El ambiente previo al México-Sudáfrica

La gente, los primeros aficionados que como chispas de colores comenzaban a salpicar la inmensa explanada del Home Depot Center comenzó a llegar a las 15.30 hrs. Precavidos, llegaron a este...
 La gente, los primeros aficionados que como chispas de colores comenzaban a salpicar la inmensa explanada del Home Depot Center comenzó a llegar a las 15.30 hrs. Precavidos, llegaron a este inmenso complejo deportivo dispuestos a evitar todo tipo de probl

Walter González | MEDIOTIEMPO/ MEXSPORT (enviado)Home Depot Center, Carson, California. Viernes 8 de julio de 2005

La gente, los primeros aficionados que como chispas de colores comenzaban a salpicar la inmensa explanada del Home Depot Center comenzó a llegar a las 15.30 hrs. Precavidos, llegaron a este inmenso complejo deportivo dispuestos a evitar todo tipo de problemas y compraban sus boletos sin necesidad de colas. Alegres, con un brillo de vida en los ojos, sus banderas a manera de capa y sus playeras verdes, los mexicanos de “este” lado ya estaban listos para esperar 3 horas y ver a su selección durante 90 minutos. Aunque lo que realmente esperaban era sentirse durante ese breve tiempo, un poco más cerca de su México, de nuestro México.

Buscando calma, salí de Long Beach temprano. Primero hacia Torrence, donde supuestamente me acreditaría (cosa que no sucedió), y de ahí hasta Carson. Ambos trayectos son larguísimos, más o menos tardé 2 horas y media en llegar al Home Depot Center pues decidí tomar el bus, para conocer la vida de nuestros paisanos. Así, luego de sonreír ante el hecho de descubrir que aquí hay mas restaurantes de comida mexicana que McDonalds, a las 15 hrs. llegaba yo al estadio en un camión conducido por un compatriota de  Nayarit que me dejó a las puertas de un gigante estacionamiento con el estadio al fondo, que cuesta nada mas y nada menos que 15 dólares, dispuesto a seguir luchando contra la  incapacidad de CONCACAF para darle importancia a su evento máximo. No cabe duda que la insoportable intrascendencia  de la Copa de Oro para los estadounidenses y para los organizadores del evento le están costando muy caro a los reporteros que la cubrimos.

Pero volvamos a lo importante, la gente, a los 15 dólares de estacionamiento hay que sumarle un promedio de 25 por cada boleto y, claro, unos 6 y 8 dólares por burrito y  entre 3 y 5 por cada bebida. Ver a su selección no le sale nada barato a nuestros paisanos. El frió complejo deportivo, antes desolado, comenzó a poblarse, a pintarse de verde, de rojiblanco chiva, de amarillo americanista, aunque hay que mencionar que aquí en la sede de Chivas USA, los aficionados del Rebaño aplastaron en presencia más o menos 5-1 contra los aficionados de cualquier otro equipo.

Luego de luchar por encontrar el centro de acreditaciones que nadie sabía donde estaba, de descubrir que el centro de prensa no tiene siquiera una computadora para que los medios hagamos nuestro trabajo; luego de ver el ensayo de la ceremonia de las banderas; luego de platicar con un par de centroamericanos, me asomé a la explanada, la vi ya llena de mexicanos con trompetas, con un barullo tremendo, vi volar un balón redondo (no alargado) que uno de ellos llevaba esperando recibir un autógrafo , y entonces, me sentí un poco menos solo, me sentí yo también más cerca de México.El México Sudáfrica está por comenzar, hoy el Home Depot Center es territorio azteca.[mt/mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×