El Ángel festejó el triunfo histórico

Cuando Ever Guzmán anotó el tercer gol que le daba el triunfo histórico a la Selección Mexicana Sub-17 en el Mundial de Perú 2005, el símbolo de este capital, el Ángel de la Independencia, fue el...
Cuando Ever Guzmán anotó el tercer gol que le daba el triunfo histórico a la Selección Mexicana Sub-17 en el Mundial de Perú 2005, el símbolo de este capital, el Ángel de la Independencia, fue el punto de reunión de cientos de eufóricos aficionados q
 Cuando Ever Guzmán anotó el tercer gol que le daba el triunfo histórico a la Selección Mexicana Sub-17 en el Mundial de Perú 2005, el símbolo de este capital, el Ángel de la Independencia, fue el punto de reunión de cientos de eufóricos aficionados q

MEDIOTIEMPO | Agencias2 de Octubre de 2005

Cuando Ever Guzmán anotó el tercer gol que le daba el triunfo histórico a la Selección Mexicana Sub-17 en el Mundial de Perú 2005, el símbolo de este capital, el Ángel de la Independencia, fue el punto de reunión de cientos de eufóricos aficionados que celebraron como nunca la conquista del título.

El tan llevado y traído "ya merito" había terminado, el broche de oro lo puso Guzmán, que fue ovacionado y reconocido a través de la alegría de unas mil personas que se congregaron alrededor de un televisor de 24 pulgadas, pero suficiente para ver el desarrollo del partido final del certamen disputado en la capital peruana.

Carlos Vela abrió el camino para la victoria mexicana ante Brasil y la ventaja la amplió Omar Esparza con la segunda anotación.

En tanto, el Ángel de la Independencia permanecía resguardado por un dispositivo de seguridad a cargo de 500 efectivos de la Secretaría de Seguridad Pública.

Los uniformados custodiaron el monumento de avenida Reforma previendo la llegada de alegres y exaltados aficionados, los cuales lo hicieron en mayor número conforme se acercaba el final del encuentro.

"¡­Brasil, Brasil ya probó el chile nacional, Brasil, Brasil ya probó el chile nacional!", fue el cántico que se escuchaba al unísono a los pies del Ángel de la Independencia, que fue rodeado por una marea tricolor que comenzó a formarse para festejar a pecho abierto.

"¡­Sí se pudo, sí se pudo!", siguió gritando la fanaticada que añadía a su alegre verbena "México, México, ra,ra,ra". La celebración abrazó la victoria de los juveniles mexicanos que con este histórico triunfo pusieron el ejemplo a sus hermanos mayores.

"Me da gusto porque se haya roto con el cordón de siempre perder, esos niños valen oro", dijo Sergio, quien no perdió oportunidad para halagar el desempeño del equipo que dirige Jesús Ramírez.

Y de repente como en el Mundial de México 1986, cuando un singular personaje apareció en las gradas del estadio Azteca para organizar las porras, en esta ocasión se hizo presente. Llegó desde Michoacán para festejar el triunfo, a su manera, con su estilo muy personal que lo llevó a ser el líder de los aficionados mexicanos.

Isidro Cuara con unos años más a cuestas se volvió a poner el disfraz del famoso "Pique", y recordó con lágrimas "la falta que le hacía a México un triunfo de estos".

"No puedo describir lo que siento. He venido desde lejos porque sabía que esos niños ganarían, que digo niños, son unos campeones", dijo emocionado el veterano porrista deportivo que se inició en esta actividad desde 1981.

El famoso "Pique" no perdió su estilo y apenas pudo comenzó su fiesta entre los más de cinco mil personas que para entonces copaban la glorieta del Ángel y siguieron el ritual de don Isidro con "México, México, ra, ra, ra".

Alguien por ahí se atrevió a gritar a los cuatro vientos que "el 2 de octubre no se olvidará" y ahora no sólo por los lamentables hechos ocurridos en 1968, sino por el triunfo de la Sub-17 en el Mundial Sub-17 de Perú 2005 este domingo.

Una nueva historia comienza y los festejos seguirán hasta pasada la medianoche, las banderas tricolores no dejarán de ondear y las expresiones de júbilo se escucharán más allá del Ángel de la Independencia, el testigo de los triunfos mexicanos allende sus fronteras, y los rostros pintados con los colores patrios esperarán a que el equipo Sub-17 regrese de Perú para continuar los festejos.´

SALDO BLANCO

Se encuentran reunidas 10 mil personas en el Ángel de la Independencia y sus alrededores, festejando el título mundial que obtuvo hoy la Selección Mexicana de Futbol Sub 17, al ganar 3-0 a Brasil, en la capital de Perú.

En una verdadera verbena popular se ha convertido el festejo donde ondean cientos de banderas mexicana y los gritos de somos campeones no cesan de escucharse.

El subsecretario de Seguridad Pública capitalina, Gabriel Regino, estimó la cifra de asistentes al Paseo de la Reforma y calles aledañas e informó que hasta el momento no se han reportado incidentes.

Entrevistado en la lateral de la avenida, consideró que aún llegarán más aficionados, pero la cifra no se incrementará, porque mientras unos se retiran otros arriban.

Gabriel Regino señaló que alrededor de 800 policías se encuentran resguardo el orden para evitar se susciten desmanes y confió que esperan tener un saldo blanco.

[ntx][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×