendo en al menos 4 ocasiones a los rivales y logrando anular jugadas con la marcación de la posición adelantada.

El sufrimiento fue el sinónimo de los últimos 7 u 8 minutos, incluyendo los 4 de compensación, y ya al 90+2’, Lucio se encontró con un balón colgado en un corner desde la izquierda y remató de derecha paralizando el corazón de todo México, pero Oswaldo, a dos tiempos y con una gran reacción que levantó a la gente de sus asientos, conjuró el peligro.

Terminó el partido, México consigue su mejor victoria de la era Lavolpe y sin duda uno de los mejores triunfos de su historia en territorio europeo. El Tri derrotó al Pentacampeón del Mundo y salió de la cancha de Hannover entre los aplausos y la admiración de todos los aficionados, propios y extraños. ¡Bravo México!

GOL:

(58´) 1-0 Jared Borgetti. Corner cobrado por Pavel Pardo izquierda directo al borde del área chica, Borgetti gana bien la posición, se levanta y coloca un excelente remate de cabeza picado a la izqueirda de Dida.

ALINEACIONES

MÉXICO: 1 Oswaldo Sánchez (amonestado al 80´), 18 Salvador Carmona, 5 Ricardo Osorio, 2 Aarón Galindo, 3 Carlos Salcido, 14 Gonzalo Pineda (amonestado al 51´, salió al 69 por el 16 Mario Méndez), 8 Pavel Pardo, 11 Ramón Morales (salió al 72’ por el 19 Alberto Medina), 7 Antonio Naelson "Sinha", 17 Francisco Fonseca (salió al 46’ por el 22 Luis Pérez), 9 Jared Borgetti. DT Ricardo Lavolpe.

BRASIL: 1 Dida, 6 Gilberto, 3 Lucio, 4 Roque Junior (amonestado al 28´), 13 Cicinho, 5 Emerson (salió al 65’ por el 19 Renato), 11 Zé Roberto, 8 Kaká (salió al 76´ por el 18 Juninho Pernambucano), 10 Ronaldinho, 7 Robinho (salió al 65 por el 21 Ricardo Oliveira), 9 Adriano. DT Carlos Alberto Parreira.

ARBITRAJE

Si quitamos la exageración al repetir el primer penal de Borgetti, el juez Roberto Rosetti estuvo bien, manteniendo criterios y, aunque sin librarse de proteger en exceso a los astros brasileños, algo normal en cualquier árbitro, tuvo un buen trabajo.

[mt / Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×