El color de la primera victoria de los Zorros

Sufriendo al estilo rojinegro, pero Atlas le dio su primer triunfo a sus 16 mil aficionados que asistieron al estadio a apoyar a un equipo, que esta en desgracia porcentual.
 Sufriendo al estilo rojinegro, pero Atlas le dio su primer triunfo a sus 16 mil aficionados que asistieron al estadio a apoyar a un equipo, que esta en desgracia porcentual.

Alejandro Jiménez | MEDIOTIEMPO (corresponsal)Guadalajara, Jalisco. 20 de agosto del 2005

Sufriendo al estilo rojinegro, pero Atlas le dio su primer triunfo a sus 16 mil aficionados que asistieron al estadio a apoyar a un equipo, que esta en desgracia porcentual.

La entrada no fue buena. Es normal, la campaña no ha sido lo que se esperaba para los seguidores del Atlas y es normal que no haya una buena convocatoria.

Recién se estaban acomodando algunos aficionados que estaban en el baño, el sonido local apenas estaba nombrando al arquero del Pachuca Miguel Calero, cuando el zorro ya estaba marcando el primer gol. Sí, corría el segundo 50 de acción, cuando el debutante Marcelo Macedo, se hacía presente en el tanteador.

Los aficionados pensaban en su primera victoria del torneo, en sumar sus primeros tres puntos, pero al 28´, los Tuzos de descontaron por conducto de Cuevas y se pensó lo peor, porque el equipo visitante tomó la media cancha y se veía mejor.

Después del gol del empate todo fue frío en el Jalisco, pese a que no había llovido durante el día y que en el resto de la noche, no había ni peligro de que cayera un aguacero; el futbol que hacía el zorro era desconcertante, no se veía por donde y se terminó el primer tiempo.

La poca afición estaba pensando en una inevitable cuarta derrota, situación que pondría las cosas complicadas por aquello del tema porcentual.

Inició el segundo tiempo, se esperaba que Daniel Guzmán, técnico del equipo local, hiciera algún cambio, pero no, ni en el once, ni en el accionar cambiaron.

Los gritos de "Atlas, Atlas y mil veces arriba el Atlas" no aparecían por parte del sonido local. Todos estaban dormidos, el partido lo ameritaba. El "Chango" Almaraz, quien tiene años siendo la voz oficial del sonido local, se molestó con Correa, porque al 53 metió el dos a uno a favor del Pachuca y lo despertaron del sueño en el cual se encontraba.

Lo peor se estaba consumando, Pachuca estaba arriba en el marcador, Atlas no tenía control de nada, es más, poco le faltó al rojinegro Jaime Durán para ser un espectador más, porque estaba perdido en el campo, como la misma afición en la tribuna.

Los fieles pedían con gritos al estratega del zorro que hiciera cambios en su once, ya que el brasileño Denilso se hizo expulsar y fue despedido con saludos maternales, ya que su equipo estaba perdiendo y metió la mano en una jugada tratando de meter gol, ganándose a pulso la segunda amarilla y se fue a temprano a bañar.

Tenía que ser Macedo de nueva cuenta quien pudiera de pie a la afición y al mismo técnico del Atlas, porque de estar perdido el partido, con el gol del empate, ya se podía soñar hasta en una victoria, que más tarde llegó.

Del minuto 60 en adelante, la afición estuvo pendiente de cada uno de los avances, los dos equipos se pusieron las pilas y comenzaron a tener llegadas de gol, pero fue el zorro, ya en tiempo de compensación, cuando marcó el gol del triunfo.

Fabricio Fuentes que ha sufrido en los partidos anteriores, llegó para marcar el gol del triunfo en un cabezazo certero y contundente.

La afición salió satisfecha porque ganó su equipo, pero no así los vendedores de productos, porque las ventas estuvieron malas, al igual que la entrada. Atlas repitió lo hecho por el Guadalajara la semana pasada ante Atlante, que remontó un marcador adverso y terminó ganando por tres goles a dos.

[mt][foto: Mexsport]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×