El color del Grecia-México

Al final, ya terminado el juego y a las afueras del estadio, los aficionados se hermanaban en cánticos helenos y gritos nacionales. La cerveza corrió a cuenta de un euro por cada vaso y todos,...

Odilón Ramos | MEDIOTIEMPO / MEXSPORT (enviado)Frankfurt, Alemania 22 de junio de 2005Parecía que la entrada al Waldstadion de Frankfurt no sería del todo buena, sin embargo, después del minuto 30 del primer tiempo, las gradas empezaron a llenarse y poco faltó para decretar un lleno en el estadio. Contrario a lo que estábamos acostumbrados, esta noche los aficionados mexicanos no fueron mayoría y el grito helénico de "Hellas, Hellas" (Grecia, Grecia) fue el que siempre se impuso y cada vez sonó quizás más estruendoso. Ésto se debe a los miles de griegos que emigran a Alemania en búsqueda de un mejor trabajo, una mayor calidad de vida y que se dieron cita en Frankfurt para rendirle tributo a la oncena que los hizo campeones de Europa hace apenas un año y que hoy no les permitió ni una sóla vez gritar "gol".Los mexicanos fueron menos en número pero también dejaron oir sus cánticos. El "Cielito Lindo" y "El Rey" se escucharon más de una vez y mientras se descansaba del clásico "México, México". Para los aficionados aztecas la suerte tampoco estuvo de su lado y a pesar de los sendos remates de Pineda y Torrado las gargantas no concretaron la alegría deseada, la bola nunca se meció en la red.

Al final, ya terminado el juego y a las afueras del estadio, los aficionados se hermanaban en cánticos helenos y gritos nacionales. La cerveza corrió a cuenta de un euro por cada vaso y todos, griegos, alemanes y mexicanos pudieron decir juntos "salud!".[mt / Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×