Las Águilas sufrieron para vencer a Dorados

Las Águilas del América tuvieron que emplearse a fondo para derrotar dos goles a uno a los Dorados de Sinaloa en la cancha del estadio Azteca. Un magnífico tanto de Jaime Ruiz a los cuarenta...
 Las Águilas del América tuvieron que emplearse a fondo para derrotar dos goles a uno a los Dorados de Sinaloa en la cancha del estadio Azteca. Un magnífico tanto de Jaime Ruiz a los cuarenta minutos de acción propició que la racha invicta de los capitalin

Mauricio Cabrera | MEDIOTIEMPO/DORADOSEstadio Azteca. Domingo 14 de agosto de 2005

Las Águilas del América tuvieron que emplearse a fondo para derrotar dos goles a uno a los Dorados de Sinaloa en la cancha del estadio Azteca. Un magnífico tanto de Jaime Ruiz a los cuarenta minutos de acción propició que la racha invicta de los capitalinos se pusiera en peligro; sin embargo,  Cuauhtémoc Blanco se puso al equipo sobre los hombres y lo guió a la voltereta durante la parte complementaria. Primero, un pase a profundidad para que Giménez doblegará a Saucedo; después, un excelente cobro desde los once los pasos. Sin jugar al nivel esperado, los emplumados siguen volando alto en el futbol mexicano.

PRIMER TIEMPO

El cuadro de Mario Carrillo pretendió impresionar desde el instante en el que anunció un once inicial netamente ofensivo. Cuauhtémoc Blanco, Claudio López, Kléber Boas y Reinaldo Navia engalaron la formación americanista. Muchos se atrevieron a pronosticar una goleada de escándalo. Los nombres de los artilleros emplumados bastaban y sobraban para despertar el más profundo de los respetos. Se aseguraba que era cuestión de tiempo. Pero no... los Dorados tenía preparada una sorpresa.

América fue tan peligroso como siempre. La defensiva sinaloense se vio superada en cualquier cantidad de ocasiones; sin embargo, Kléber y Reinaldo Navia no estuvieron finos a la hora de concretar. Al chileno le falta tiempo para encontrar su mejor nivel; el amazónico no alcanza la regularidad que de él se espera. Así como hace la anotación más bella de la jornada, es capaz de fallar la más clara del campeonato. Las Águilas intentaron por el centro, por la derecha y por la izquierda, hasta de media distancia. El resultado fue nulo. La meta de Cirilo Saucedo se mantuvo invicta para mala fortuna de los azulcremas.

Dorados aparentaba no tener intenciones de hacer daño. Ni siquiera parecía quedarle tiempo para ofender. La presencia de los artilleros capitalinos imposibilitaba cualquier intento en el ataque del conjunto pesquero. O se defendían con todos o el marcador terminaría siendo adverso. Al menos eso pensaba el equipo de casa, que vio sorprendido como un hermoso disparo de Jaime Ruiz rompía la paridad en los cartones. Guillermo Ochoa pasó del día de campo a la pesadilla. Su primera intervención de relevancia la concluyó en el suelo y lamentándose por no haber alcanzado a evitar que el empate parcial en el marcador se mantuviera. El silencio del Azteca lo decía todo, evidenciaba el dolor amarillo.

SEGUNDO TIEMPO 

Mario Carrillo entendió que debía encontrarle un nuevo rostro a su escuadra. Para la reanudación, ordenó el ingreso de Christian Giménez en sustitución de Reinaldo Navia. A la postre, la participación del argentino sería fundamental para que las Águilas obtuvieran la victoria. Fue a los cincuenta y nueve minutos cuando el “Chaco” aprovechó un excelente pase de Cuauhtémoc Blanco para elevarle la de gajos a Cirilo Saucedo. Los Dorados sufrieron un golpe anímico al verse igualados en el marcador y exageraron al enviar centros a Sebastián Abreu, lo que facilitó el trabajo de los zagueros americanistas. Bracamontes pedía calma desde el banquillo, confiaba en cuando menos conservar el empate.

Cuauhtémoc deseba llevarse la tarde. A su invaluable colaboración en el primer tanto americanista se le tuvo que sumar la sobria ejecución de la pena máxima. El árbitro no se equivocó al decretar una falta de Tambussi sobre Aarón Padilla. Blanco tampoco entró al círculo de los erráticos. Miró decidido la puerta sinaloense y venció desde los once pasos. Cirilo nada tuvo que hacer.

De ahí en adelante, el partido estuvo abierto para ambos. Mientras Kleber hacía hasta lo imposible por llevarse los “osos” de la semana, Tambussi se vestía de villano al echar por fuera la máxima oportunidad de emparejar los cartones. El silbatazo final llegó. América corrió peligro, pero salió vivo. Dorados volvió a caer, aunque como paliativo se lleva el orgullo de haber vendido muy cara la derrota.

Goles

0-1 Pase desde el costado derecho. Jaime Ruiz, ubicado en tres cuartos de cancha, prende la de gajos con la parte interna del pie derecho para vencer a Ochoa, quien alcanzó a desviar, pero su esfuerzo fue inútil. La pelota entró en romance con las redes. (40´)

1-1 Cuauhtémoc Blanco envía pase a profundidad para Christian Jiménez, quien eleva ante la salida de Cirilo Saucedo y empata el partido. (59´)   2-1 Aarón Padilla mata con el pecho dentro del área. Leonardo Tambussi se interpone en el camino del “Gansito”, propiciando la marcación de la pena máxima. Cuauhtémoc ejecuta perfectamente al engañar a Cirilo y enviar el balón al costado derecho. (72¨) [mt/dorados]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×