Pausa para retomar el rumbo

Concluyo lo que se puede considerar como el primer tercio del torneo apertura 2005 del fútbol mexicano de primera división con una pausa que le podrá servir a Carlos Bracamontes y Los Dorados para...
Concluyo lo que se puede considerar como el primer tercio del torneo apertura 2005 del fútbol mexicano de primera división con una pausa que le podrá servir a Carlos Bracamontes y Los Dorados para retomar el rumbo y poder demostrar que armaron un equipo q
 Concluyo lo que se puede considerar como el primer tercio del torneo apertura 2005 del fútbol mexicano de primera división con una pausa que le podrá servir a Carlos Bracamontes y Los Dorados para retomar el rumbo y poder demostrar que armaron un equipo q

Fidel Rodriguez | MEDIOTIEMPO/DORADOS Culiacán, Sinaloa. 29 de Agosto de 2005

Concluyo lo que se puede considerar como el primer tercio del torneo apertura 2005 del fútbol mexicano de primera división con una pausa que le podrá servir a Carlos Bracamontes y Los Dorados para retomar el rumbo y poder demostrar que armaron un equipo que puede buscar no solamente librarse del fantasma del descenso, si no buscar un lugar en la fiesta de la liguilla.

El receso obligado por la fecha FIFA le permitirá al club sinaloense trabajar horas extras en la falta de contundencia al momento de definir, un problema que los ha acompañado en este inicio de la competencia, específicamente de la fecha dos a la seis, ya que el ataque de los peces del pacifico solo cuenta con seis goles, todos ellos anotados por dos elementos, Sebastián Abreu (4) y Jaime Ruiz (2), de los cuales tres se marcaron en su primer compromiso frente a Atlante.

Si bien es cierto los números de Dorados en este torneo, no son buenos, también es cierto que el funcionamiento no ha sido del todo malo, considerando que cuatro de los seis conjuntos a los que ha enfrentado, están las primeras siete posiciones de la tabla general y al menos en dos de esos partidos los peces mostraron un buen funcionamiento, inclusive mejor que el del rival.

Un balance de seis goles a favor y once en contra pueden poner de cabeza a cualquier directiva, sin embargo la situación de Dorados no ha llegado a ese extremo, la gente de pantalón largo todavía tiene plena confianza en su cuerpo técnico y considera que hay tiempo para mejorar el balance entre tantos marcados y recibidos, lo que se reflejara en la consecución de puntos.

La situación de la escuadra pecera es muy rescatable, considerando que cuenta en sus filas con un jugador con dos títulos de goleo y de probada calidad en el balompié nacional, como lo es, Sebastián Abreu un atacante con hambre de goles y que pude ser una bomba de tiempo en la artillería comandada por Carlos Bracamontes, sin embargo el técnico colimense debe estar conciente que tiene que volver a utilizar la varita mágica que salvo a la tropa del pacifico en el clausura 2005.[mt/dorados]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×