Australia-Túnez, el partido que nadie queria cubrir

Pese al poco interés que este juego creó en la gente, la entrada en el Zentralstadion no fue tan mala como se esperaba, llegando a ser de regular a aceptable. Esto mientras, en Nuremberg,...

Agustín Cuevas | MEDIOTIEMPO / MEXSPORT (Enviado)Estadio Zentralstadion, Leipzig, Alemania. Miércoles 21 de junio de 2005

Pese al poco interés que este juego creó en la gente, la entrada en el Zentralstadion no fue tan mala como se esperaba, llegando a ser de regular a aceptable. Esto mientras, en Nuremberg, argentinos y alemanes abarrotaron las tribunas del Frankestadion para ver la intensa lucha por el primer lugar del Grupo A entre estas dos naciones.

Australia presentó un cuadro plagado de jugadores que no venían apareciendo con regularidad en la alineación titular, formados en el terreno de juego con un clásico 4-4-2 que daba prioridad al toque raso y al pie. Por su parte, Túnez saltó al campo con un 5-3-2 que centraba su trabajo en las bandas, sobre todo en la izquierda.

Con el silbatazo inicial llegaron los primeros avisos de Túnez y las primeras desatenciones de la zaga australiana, sin embargo, esto no atraía la atención de algunos representantes de los medios que, pegados a su monitor, seguían de cerca las acciones del partido en Nuremberg. La tentación era demasiada, ya que, además, el partido de Leipzig no era del todo interesante.

Luego llegó el minuto 27´ y con él un festejo mesurado se escuchó detras de mí. El alarido provino del grupo de voluntarios alemanes que pudieron ver, en los monitores, el primer tanto de su Selección, logrado por Kevin Kuranyi. Poco después, al 33´, el partido que se estaba jugando frente a nosotros perdió un poco mas de atención por que, de tiro libre, Riquelme había igualado en Nuremberg.

Ya en el segundo tiempo, fue claro que muy poca prensa seguía las incidencias del encuentro entre Australia y Túnez, pues los monitores, uno a uno, cambiaban de canal discretamente, para que no se notrara la total falta de interés por lo que sucedía unos metros mas abajo.

Otro festejo alemán llegó, pero pronto apareció otro grito argentino: 2-2 en un partidazo. Por acá, Túnez lograba el segundo y definitivo tanto de la noche, pero pocos se enteraron del acontecimiento.

El puñado de reporteros que no tuvimos la suerte de cubrir el excelente duelo entre Argentina y Alemania, no sufrimos tanto, aunque suene un poco cruel, pues Australia y Túnez lo único que querían a esas alturas era volver a casa. Los únicos que gritaban, festejaban, y no perdían detalle de lo que pasaba en el terreno de juego eran los narradores tunecinos, que un par de veces hicieron voltear con sus gritos a los concentrados reporteros que miraban atentos el otro duelo.

A pocos minutos del final del partido apareció la lluvia, que llegó para refrescar la calurosa noche de Leipzig. Llegó el término de ambos encuentros y en el nuestro, en el Australia-Túnez, jugadores de las dos selecciones obsequiaron, en senal de agradecimiento, cualquier cantidad de souvenirs a los fanáticos que tuvieron la suerte de estar en primera fila del partido que nadie quería ver.

[mt / Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×